México: falleció Francisco Toledo, el gran artista plástico contemporáneo

Francisco Toledo – Canal Once del Instituto Politécnico Nacional


Murió Toledo; el arte está de luto, dice AMLO

Samantha Nolasco y Vicente Gutiérrez

“El arte está de luto. Ha fallecido el maestro Francisco Toledo, oaxaqueño, gran pintor y extraordinario promotor cultural, auténtico defensor de la naturaleza, las costumbres y las tradiciones de nuestro pueblo. Descanse en paz”.

Así expresó su pesar a través de su cuenta de Twitter el presidente de México, Andrés manuel López Obrador, tras conocerse el fallecimiento repentino, la noche de este jueves, a los 79 años de edad, del pintor, grabador y escultor juchiteco.

Francisco Toledo, el pintor oaxaqueño destacó por consagrar espacios destinados a la escuela gráfica del sureste que fundamentó del también pintor Rufino Tamayo.

La noticia del deceso fue confirmada a medios nacionales, por la hija del artista y subsecretaría de Diversidad Cultural, Natalia Toledo, mientras que la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto dedicó un mensaje vía Twitter, aludiendo al legado de activismo y de gestión cultural que Francisco Toledo enarboló en la región zapoteca.

“Los ojos más vivos que han visto Oaxaca. Los ojos más bellos que lo recrearon todo. La tierra va a perder gravedad. Hombre tierra con pies de maíz. Caminaba surcando, caminaba sembrando, caminaba exigiendo: caminaba floreciendo. Cada paso de Toledo germinaba”, escribió la secretaria de Cultura.

“Su paso era como la semilla de maíz, la de calabaza, la de chile y de frijol de la milpa más bella que nadie haya creado. Rayones, dibujo excelso, chango murciélago, elefante, chapulín. El zapoteco se oyó en coros que lo inventaron todo con ese canto tuyo Francisco Toledo”, detalló la titular de Cultura.

Burro Contento – Francisco Toledo

El gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, también se sumó a las condolencias por la muerte del pintor: “Oaxaca está de luto por la pérdida de un artista universal: Francisco Toledo. Nos deja como legado su magnífica obra, su pasión por nuestro estado y su espléndida calidad humana”, escribió.

Al comunicar de manera oficial el fallecimiento, la familia Toledo expresó: “Pedimos respetar nuestro dolor, y la manera en que nuestro padre manejó su intimidad. Gracias por sus muestras de cariño y su compresión. A partir de las 23:30 horas de este 5 de septiembre en el IAGO habrá una ofrenda para quien quiera acudir”.

El Maestro

De Juchitán, Oaxaca, nació un 17 de julio de 1940. Amante de su tierra, artista en toda la extensión de la palabra, considerado uno de los más destacados del país, también dedicó sus días a promover y conservar el patrimonio artístico de su México y cuidado del medio ambiente.

Con un sello inconfundible en la pintura, su pasión por la naturaleza y sus animales: murciélagos, sapos e insectos, jugaban entre la fantasía y la realidad. A la hora de esculpir, las figuras antropomórficas giraban entre metáforas y alegorías; otra inspiración, códices y símbolos prehispánicos.

Gatos – Francisco Toledo

Apoyado desde el inicio por su familia, el abuelo Benjamín, zapatero del pueblo de Ixtepec, multiplicó su imaginación con salidas campestres, también su padre cedió las paredes de su casa para liberar toda esa creatividad.

Sus primeras lecciones fueron en Oaxaca y Ciudad de México, con apenas diecinueve años, expuso sus obras en México y Texas.

Entre 1960 y 1965, Toledo vivió becado en París para estudiar y trabajar en el taller de grabado de Stanley Hayter. Presentó su primera muestra después de 3 años en una galería parisiense, le siguieron Toulouse y la Tate Gallery de Londres.

Regresó a México con una técnica depurada que no dejaría de enriquecer. Sus pinturas recorrieron ciudades como Nueva York, Tokio, Oslo o Buenos Aires. Fundó una gran escuela, sobre todo entre los pintores oaxaqueños. Muchos son los que pintan como Toledo, pero su obra y su personalidad jamás podrán ser igualadas, ¡Hasta siempre, Maestro!

El Economista


Francisco Toledo, gran artista de mil máscaras

Es el artista vivo de México más reconocido, un creador de su tiempo, contemporáneo y a la vez heredero de tradiciones. Autor de obras insertadas en el entorno natural, en las historias familiar y social, desde lo vivido en Juchitán y Veracruz, hasta Oaxaca e incluso París, a donde llegó en 1960.

De todo esto hablan los investigadores y escritores que escribieron 18 textos para el catálogo Francisco Toledo. Obra 1957-2017, una empresa única en la historia del arte en México.

Única por sus contenidos, dos mil 168 obras multidisciplinarias seleccionadas de siete mil; única por lo ambicioso del proyecto que tomó más de seis años a un equipo encabezado por Cándida Fernández de Calderón, directora de Fomento Cultural Banamex, editor del catálogo, con Juan Coronel Rivera como coordinador de investigación, y la participación del propio artista. Y única, por la riqueza del universo artístico de Toledo.

Como una gran retrospectiva, el catálogo es para digerir con tiempo, para volver a él, leer con pausa los ensayos, observar, descifrar el humor, reconocer las historias, las constantes. Como escribe el crítico Jorge Alberto Manrique (fallecido en 2016) Toledo «es un individuo culturalmente híbrido».

Sus obras están pobladas de muertes, zapatos, vacas, cocodrilos, serpientes, iguanas, mujeres con tacones, del héroe Benito Juárez, de maíz, máquinas de coser y hamacas. Todo tiene un por qué. «Los temas de Toledo, apunta Manrique, son muchísimos, y lo más importante, a mi juicio, es que nada le está prohibido».

«¿Dónde en la pintura de Toledo termina la jarra y empieza el pez? ¿Dónde termina el pez y empieza el hombre… La ambivalencia de las cosas, las plantas, los animales y los hombres, su plurivalencia, no procede de un desquiciamiento o de un abuso de la realidad, sino justamente de la proposición que Toledo nos hace de aceptar esa realidad como una unidad continua que se manifiesta de muy diversas maneras, cierto, pero que son esencialmente diferentes entre sí».

Para la realización se investigó en cuatro galerías mexicanas: Juan Martín, López Quiroga, Arvil y de Arte Mexicano; se visitaron más de 70 colecciones en México, y 30 en el extranjero, y las casas de subastas Sotheby´s, Christie´s, Phillips y López Morton. En el catálogo es muy importante la presencia de arte temprano, poco conocido en México; contiene series, libros, cronología, fotografías hechas por el artista y tomadas a él. Son cuatro volúmenes de más de dos mil 500 páginas, en español o inglés, en versiones rústica y de tela (de cuatro mil a cuatro mil 700 pesos).

Varios autores hablan del mito en su obra, de lo erótico; Alberto Blanco, sin embargo, en su ensayo El pintor de las mil máscaras, prefiere hablar sexo, pues considera que «su obra trasuda sexualidad»: «Atiende a un dominio mucho más elemental y mucho más animal que el erotismo. Es una obra que tiene más que ver con los instintos que con las emociones, y poco o nada tiene que ver con los sentimientos».

Patrimonio Nacional

Coronel Rivera define a Toledo como un artista universal, de todos los tiempos y de todas las tendencias. Plantea que existe una idea “racista” de occidente de calificar como “artistas latinoamericanos”, pero, defiende, “a Toledo debemos tutearlo e incorporarlo con todos los autores que le son contemporáneos en desarrollo; medirlo con la misma vara”. Recalca que “ha mantenido una posición, no ha cambiado su forma de plantear su actitud artística, por demás exitosa, con todo y la contraposición marcada por las tendencias plásticas. No es sujeto de una tendencia”. Entre los autores que aportaron textos académicos a la edición se encuentran también David Huerta; Gonzalo Vélez; Edward J. Sullivan; Francisco Calvo Serraller; Dore Ashton; Luis Carlos Emerich; Guillermo Santos; María Cristina Torales Pacheco; Alfredo López Austin; Rosa Casanova, Jaime Moreno Villarreal y Helga Prignitz-Poda.

El Siglo de Durango


‘La Lagartera’, una de las grandes obras de Francisco Toledo en Monterrey

‘La Largatera’ es sin duda una de las obras monumentales que se encuentra en la ciudad de Monterrey, la cual fue creada por el artista oaxaqueño Francisco Toledo, quien falleció hoy a los 79 años.

Quedó instalada en el 2008 en la Explanada Santa Lucía, como inicio del paseo turístico para el Fórum Universal de las Culturas.

El escultor explicó años atrás que es una de las creaciones que le costó mayor trabajo y fue inspirada en una pieza que elaboró en cerámica.

Se trata de una escultura en forma rectangular (10.5 de ancho y tres de altura) en altorrelieve, que plasma el nado de varios lagartos y del que además emergen, peces, ranas y tortugas.

El maestro Toledo explicó que en la región donde es originario se celebran fiestas en honor a este animal que está relacionado con el agua y la abundancia.

 

“Es de una gran crecida del río, subió tanto, que el agua arrastró lagartos y tortugas. El agua llegó a una cueva muy alta en la montaña, ahí se quedó. Cuando bajó el agua, el lagarto ya no pudo salir de esta cueva. El lagarto pudo vivir mucho tiempo porque comenzó a comerse las tortugas”, explicó.

“Esperemos que esto atraiga las buenas lluvias”, señaló Toledo.

Telediario


Obra de Francisco Toledo, abierta al público hasta el 29 de septiembre en CDMX

Con más de 800 piezas de pequeño y gran formato que destacan el trabajo de diseño del artista plástico oaxaqueño Francisco Toledo, el Museo Nacional de Culturas Populares abrió al público en general la exposición Toledo Ve, el pasado 28 de junio.

En entrevista con Notimex, la directora del recinto, Lluvia Sepúlveda Jiménez, explicó que en esta exposición se presentan todos los objetos utilitarios y decorativos que ha diseñado el maestro Toledo desde la década de los años 80.

Gran parte de ellos están relacionados con objetos que se encuentran en la naturaleza o con las actividades de los artesanos con los que ha trabajado. La muestra estará hasta el 29 de septiembre de este año.

Son piezas hechas de metales, cerámica, vidrio afelpados, textiles, así como corte láser sobre radiografía y sobre piel, por lo que “tiene una muy amplia gama de materiales y técnicas con las que trabaja, todas ellas siempre relacionadas con procesos artesanales y de diseño”.

Recordó que la formación inicial de Francisco Toledo fue en la Escuela de Diseño y Artesanías, y de ahí él nunca se desprende del diseño de objetos utilitarios y decorativos. “Aunque todos conocemos al maestro como artista plástico, siempre ha continuado con su faceta de diseño”, subrayó.

Sepúlveda Jiménez mencionó que hubo una exposición de diseño de Francisco Toledo que tuvo el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca, en el Centro de Artes de San Agustín, lugar donde expone sus objetos.

No obstante, enfatizó que lo que se presenta en el Museo Nacional de Culturas Populares es una exposición inédita, la cual “trabajamos con el maestro. Él hizo toda la selección de los objetos y con él colaboramos para hacer la museografía, la distribución y la curaduría”.

Sobre la importancia de Toledo para México, dijo que desde su perspectiva es el artista más importante del país, porque es muy creativo y prolífico, y además no sólo es un artista plástico preocupado por lo social, es un activista muy reconocido y preocupado por la ecología”.

“Entonces tiene muchas facetas y eso es lo que es muy interesante de su vida y de su obra, porque ha roto muchas barreras de disciplinas: lo mismo hace decoración que artes plásticas que activismo, proyectos sociales, trabaja comunidades y defiende las lenguas y el maíz”, comentó.

La curadora y promotora cultural agregó que, por lo anterior, para el museo “es un honor tener la exposición y una gran oportunidad de ver esta faceta del maestro en la Ciudad de México, porque esta obra casi no se conoce fuera de Oaxaca”.

24 Horas

 

También podría gustarte