La pionera

Melissa Contento: la historia de una pionera del hip hop colombiano

Así se convirtió en una inspiración.

Hoy cuando cada vez son más visibles las contribuciones de las mujeres en el hip hop, un género famoso por su fuerte presencia masculina, recordamos a Melissa Contento, una pionera del rap colombiano. Aunque no tan conocida por la mayoría, sigue siendo inspiración para miles, 20 años después de su muerte.

Por Paula Ricciulli // @ricciup

Mujeres como Salt n Pepa, Queen Latifah, Lauryn Hill y hasta Missy Elliot son reconocidas como visionarias dentro del hip hop, un estilo en el que la mayoría de sus exponentes son hombres. Sin embargo, no tenemos que ir a los referentes estadounidenses para conocer a mujeres pioneras en el género. En Colombia, Melissa Contento (1976 – 1999)  fue una de las primeras en probar suerte el rap, que incluso hoy enfrenta prejuicios y machismo. Así fue como Melissa se convirtió en icono e inspiración para miles tras su trágica muerte a los 23 años.

Melissa fue una de las integrantes más queridas del emblemático grupo bogotano Gotas de Rap, uno de los iniciadores de este género en Colombia. “Melissa, Melissa” era lo que el público coreaba en muchos de sus conciertos. Sin embargo, por poco y no es así.

Gotas empezó a comienzos de los 90 solo con hombres y más adelante quisieron incorporar mujeres dentro de su alineación, aunque solo para bailar en los shows. Empezaron cinco chicas y se fueron retirando una a una. Finalmente, la única que quedó fue Melissa, quien a punta de talento demostró que tenía todo para quedarse. “Nosotros le poníamos trabas, pero ella insistía e insistía, comenzó a escribir y a mostrarnos lo que podía hacer y nos soprendió”, cuenta Carlos Contento, Kontent Thug, integrante de Gotas de Rap y hermano de Melissa.

melissa_contento.jpg

Foto: Archivo Kontent Thug. 

Gotas fue uno de los primeros grupos de hip hop en Colombia. Nacido en el barrio Las Cruces, e inspirado en películas de 1984 como Breakdance y Beat Street, el grupo se hizo popular por su relato crudo de la violencia en las calles y su crítica al establecimiento. Kontent recuerda que comenzaron a escribir música de forma empírica y con algunos acetatos instrumentales armaron sus primeros beats. Contra el muro fue su primera producción con la que pusieron el hip hop en el mapa colombiano.

“Nosotros cantamos en contra del machismo, en contra del servicio militar obligatorio, en contra de cualquier clase de discriminación, del abuso en los derechos humanos, del abuso en la autoridad con los jóvenes”, cuenta Melissa en un documental sobre Gotas. Era una mujer elocuente, comprometida y muy inteligente. Su hermano recuerda que se graduó como la Mejor Bachiller de 1993.

Machismo con m de mujer es una de las canciones más memorables de Gotas, con consignas poderosas como “Mujeres y hombres tenemos los mismos deberes, pero también los mismos derechos”. A pesar de su aparente rudeza, sus conocidos recuerdan a Melissa como una mujer carismática, optimista y muy dulce. Kontent cuenta que “ella era muy dada a las personas, muy sociable. Siempre se reía de todo y buscaba el lado positivo a las cosas. Lo que más recuerdo de ella es una sonrisa”.

Precisamente, eso fue lo que la hizo destacarse en Gotas de rap: su capacidad de aportar esa sensibilidad en las composiciones del grupo. “Teníamos una forma de componer colectiva. Nos preguntábamos, ‘¿qué pensaría el policía, que pensaría el ladrón?’, y ella decía ‘¿y las madres? ¿y las esposas?’ Entonces su voz tocaba otras fibras de la sociedad”, cuenta Kontent.

A mediados de los 90, el grupo quería hacer un festival de rap en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán de Bogotá. Necesitaban una entidad con personería jurídica, así que los integrantes acudieron a Patricia Ariza, directora del Teatro la Candelaria. “Yo no los conocía, pero me conmovió tanto su insistencia y su esfuerzo que les dije que sí”. Cuando Patricia se acercó al teatro, vio por primera vez a Gotas de rap y le gustó mucho el show. “Quedé absolutamente deslumbrada. Me parecieron buenísimos, me encantó el contenido de las canciones y esa creencia tan fuerte en lo que hacían. Ahí estaba Melissa, era un ‘tromba’ en el escenario, tenía una fuerza sobrenatural”.

Pronto Gotas de Rap y Patricia empezaron a trabajar en una obra titulada Ópera rap. Inspirada en el asesinato de Andrés Escobar y otras muertes que registraron los medios de la época, narraba la historia de un hombre a quien la muerte quería llevárselo, pero ella se enamoraba de él. Entonces hacían un pacto: ella le devolvía la vida si él le enseñaba a cantar y bailar rap.

Esta obra fue un hecho sin precedentes para el rap bogotano y entre 1995 y 1997 se presentó en varias ciudades del viejo continente. Llegó al Parlamento Europeo y al reconocido teatro Odín, en Dinamarca. Además de la intolerancia, la obra mostraba “cómo se entrelazan en la vida de las calles el amor, la amistad, la música y la violencia”, según dijo Melissa en una entrevista de la época.

opera_rap_0.png

Foto: Corporación Colombiana de Teatro. 

En 1997, Gotas lanzó su segunda producción titulada Revolución, que sigue siendo considerada una de las producciones de rap más importantes de Latinoamérica.  Al grupo le propusieron participar en la telenovela ¿Por qué diablos? y mientras algunos integrantes estuvieron de acuerdo, a otros no les sonó tanto la idea. Ese fue un primer detonante para que sus miembros tomaran caminos distintos –tres años más tarde se realizaría la última presentación del grupo–. La canción Reina de mi alma, que hacía parte de la banda sonora, fue compuesta por algunos de los miembros de Gotas. Varios capítulos estuvieron dedicados a ella, pues la serie se estrenó a pocos días de su muerte.

En junio de 1999, Melissa ya tenía a Jordy, su hijo de 2 años, y estaba embarazada de su segundo hijo. Aunque durante su primer embarazo ella estuvo activa en el escenario, para el segundo, los integrantes de Gotas decidieron que no participara a pesar de su insistencia. Ella viajó a Estados Unidos y un accidente de tránsito en Houston (Texas) acabó con su vida y la de su hijo. Tenía 23 años.

“Con la muerte de Melissa, se fue una parte de mí. Fue horrible. Incluso hay momentos que borré de mi memoria, porque quedé en shock. Fue una noticia tremenda”, cuenta Kontent. Su velorio fue en la Corporación Colombiana de Teatro, donde Patricia estima que asistieron unas 5.000 personas a rendirle homenaje. “La recordaban con mucho cariño, nunca me imaginé que Melissa fuera tan popular”.

“Aquí muchos vienen todavía a preguntar por ella y la citan como su fuente de inspiración”, añade Patricia. “Melissa fue un referente y por eso mucha gente aún me dice que empezó a rapear gracias a mi hermana”, cuenta Kontent, quien prepara una canción inédita con su voz, que se dará a conocer próximamente.

melissa_contento_2_1.jpg

Foto: Archivo Kontent Thug. 

“Nosotros grabamos muchas canciones. Algunas se perdieron con el tiempo. Yo había escrito una y se la di a Melissa. Hablaba de las madres solteras y cómo les toca guerrear en la vida. Alcanzó a quedar en unos momentos de ¿Por qué diablos?. Luego de la muerte de Melissa yo me encontré con Nicolás, quien grabó el sencillo y me dijo “Yo tengo una canción de su hermana Melissa donde está la voz de ella sola”. Yo fui donde mis amigos de Alerta Kamarada y con la voz de ella empezamos a crear. Es tremendo porque parece que se hubiera grabado ayer. Para mí escucharla es dificilísimo”. Será un homenaje y la primera vez que escuchemos a Melissa en más de 20 años.

Para Kontent, Melissa fue una pionera, al demostrar que las mujeres sí tenían cabida en el rap. “Ella visibilizó a la mujer, pero no a una mujer sumisa, sino una mujer que guerrea contra el patriarcado. Demostró que la mujer era un ser valioso y llegó con fuerza, cuando nadie se lo esperaba. Su muerte fue muy dura, pero disparó su fama y la convirtió en lo que es: una leyenda”.

También podría gustarte