#PeriodismoEnEmergencia

Más que un día de festejo, #PeriodismoEnEmergencia

En los últimos cuatro años se perdieron 4.500 puestos en la prensa escrita en todo el país, más de 3.100 sólo en la ciudad de Buenos Aires. En ese contexto, el gremio Sipreba plantó este jueves una protesta con una olla popular frente al edificio donde funciona la Asociación de Empresas Periodística

Hoy es el Día del Periodista, pero no es una jornada para celebrar. “Durante los últimos cuatro años, en los medios de todo el país se han perdido más de 4.500 puestos de trabajo y nuestro poder adquisitivo perdió el 41,6%”, denunció el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) que este jueves organizó una triste celebración: una inédita olla popular frente a las cámaras empresarias del sector en el marco de una jornada de lucha que denunció que en todo el país hay #PeriodismoEnEmergencia.

Trabajadores de los medios porteños llamaron a una concentración en Chacabuco y Diagonal Sur, debajo del edificio donde funciona Adepa, la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas, a pocos centenares de metros de la Plaza de Mayo y a mucho menos del Ministerio de Producción, del que ahora depende el ex Ministerio de Trabajo, degradado a Secretaría.

Hacia allí también iban las miradas de los trabajadores, que hicieron un alto en sus actividades de 13 a 15.30 para la protesta: “El sueldo promedio de un redactor de prensa escrita es de 23.000 pesos. La canasta básica de abril asciende a 27.450 pesos. Muches de nosotros somos el único ingreso de nuestras familias. Por eso este jueves hacemos salimos a la calle #PeriodismoEnEmergencia”, decía uno de los tuits que explicaban con una simple comparación de cifras que muestra que detrás del “estrellato” de un puñado de pantallas de televisión, los trabajadores y trabajadores de prensa pasaron a estar por debajo de la línea de pobreza. Los que conservaron sus puestos de trabajo.

“En defensa de nuestros estatutos y convenios. En reclamo por salarios dignos. En rechazo a los despidos. Porque sin trabajo no hay libertad de expresión. Porque queremos salir del #PeriodismoEnEmergencia”, invitaba el Sipreba a sus afiliados y a todos los trabajadores a movilizarse. “Nos vemos en calle. #JornadaDeLucha para expresarse junto a todo el gremio”, completaba.

El Sindicato de Prensa viene de presentar, precisamente para el Día del Periodista (ver aparte) los resultados de un relevamiento de la situación laboral en los medios de Buenos Aires. La conclusión que los resume es lapidaria: “Un nuevo Día del Periodista en el peor momento para los medios desde la vuelta de la democracia”, resumió el gremio.

Según las cifras del Sipreba, de los 4.500 en total, más de 3.100 puestos de trabajo en prensa se perdieron sólo en la ciudad de Buenos Aires. La destrucción de unos, alerta el gremio, implica el encumbramiento de otros, al reflejarse en un “cercenamiento de voces críticas y aumento de la concentración mediática en grupos cada vez más poderosos que incumplen las leyes vigentes”.

“Desde 2016 se perdieron por lo menos 3.127 puestos de trabajo registrados. De esos, 990 ocurrieron durante 2018 y 288 en lo que va de 2019”, contabilizó el relevamiento del Sipreba, que cerró el pasado 31 de mayo, es decir, un mes antes de mitad de año.

Implica, marcó el gremio, la destrucción en la ciudad de Buenos Aires “de aproximadamente un 30% de los puestos de los trabajadores y las trabajadoras bajo convenio colectivo”.

La depredación se hizo, además, extensiva a quienes lograron conservar sus puestos: “Los empresarios aprovechan la situación crítica para precarizar periodistas bajo la figura de «colaboradores» y free lance. Es así que violan el Estatuto del Periodista Profesional, con la complicidad del Estado: por acción u omisión de la Secretaría de Trabajo, de la Secretaría de Medios Públicos encabezada por Hernán Lombardi, del Enacom o de la Jefatura de Gabinete, según el caso”, denunció el Sipreba.

“En cuanto a lo salarial, se perdió un 41.6% de poder adquisitivo en las últimas cuatro paritarias de prensa escrita y oral, donde se definen los salarios y las condiciones de trabajo de los diarios, revistas, agencias, portales y radios de la ciudad de Buenos Aires. En esa paritaria lxs trabajadorxs no tenemos voz ni delegadxs paritarios. Por eso exigimos que el Sipreba, único sindicato con representatividad y legitimidad en todos los medios de la ciudad de Buenos Aires, participe de la paritaria con delegadxs elegidos en las empresas”, reclamaron los trabajadores y trabajadoras en la inédita olla popular.

Público reducido

Sipreba denunció que 2018 fue un año signado por el ataque a los medios públicos, con 357 despidos en la agencia Télam, y ajustes con despidos en la TV Pública, Radio Nacional, Encuentro, Paka Paka y DeporTV tras el desguace de la Televisión Digital Abierta en diciembre de 2017.

Los despidos en los medios públicos comenzaron el primer día hábil de 2018 con 15 cesanteados en Radio Nacional, lugar donde la pérdida de puestos de trabajo trepó a 196 durante el año. En la TV Pública la planta se redujo en un 20% por retiros voluntarios y se redujo un 50% el salario nominal de lxs trabajadorxs de prensa a partir de la paritaria cero y la eliminación ilegal de ítems salariales de convenio

Luego de tres despidos iniciales, el 26 de junio los funcionarios Hernán Lombardi y Rodolfo Pousá, del Sistema Nacional de Medios Públicos, dieron curso a 354 despidos más: “Un ataque grosero y brutal que fue enfrentado con cuatro meses de paro y permanencia pacífica”, sostuvo el gremio de Prensa porteño. “En estos momentos, aún resta la resolución final de la justicia para que definitivamente lxs trabajadorxs sean reincorporados”, añadió.

Pero Sipreba marcó que igual de negativo fue el año para los medios privados: se perdieron 126 puestos de trabajo en Radio Del Plata, 65 en ESPN, 12 en Telefé a través de despidos y otros tantos a través de retiros voluntarios y 80 en Radio El Mundo, que finalmente cerró en 2019. A ello se sumó el cierre del servicio en español de la corresponsalía de la agencia alemana DPA con 17 despidos y la tercerización de la impresión del diario La Nación (ahora se imprime en Agea-Clarín) que dejó a más de 70 familias en la calle. También hubo 3 despidos en el diario BAE, 2 en el diario Crónica, 1 en Diario Veloz, y 1 en Crónica TV. El año se completa con otros 14 despidos en Publiexpress (que se suman a otros 3 despidos en 2017) y da cuenta de la profundidad del ajuste que no se circunscribió a la esfera pública.

Otro año, más lucha

El comienzo de 2019 estuvo lejos de traer una mejora. La AM750 del Grupo Octubre –comandado por el dirigente peronista Víctor Santa María– despidió a Paula “Poli” Sabatés por sus tareas gremiales como única delegada mujer de Página/12.

“Luego llegaron los despidos masivos en Editorial Atlántida –que dejó a más de 60 trabajadorxs en la calle bajo el pretexto de un preventivo de crisis avalado por la Secretaría de Trabajo– los 65 despidos en Clarín-Agea (empresa que edita los diarios Clarín y Olé), y otros 3 despidos en Publiexpress. A todo ello se suman los incumplimientos salariales y/o pagos en cuotas en Página/12, Ámbito Financiero, C5N, Radio 10, agencia Noticias Argentinas, Diario Popular y en las radios privadas como Del Plata, Radio Rivadavia, Splendid y Rock and Pop.

Dos días antes de los 65 despidos en Clarín (dispuestos el pasado el 17 de abril), las cámaras empresariales Aedba (Asociación de Editores de Diarios de Buenos Aires), Adira (Asociación de Diarios del Interior), AAER (Asociación de Editores de Revistas) y Adepa enviaron un pedido al ministro de Producción, Dante Sica, en donde reclaman “nuevos enfoques” con el supuesto objetivo de “defender el empleo”, sostuvo el Sindicato de Prensa de Buenos Aires. “El pedido está totalmente en sintonía con la intención del gobierno de avanzar sobre la reforma laboral y los convenios colectivos de trabajo. No es sólo un problema económico y de modelo de negocios, sino que hay un objetivo político de flexibilizar las condiciones laborales de lxs trabajadorxs de prensa que cuenta con el aval del Estado”, continuó el gremio.

Y puso un ejemplo contante y sonante: en materia de pauta oficial, para empresas de prensa escrita, los medios más beneficiados son Clarín y La Nación. “Sólo en 2018 recibieron $89.362.123 y $51.345.783, respectivamente. Ambos realizaron este año despidos de una parte significativa de su planta: a los 65 despidos en Clarín, se suman los más de 70 despidos de trabajadorxs gráficxs de la planta impresora de La Nación”, denunció el gremio.

Desigualdad de género

Otro aspecto que sobre el que puso la lula el relevamiento del Sipreba es el de las mujeres:  apenas ocupan un 34% de los puestos de trabajo. De éstas, sólo una ínfima minoría llega a cargos jerárquicos, que por lo general están ocupados por varones en casi todas las empresas. “En algunos medios las mujeres están casi ausentes: es el caso de Diario Popular, donde apenas hay un 8,3% de mujeres en sus redacciones de papel y web; o el diario Olé, donde representan menos de un 8% de toda la planta. A esto se suma que es entre los puestos de colaboradorxs o free lance donde se halla la mayor proporción de mujeres (que roza la paridad), que encuentran en esta modalidad precarizada el único modo de poder trabajar y ocuparse de las tareas domésticas y de cuidado al mismo tiempo.

Estas desigualdades agudizan problemáticas como la brecha salarial y se suma al trabajo doméstico no remunerado como pilar de la desigualdad de género. Las licencias por violencia de género y por paternidad extendida son reclamos presentes en todas las empresas.

Ante esta realidad, las mujeres, lesbianas, travestis, trans y no binaries han puesto en marcha herramientas de autoorganización como el protocolo de actuación contra la violencia de género en la agencia Télam, un documento análogo en Página/12, una comisión de Mujeres y Géneros también en esa empresa, donde en un caso excepcional en el gremio, dos mujeres fueron sumadas al equipo de dirección. La organización de base también se condensó en asambleas de trabajadoras en Radio Nacional, TV Pública y otras empresas. Al respecto, por medio del reclamo del grupo de mujeres organizadas en Clarín, con el antecedente de Diana Maffia en Perfil, se creó el puesto de editora de género en el diario Clarín, que quedó a cargo de Mariana Iglesias. “Así, a través de la organización colectiva, las mujeres, lesbianas, travestis, trans y no binaries van peleando por cada vez más espacios dentro de las estas empresas, aunque todavía se esté muy lejos de una situación de igualdad”, marcó el gremio.

“Desde Sipreba, a su vez, también confeccionamos un protocolo de actuación ante casos de violencia de género hacia dentro del Sindicato, y elaboramos un relevamiento sobre la inserción de compañeras en los medios. En apenas un año, se duplicó el número de trabajadoras delegadas y se modificó nuestro estatuto social para promover cada vez más la participación de compañeras a la vida gremial, ocupando cargos en comisiones internas y en la comisión directiva”, reflejó el Sindicato de Prensa porteño.

Represión a la prensa

Otro foco del trabajo consistió en repasar los ataques a la libertad de prensa cometidos directamente por el Estado: “Se convirtieron en moneda corriente para este gobierno: desde 2016 a esta parte hubo 28 detenidxs y 58 heridxs por balas de goma”, recordó Sipreba.

“La frialdad de las cifras no transmite cabalmente la dificultad de cubrir acontecimientos vinculados a la protesta social en las calles, pero evidencian que el sesgo represivo tiene un correlato con el ajuste”, sostuvo el gremio de periodistas.

Y subrayó: “La única manera de enfrentar este contexto, defender los derechos laborales y también el periodismo de calidad, es con organización colectiva y lucha. Como llevaron adelante precisamente lxs trabajadorxs de Agea-Clarín, con paros y actividades permanentes, con las que se lograron reincorporaciones, una bolsa de trabajo y la defensa del convenio. Como en la pelea contra el vaciamiento de los medios públicos, con cuatro meses de paro y permanencia pacífica en la Agencia Télam, y medidas de fuerza en la TV Pública y Radio Nacional”.

El Sindicato concluyó marcando que, pese al viento en la cara, “en estos años se logró consolidar la organización gremial en más de 20 medios de la ciudad de Buenos Aires que votaron comisión interna con la representación gremial del Sipreba” y “se fortaleció la organización nacional junto a la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (Fatprén) y la Mesa Nacional que nuclea a lxs trabajadorxs de todo el país”.

El Ciudadano

También podría gustarte