Gobierno chileno recorta fondos para fomento del cine

Por el ajuste fiscal se cancelan fondos de fomento del BancoEstado

BancoEstado eclipsa al cine chileno: deja de financiar películas

Por Rodrigo González y Andrés Muñoz

Un logo que equivalía a 200 millones de pesos anuales. Más o menos esas coordenadas eran las que definían el apoyo del BancoEstado al cine chileno a través de su línea Programa de Apoyo al Cine Chileno, que otorgaba aquella suma a diez películas chilenas. Más de 110 producciones contaron con esta ayuda estatal y, en la práctica, por ahí pasaron casi todas las obras fílmicas de los últimos 14 años, desde Machuca a Una mujer fantástica e Historia de un oso.

Desde este año, la institución estatal ya no aportará económicamente a las películas chilenas. Según la Asociación de Productores de Cine y Televisión, la decisión les fue dada a conocer el pasado jueves 27 de junio por el director de Comunicaciones y Sostenibilidad de BancoEstado, Jonás Preller, y la jefa de Proyectos Corporativos de la institución, Verónica Frei. La medida termina con casi cinco lustros de apoyo al cine chileno, que comenzó en el 2004 con la película Machuca y que en el día a día se tradujo en que muchos compatriotas asociaran las cintas locales con el logo del BancoEstado que aparecía al comienzo de la película.

Machuca

Aunque el aporte de BancoEstado de 200 millones de pesos anuales a repartir a través de concursos no era particularmente voluminoso, el soporte estatal significaba un espaldarazo en términos de compromiso con la actividad cinematográfica local. De hecho, la primera vez que se entregaron los montos ni siquiera existía el nombre del Programa de Apoyo al Cine Chile. Tampoco existía el concurso, que entregaba dineros a las categorías de cine de autor y cine industrial. Fue en esta última línea de apoyo que BancoEstado también estuvo en la contribución financiera a taquillazos como Sin filtro y No estoy loca, ambas de Nicolás López.

A nivel internacional, el apoyo del BancoEstado era visible a la hora de buscar aporte de otras compañías extranjeras. No solamente las dos películas chilenas ganadoras de premios Oscar, Una mujer fantástica e Historia de un oso, tenían este apoyo. También lo logró Gloria, ganadora del Oso de Plata a Mejor actriz en el Festival de Cine de Berlín, y No y Neruda, tres películas producidas por Fábula que estuvieron en la pelea por el Oscar. Al respecto hay que decir que No fue la primera cinta local en ser seleccionada entre las cinco nominadas a la estatuilla.

Historia de un oso

De acuerdo a la Asociación de Productores, las razones que entregaron desde BancoEstado para dejar de financiar el cine local, son dos: la política de austeridad de la institución y el consiguiente recorte presupuestario en la Gerencia de Comunicaciones y Sostenibilidad; y la instrucción de apoyar actividades que tuvieran directa relación con las actividades del banco. Al respecto, el gremio de los productores chilenos se pregunta en una carta enviada a la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados: “¿El programa estuvo más de 14 años funcionando en contra del giro del banco y nadie se dio cuenta hasta casi 15 años desde que partió?”.

Consultados por La Tercera PM, desde BancoEstado declinaron referirse al tema. Sin embargo, fuentes ligadas a la entidad aclararon que la decisión de acabar con el financiamiento al cine chileno fue tomada a inicios de este año por el Comité Ejecutivo de BancoEstado -compuesto por Arturo Tagle, Pablo Correa y Juan Cooper- a raíz del plan de ajuste fiscal instruido por el gobierno a través del Ministerio de Hacienda. En ese sentido, BancoEstado resolvió cortar el programa tras una evaluación de su presupuesto luego de que en abril de 2018 desde el Ejecutivo se impulsara un plan de austeridad económica.

Desde Hacienda, en tanto, se aclaró que los instructivos de austeridad no dan órdenes específicas para recortar o eliminar programas de cada organismo y solo directrices generales de cómo gastar menos.

Reacciones al cierre

El mundo del cine chileno reaccionó con perplejidad a la noticia. Sebastián Lelio, director ganador del Oscar extranjero por la película Una mujer fantástica comentó a La Tercera PM: “Es lamentable la decisión de BancoEstado con respecto a dejar de financiar en la distribución de las películas chilenas. Básicamente me parece un golpe a nuestra cinematografía, que está quedando en progresivo desamparo. Espero de corazón que la institución reconsidere la decisión. Lo dice alguien que está agradecido del apoyo recibido a películas como Gloria y Una Mujer Fantástica“.

Sebastián Lelio y Daniela Vega, director y actriz de «Una mujer fantástica»

La comisión de Cultura de la Cámara, en tanto, ofició a BancoEstado y al Ministerio de Hacienda para que se den las explicaciones formales del cierre del programa. El diputado PS Marcelo Díaz, miembro de la instancia, afirmó que se pedirá “revertir” la decisión y que en caso de que se haga, se aumenten los fondos. “Es una decisión insólita e inexplicable que el BancoEstado, que tiene ganancias por sobre los $9 mil millones de pesos decida recortar los miserables $200 millones de pesos al año que entregaba como aporte a la producción cinematográfica nacional. Ya el año pasado el gobierno había recortado el fondo audiovisual del CNTV en más de mil y tantos millones”, dijo.

Hoy, además, el productor chileno Jorge López Sotomayor (El último grumete de la Baquedano) reflexionó sobre el valor recíproco del aporte financiero en carta enviada al diario El Mercurio: “Los millones de espectadores que vieron estas películas en Chile y el mundo vieron al BancoEstado como el principal financista del cine chileno haciéndole una contribución de marca que excedía con creces el monto aportado anualmente, cercano a los 200 millones de pesos”.

De acuerdo a la Asociación de Productores, los 200 millones de pesos representan sólo un 2 por ciento de las utilidades del banco, que en el último balance arrojaron $ 9.600 millones.

La Tercera


Sin línea de crédito: BancoEstado decide dejar de apoyar al cine chileno

Por P. Bahamones, R. González y A. Muñoz

Todos los votantes de la Academia de Hollywood que alguna vez tuvieron que ver una película chilena en la categoría del Oscar extranjero tenían que pasar por el clásico ritual: antes de los créditos, los saludaba un logo con la sede del BancoEstado de Alameda bajo el que decía “BancoEstado presenta”. Así fue con Machuca, donde debutaron los aportes de la empresa estatal en 2004, y ocurrió lo mismo con No, el primer filme chileno en estar entre los cinco finalistas del Oscar, en 2013.

En 2015 y 2018, respectivamente, el logo tricolor recortado contra una tira de celuloide encabezaba los primeros segundos de Historia de un oso y Una mujer fantástica, las dos producciones chilenas que han logrado un Oscar: la primera como Mejor corto animado y la segunda, se sabe, como Mejor película extranjeras.

Todas aquellas obras fueron beneficiadas con el apoyo financiero del BancoEstado, que todos los años repartía 200 millones de pesos en alrededor de 10 producciones incipientes del cine local. No era una cantidad sustantiva, aunque el valor simbólico del apoyo estatal significaba un bien incorporado a la hora de buscar nuevos socios en la producción y, sobre todo, en la distribución de películas.

Una mujer fantástica, primer largometraje chileno en ganar un premio Oscar

Desde este año, la institución estatal ya no aportará económicamente a las películas chilenas. No al menos de la forma en que lo venía haciendo regularmente.

Según la Asociación de Productores de Cine y Televisión, la decisión les fue informada el pasado jueves 27 de junio por el director de Comunicaciones y Sostenibilidad de BancoEstado, Jonás Preller, y por la jefa de Proyectos Corporativos de la institución, Verónica Frei.

La medida termina con casi cinco lustros de apoyo al cine chileno, primero a través del mencionado respaldo económico a Machuca y luego con el ya sistematizado Programa de Apoyo al Cine Chileno, donde se beneficiaron más de 110 producciones locales. El programa se subdividía en línea de cine comercial y de cine de autor. En la primera también apoyó a éxitos de taquilla como Sin filtro, de Nicolás López.

Las razones principales entregadas por BancoEstado para adoptar esta decisión son dos: la nueva política de austeridad de la institución y el apoyo a actividades de acuerdo al giro del banco.

En este sentido, el productor Sebastián Freund (El bosque de Karadima, Stefan v/s Kramer) envió una carta a la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados en su doble calidad de presidente de la Asociación de Productores de Cine y TV y líder de la Federación de la Industria Audiovisual, donde dice: “Nos parece una muy mala excusa, ya que cabría preguntarse: ¿El programa estuvo más de 14 años funcionando en contra del giro del banco y nadie se dio cuenta hasta casi 15 años desde que partió?”.

De acuerdo a la Asociación de Productores, los 200 millones de pesos del aporte anual de BancoEstado representaba sólo un 2 por ciento de sus utilidades, que en su último balance fueron de $ 9.600 millones.

A su vez, desde BancoEstado explicaron la decisión: “Se evaluaron los costos y beneficios del programa y se decidió reenfocar los recursos disponibles a otras actividades de fomento de la cultura en general y del cine en particular. Sólo es el fondo concursable el que se termina”.

¿Una medida definitiva?

Desde el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, que el año pasado destinó 9 mil millones de pesos a la industria audiovisual a través del Fondo Audiovisual, manifestaron que esperan que la empresa estatal reconsidere la decisión.

“Esperamos que esta medida no sea irreversible”, dijo a Culto el subsecretario de las Culturas y las Artes, Juan Carlos Silva. Y agregó: “Creo que lo que ha hecho BancoEstado para fomentar el audiovisual es algo muy valorado y reconocido por los distintos actores del sector, lo que le ha dado también a esta institución estatal un sello respecto a cómo se ha vinculado con el cine”. Aunque apuntó que “no es al Ministerio de las Culturas al que compete la irreversibilidad o no de esta medida”, al mismo tiempo resaltó: “Pero sí podemos decir que los años que el BancoEstado financió (al cine) son altamente valorados desde el Ministerio”.

En el ambiente fílmico chileno la noticia cayó como un balde agua fría, sobre todo considerando que se trata de una actividad frágil, no siempre beneficiada por la taquilla.

Sebastián Lelio, tal vez la cara más visible del cine chileno en el extranjero tras el Oscar por Una mujer fantástica, afirmó a Culto: “Me parece lamentable la decisión del BancoEstado. Las leyes que tienen que ver con nuestra cinematografía son insuficientes en comparación, por ejemplo, con las de países vecinos. A la larga, el cine chileno siempre está en una situación de fragilidad”.

Lelio también manifestó su preocupación por el futuro del cine local: “Estas medidas ponen en riesgo la continuidad de una actividad cultural como la que nosotros practicamos”.

El cineasta Alejandro Fernández Almendras (Aquí no ha pasado nada) apuntó a las consecuencias laborales. “Esto redunda en que hay una industria entera, la del audiovisual, que ve mermados sus aportes de dinero y a la larga los efectos se dejan sentir en quienes vivimos de esto”. Y luego hizo hincapié en la errada idea que se tendría de la industria cultural en Chile. “Esto pasa porque se malinterpreta a la industria cultural. Se tiende a pensar que el cine es un pasatiempo de gente con dinero y no una actividad productiva como cualquier otra. Cada vez que hay que recortar presupuestos se hacer por el lado de la cultura”

Culto


Carta de Jorge López Sotomayor – Presidente Asociación de Directores y Guionistas

También podría gustarte