Elsa Cross premiada

Otorgarán Premio Iberoamericano “Ramón López Velarde» a Elsa Cross

Durante las Jornadas Lopezvelardeanas la poeta, ensayista y traductora Elsa Cross recibirá el Premio Iberoamericano de Poesía, la poeta honrará la memoria y la obra del poeta zacatecano Ramón López Velarde, con la edición de las XXII jornadas que iniciarán con una ofrenda al bardo jerezano en la Rotonda de las Personas Ilustres, en la Ciudad de México.

Desde 1998, en el periodo comprendido entre el día 15 de junio, fecha del natalicio del poeta, y el día 19 del mismo mes, cuando se conmemora su fallecimiento, el Instituto Zacatecano de Cultura ha llevado a cabo una serie de actividades entre lecturas de poesía, presentaciones literarias, ofrendas florales y música.

A la par de las jornadas, desde hace 21 años en este marco se entrega el Premio Iberoamericano “Ramón López Velarde”, suceso que se ha convertido en un importante referente nacional e internacional para los poetas, escritores y ensayistas de nuestro idioma.

Entre los galardonados, destacan figuras de las letras como Juan Gelman, Alí Chumacero, Hugo Gutiérrez Vega, Martha Canfield, Marco Antonio Campos, Juan Villoro y Roberto Cabral del Hoyo, poeta que fue el primero en recibir esta distinción a quien estará dedicada la Feria Nacional del Libro de Zacatecas 2019.

Este año, será condecorada la poeta y filósofa mexicana Elsa Cross, que es doctora en filosofía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde actualmente es profesora titular de Filosofía de la Religión, en la Facultad de Filosofía y Letras.

Entre sus reconocimientos se encuentran el Premio Diana Moreno Toscano 1967 y el primer lugar en la categoría de Poesía del Concurso Nacional de la Juventud 1971 (SEP) por La dama de la torre. Premio Nacional de Poesía Aguascalientes 1989 por El diván de Antar. Premio Internacional de Poesía Jaime Sabines 1992 por su libro Moira.

Las actividades de las Jornadas Lopezvelardeanas comienzan el día 9 de junio con una ofrenda floral en el Panteón Dolores de la Ciudad de México, en la Rotonda de las Personas Ilustres, donde descansan los restos del vate jerezano.

Las Jornadas concluyen con la entrega del Premio Iberoamericano “Ramón López Velarde”, en una ceremonia especial que se realizará en Zacatecas.

El Sol de Zacatecas


Elsa Cross agradece generosidad del jurado del ‘Ramón López Velarde’

Elsa Cross (México, 1946), poeta, ensayista y traductora, quien recibirá el Premio Iberoamericano “Ramón López Velarde” en el curso de las XXII Jornadas Lopezvelardeanas, a realizarse del 15 al 19 de junio, dijo estar muy contenta y agradecida “porque el galardón representa un honor y una gran felicidad para mí”.

Entrevistada por Notimex en el marco del ciclo La cultura hindú en la obra de Octavio Paz en el Centro de Creación Literaria “Xavier Villaurrutia” (CCLXV), donde compartió comentarios y experiencias, análisis y reflexiones en torno a la relación que el Nobel de Literatura tuvo con esa nación, aseguró que la distinción “obedece a la generosidad del jurado”.

La poesía completa (1964-2012) de Elsa Cross abarca numerosos títulos, de los cuales seis han recibido reconocimientos importantes, entre ellos el Premio “Xavier Villaurrutia” (2007), el Premio Universidad Nacional (2009) y el Premio “Roger Caillois” (París, Francia, 2010), además de haber sido merecedora de la Medalla Bellas Artes de México en el año 2012.

¿Qué viene detrás de este reconocimiento en el campo de su creación literaria?, se le preguntó.

“Sobre todo, quisiera terminar muchos libros y otros proyectos que tengo a medias y ya quisiera terminar, como una compilación que debe ser publicada este año, El lejano Oriente en la poesía mexicana, que reúne todo lo escrito en México, desde la India hasta Corea”.

Explicó que son escritos cuya elaboración va del año 1900, cuando el diplomático, poeta y ensayista mexicano José Juan Tablada (Ciudad de México, 1871-Nueva York, 1945) viajó a Japón, a la fecha, «porque actualmente existen jóvenes que han escrito acerca del Oriente”, reconoció la entrevistada, orgullosa de esta generación.

Advirtió que se trata de nuevos autores, quienes no necesariamente han viajado hasta esas latitudes, sino que lee a un autor, o ve teatro o cine, o alguna obra artística y le produce un impacto. “Hay muchísimos autores, y en esta antología de casi 800 páginas aparecen alrededor de 140 de ellos; actualmente la obra ya está en prensa”, adelantó.

Maestra y doctora en Filosofía por la UNAM, donde imparte la cátedra de Filosofía de la Religión, informó que en fecha reciente salió al mercado su nuevo libro de poemas, titulado Nepantla, que a pesar de ser un homenaje a Sor Juan Inés de la Cruz, donde nació la monja jerónima, tiene que ver con el significado de ese término náhuatl, “en medio” o “estar en medio”.

Otro libro de la autora que también se encuentra en prensa, listo para ser publicado, es Inflexiones de la luz, en el que compiló poemas que ella ha escrito acerca de distintas obras de arte, de todas las épocas, ciudades y autores. “He escrito sobre este tema más de lo que yo misma creía; va a salir un buen volumen”, auguró la poeta, traductora e investigadora.

Elsa Cross también ha obtenido los premios Poestate (Suiza, 2015) y el Nacional de Artes y Literatura (2016), mientras que su obra ha sido publicada en libros y antologías en ocho países y es, de manera especial, experta en el trabajo del Nobel de Literatura mexicano quien es reconocido a través del ciclo La cultura hindú en la obra de Octavio Paz.

Finalmente y en ese contexto, Elsa Cross mencionó que la relación entre la India y Paz fue única. “Tuvo una receptividad extraordinaria hacia la India. Pablo Neruda estuvo también en ese país y quería salir corriendo, porque nunca se conectó con esa cultura lejana y milenaria. Ese no fue el caso de Paz, quien tuvo una relación muy rica con esa nación”.

Uniradio Informa


Elsa Cross

Elsa Cross (Ciudad de México, 6 de marzo de 1946) es una poeta, traductora literaria y ensayista mexicana. Es maestra y doctora en filosofía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en cuya Facultad de Filosofía y Letras es profesora titular de filosofía de la religión.

Estudió también filosofía hindú en la India, donde vivió dos años, y en Estados Unidos. Ha impartido numerosos cursos sobre temas de mito y religión. Su obra incluye dos libros de ensayo y 22 de poemas. Pertenece al Sistema Nacional de Creadores de Arte.

Poemas

Amor el más oscuro I

Aquí comienzo a amarte,
en estos muros clarísimos,
en esta ciudad cálida al tiempo de las lluvias.
(¿Dónde estás ahora,
esta primavera tarde que pienso en ti?
¿Dónde estás, ignorándolo todo?)
Aquí te descubro
inalcanzable y triste.
Dime qué pasos te trajeron a estas tierras,
cómo abandonaste tu gracia de elegido,
tu ministerio de humildad;
qué suplicios te agobian desde entonces
que violentan tu rostro
y vierten en tu voz la nostalgia y la ira.
Dime en qué forma eres vulnerable
o ganas la lucidez en un momento.
Qué caminos dejaste,
qué expiación te vence y te despoja,
qué caminos seguiste para llegar aquí,
desconocido y hermoso,
donde yo te amo.

Aparece tu rostro…

Aparece tu rostro.
Se hunde en leche,
como el Cordero bienhallado
en los Misterios.

El fuego se acerca sin tocarnos.
El azul es más intenso
que la ebriedad creciendo hacia las islas.

Tembloroso,
como detrás de humo,
aparece tu rostro.

El caracol mezcla el mar
al propio estupor
en el oído,
oleaje donde navegan
islas de la conciencia,
destellos-
Ultramar.

Movimientos del muslo y la cadera
esbozan al tiento
una danza.

El mar se extiende
en olas que no rompen.

Movimiento-
la última vocal
reverbera en el oído.
El mar se extiende
más allá del tiempo
inamovible.
Temblor,
eco del movimiento–
calla
y nos habla
en su lengua otra,
parecida a ese incendio de adentro,
juega y se difunde
hasta aquietarse en un rayo vertical.
Omnipresente,
lenguaje del tacto sin manos.

De lejos viene

Cuando lo sepas quisiera ver tu cara.
Por que vas a saberlo
aunque no te lo diga
ni leas estos poemas.
¿Cambiará algo entonces?
Es imposible
que no adviertas aún mi turbación:
tanto desorden de miradas,
tanta avidez
registrando el más breve de tus gestos.
¿Y nada modifica tu indolencia?
Ah, íntegro varón, que Dios te guarde.
Pero voy a aclararte
en nombre de esta cólera
y a manera de agravio,
que si te amo
es seguramente por error.
has de saber
que nunca me gustaron ojos desteñidos
ni maneras solemnes,
menos aún cabello lacio y bien peinado
(y de la solemnidad líbrame Dios, libérame).
También has de saber que eres
demasiado sencillo para mi soledad,
demasiado humano para mi deseo,
demasiado lineal
para la arquitectura de este laberinto.
Pero ya basta: pido una disculpa.
Ocurre tal vez
que sólo seas un poco distraído.
Vendrá entonces de ti
el reconocimiento
o una sincera frase paternal.

Tus formas se graban en el monte…

Para Verónica Volkow

Tus formas se graban en el monte,
en los bordes húmedos de la piedra
-cavidades como axilas.
Tus formas se pegan a mis huesos.
Dejo de existir,
sólo tú quedas
como jade en estas faldas.

Cuánto de ti estalla en cada hoja,
reverbera en la distancia
donde tu luz devora todo brillo.

(¿Estoy en tu abismo
o lo rodeo ?)

Renazco en la sombra del laurel,
en la celda de un templo circular
si sostienes
con un pie gigantesco
el firmamento.

Tus formas como un vértigo
me absorben,
me disuelven.
Dejan en mis labios briznas de anís.

Y en el fondo del risco
árboles como dioses,
sabinos rojos.

Amor el más oscuro II

Viene la melancolía del principio,
días de incertidumbre y sueño.
Vienen sólo distantes tu risa y tu perfil
y abarcan mi deseo
y me vuelcan a tu rostro,
a tu vehemencia contenida.
Ya siento de algún modo
tus manos previstas de ternura
conduciéndome,
olvidándome,
dejando a medias para siempre mi destino.
Sé que otra vez me cercará la calma,
la soledad llena de amor,
tu nombre.
Quiero pronunciarlo tantas veces
como días tendré después
para perderte en la memoria.
Pero qué lograría apartarme
si muestras la misma angustia que sustento,
la soledad de idéntico linaje,
la imperfecta voluntad de amor.
Para reconocernos
baste la oscura nostalgia socavándonos,
baste nuestra olvidada condición de amantes,
vocación de locura,
celda,
fuego.
Maldigo desde ahora
tu cuerpo cerrándome el abismo.
Sean el tedio y la tristeza,
sea apacible y humana tu mirada.
En este momento te amo para siempre
y van mis pasos hacia ti
para cumplir tu voluntad.

Amor el más oscuro III

A la desventura voy.
Algo en mí cada día te reconstruye
y me devuelve tu imagen.
Algo me lleva al lugar prohibido
en que te encuentras,
sitio que jamás debió tocar mi pensamiento.
Qué maleficio me extravía
y me oscurece todos los caminos.
A la desventura voy
y no quiero virtud que me confunda,
no quiero fortaleza ni mesura
que me aparten de ti.
Sean desoídas mis palabras
y viéndote
me sea dada tu menor ausencia.

Isliada

También podría gustarte