Cultura Federal

Por Redacción Nodal Cultura

Este sábado 7 de septiembre se realizó en Buenos Aires el Primer Encuentro Federal de la Cultura en la sede la Universidad Nacional de las Artes. El mismo fue organizado por la Plataforma Federal de Cultura, red colaborativa conformada por artistas, gestores, emprendedores, investigadores, hacedores que participan del campo de la cultura en Argentina.

Durante la jornada cerca de 250 personas de 20 provincias argentinas participaron activamente del encuentro. Las conversaciones se ordenaron en cuatro comisiones de trabajo. Allí quienes piedieron la palabra hablaron sin ningún tipo de restricción o jerarquía. La única condición era que la exposición no podía superar los 5 minutos.

Fueron 154 los expositores que volcaron sus experiencias, diagnósticos y propuestas alrededor de los ejes temáticos propuestos por los organizadores –las 4F -: Federalismo, Formación, Fomento y Financiación. Sin embargo estas palabras clave se multiplicaron con la participación.

“Desde la Plataforma  Federal de Cultura nos propusimos pensar colectivamente a partir de 4F: Federalismo, Financiamiento, Fomento y Formación. Durante el día fuimos completando el abecedario de lo necesario. Y apareció la A de Arte, de Afro; la B de Barrios y Bibliotecas; la C de Cultura: obrera, campesina y originaria; Cultura Comunitaria, Cultura popular de todas y todos.  La D de DerechosDemocracia y Diversidad;  la E de Educación; la F de Feminismos y Folklore; la G de Gestión; la I por Identidad; L de  Lucha y Latinoamérica; la P de Patrimonios y Plural; la S de Sindicatos y Sinergias; la T de Transformación, Trabajo y Tramas; la V de Visibilidad. Y, para quienes nos dedicamos a escribir, apareció la X, una letra que se ganó un lugar gracias a la lucha por una lengua que deje de ser binaria y patriarcal”, expresaron en el documento final.

Además  de artistas y gestores culturales, entre los participantes se destacó la presencia de colectivos diversos. Entre ellos estuvo presente Radar de los trabajadores, espacio cultural de los trabajadores y las trabajadoras, que tiene el objetivo de poner en red la producción cultural de los casi 40 sindicatos que lo integran. Tamibén participaron representantes de los feminismos, los pueblos originarios, las comunidades afro de Argentina, como también instituciones educativas y funcionarios municipales, todos ellos son parte del amplio campo cultural.

Los ejes de una política pública

Garantizar los derechos culturales para toda la población, incluyendo el acceso a la formación, creación y el goce de los hechos culturales; promover el desarrollo del pensamiento crítico; potenciar la educación en el arte; profundizar el vínculo entre la cultura y las políticas en materia de comunicación, como mecanismo de reconstruir el universo simbólico y de sentido desde una perspectiva plural; descentralizar las políticas públicas y facilitar la integración territorial; reconstruir las políticas de fomento para la creación artística; revalorizar los encuentros y festivales para garantizar la circulación y la difusión de la cultura. Estos algunos de los principales objetivos que deberían asumir las políticas de cultura según los más de 150 expositores.

“Proponemos la articulación de la educación artística con la educación en el sistema escolar, diseñando un modelo transformador al vigente” enuncia el texto resumen de las actividades. “Debemos tener un estado que recupere el rol central en la cultura, pero que sea capaz de achicar la distancia entre la nación, los municipios y los barrios”.

En este sentido Juan Manuel Caputo, director del Festival de teatro de Bahía Blanca, ciudad al sur de la provincia de Buenos Aires, sostuvo que es necesario integrar la producción artística en los espacios de educación, pero también en las cárceles y los espacios de memoria.

Como muchos, Caputo sugirió que se debe pensar en nuevas tasas o impuestos a espectáculos público vinculados a la cultura y el espectáculo, aplicaciones y empresas de internet. También se hace necesario revisar la política de tarifas públicas, que hoy resultan imposibles de pagar. “Necesitamos que se flexibilice la exigencia de tarifas e impuestos a los espacios culturales; si se aliviana la presión se va a poder potenciar la actividad cultural”.

El espacio fue una caja de resonancia de la voz de quienes reclamaron la ruptura de la lógica marcada por el imaginario porteño, con un presupuesto nacional que suele aportar más a las expresiones del ámbito urbano que al resto del país. Estas voces se hicieron escuchar en la ciudad de Buenos Aires, el corazón del centralismo argentino.

Otros de los temas presentes fue la demanda de visibilización de la cultura de los pueblos originarios. Según lo expresado por los participantes aun cuando habitualmente cuando se habla de la cuestión, no se encuentran acciones concretas para reconocer públicamente la historia y sus expresiones. Lo mismo ocurre con la comunidad afroamericana. Estos colectivos necesitan apoyo para lograr poner en común la existencia de toda la riqueza cultural que permanece relegada a pequeñas comunidades territoriales.

También se coincidió en la necesidad de creación de bancos de datos, redes culturales y fuentes de información colaborativas. Estas serán herramientas claves para el desarrollo de una estrategia federalista novedosa. “la cultura es un derecho del pueblo, debemos reconstruir la trama de apropiación de los mismos por todos los sectores en todo el país. Desde el estado nacional deberá realizarse un mapeo y diagnóstico de las necesidades, recursos, trabajadores de la cultura, producción, espacios de formación, festivales, encuentros y programas nacionales o locales. Esto es necesario para desarrollar un proyecto político que recupere la cultura popular”, concluyeron los participantes.

Uno de los tópicos centrales del encuentro fue la importancia de la cultura para la reconstrucción de una política de integración regional que revierta el presente de muchos gobiernos neoliberales en América Latina. “Es necesario decolonizar la cultura. En ese sentido debemos cambiar la matriz de los consumos culturales y reconocer y revalorizar las identidades, riqueza, capacidades y especificidad cultural de cada región o espacio territorial a la hora de desarrollar políticas públicas para la producción, formación y acceso a la cultura”.

El cierre de la jornada

Alejandro Grimson, intelectual miembro de Agenda Argentina, grupo cercano al candidato a presidente Alberto Fernández, participó del cierre del Encuentro Federal de Cultura. Consideró que la cultura, desde todos ámbitos y sectores, debe recuperar el lugar en la lucha social para un país más justo y más soberano.

En concordancia con lo expresado durante la jornada, Grimson enfatizó la necesidad de una política realmente federal. “Es imposible que haya un desarrollo cultural basado en cualquier centralismo. Necesitamos que el 10 de diciembre comience un proceso que se encamine a terminar con el imaginario europeísta, racista y centralista que tiene este país. Necesitamos que en ese proceso se reconozcan todas la identidades que tiene la Argentina, todas las heterogeneidades, las territorialidades, las comunidades, los pueblos originarios, todas las formas de producción cultural. Que se abra un proceso que empodere comunidades autónomas capaces de geenra ese cambio de valores e imaginarios, por una cultura basada en la solidaridad, en una nueva noción de comunidad y de inclusión.  No solo se incluye a través de la economía.  Necesitamos que todos los habitantes de la Argentina puedan ejercer a pleno su derecho a la cultura”.

Para cerrar analizó la relación entre la economía, el desarrollo y la cultura. Para Grimson, a través de la cultura se retomará un lugar importante en la integración latinoamericana. “La Patria Grande debe volver, ahí está nuestro destino y ahí es donde queremos volver. Hay otro camino posible con la participación e inclusión de todos los habitantes y con la articulación de todos los hermanos de nuestro continente. Este país fue colonizado culturalmente y solo entraremos en un proceso de decolonización con la participación de todas y de todos”.

Alejandro Grimson y Miguel Ángel Estrella en el Encuentro Federal de Cultura

El Encuentro fue cerrado por el maestro Miguel Ángel Estrella, pianista de prestigio internacional, militante de organizaciones de DDHH, embajador de la UNESCO y presidente de la Fundación Música Esperanza.

Estrella recuperó la idea de Patria Grande, recordando la fundación de la Unasur y criticó la desarticulación de los organismos multilaterales. Reivindicó el papel de las organizaciones de la sociedad civil como la que encabeza en materia de formación, integración, recuperación de las identidades culturales. Relató los problemas que tienen frente a los gobiernos neoliberales, aun tratándose de una persona de su prestigio y valía.

“Nunca van a hacer nada por los más pobres, por los pueblos originarios, todo lo que tiene que ver con una América Latina liberada de la custodia de tipos tan enfermos como Trump”, explicó. “El patrón no escucha, le importa un pito la voz de los sin nombres.Las organizaciones de la sociedad civil son muy necesarias en el mundo de la cultura”.

Finalmente recordó a Lula, Rafael Correa, Evo Morales, Néstor Kirchner y Hugo Chávez. “Hoy tenemos una batalla vinculada a la cultura, que tiene que ver con la información y eso nos une a todos los latinoamericanos”. Para cerrar Miguel Ángel Estrella aseguró “Los que estamos en el campo cultural tenemos que dar testimonio de todo esto”

Luego de sus palabras el Encuentro Federal de la Cultura se cerró con la convocatoria a la próxima reunión, que se realizará el 5 de octubre en la ciudad de Córdoba, en el centro del país.

Documento de cierre del Encuentro Federal de Cultura

 

También podría gustarte