Cantadoras ancestrales

Exposición recoge el legado cultural de las cantadoras ancestrales

Por María Camila Botero

“La cultura negra sin la música y sin el canto no existe”, afirma Esperanza Biohó, directora de la Fundación Cultural Colombia Negra.

Para contar esta historia, en la galería Diáspora Africana -que hace parte de esta fundación-, está abierta al público la exposición fotográfica ‘Cantadoras ancestrales’, la cual irá hasta el 24 de agosto.

En esta concurren los retratos de distintas cantadoras que han contribuido en la construcción de la identidad musical de Colombia. Mario Múnera, Andrés Mosquera, Milton Ramírez y Leison Hachito fueron los fotógrafos que capturaron con su lente la magia de algunas portadoras de la música negra y de sus tradiciones.

Entre ellas están Leonor González Mina, Petrona Martínez, Graciela Salgado y Totó La Momposina, mujeres con una gran trayectoria artística que, según Bihojó, “con sus voces hacen un trabajo de resistencia para mantener vivo el legado artístico”.

Y es que con esta exposición se quiere dejar claro que el sonido de los tambores y las potentes voces femeninas forman parte de la esencia y del diario vivir de la cultura negra, además de la resistencia espiritual del pueblo negro y palenquero. Según la directora, sin ellas habría sido imposible que los cantos de marimba y la marimba de chonta se convirtieran en un patrimonio cultural inmaterial por designación de la Unesco.

“Ellas no se hicieron cantadoras para hacerse ricas con la música, lo hacen porque es el mandato ancestral que las llamó y les gusta. No es un trabajo de moda sino de resistencia”, explica Bihojó.

En el cuarto se pueden ver más de 15 fotografías que muestran a las cantadoras en su máximo esplendor, evidenciando con su vestuario y expresión facial lo feliz que las hace transmitir la cultura afrocolombiana con su música.

El hecho de que sus rostros se encuentren en esta galería en Bogotá es muy significativo para Bihojó. “Estar aquí es decirle a los bogotanos que la cultura negra también es parte de su identidad. Es un motivo de orgullo porque estas mujeres encarnan los saberes ancestrales de nuestra tierra y han dejado un legado histórico en el país y el continente”, asegura.

La fundación Colombia Negra lleva 41 años luchando por el patrimonio cultural afrocolombiano. Dentro de sus instalaciones cuenta con la galería, pero también hay un salón de danza y un espacio musical que se encarga de formar artísticamente a la comunidad. Aunque su directora asegura que la palabra negra ha tenido una connotación negativa durante muchos años, quiere cambiarlo con la casa de la cultura.

“Nuestra fundación se llama Fundación Colombia Negra para resignificar el término de lo negro. Para decir que hay noticias negras positivas, como lo es esta galería. Lo negro también es bello. La noche es negra y tiene sus estrellas que brillan, entonces hay que resignificar lo afro y reivindicar nuestra herencia», puntualiza Bihojó.

La Galería Diáspora Africana se encuentra ubicada en la carrera 5.ª n.° 26B-54 en Bogotá. Estará abierta al público hasta el 24 de agosto y se puede asistir de martes a sábado de 11 a. m. a 5 p. m. Entrada libre.

El Tiempo

También podría gustarte