Respaldo a los pueblos

Respaldo a la comunidad garífuna

Emprendimientos, una oportunidad de desarrollo socioeconómico para los garífunas y afrodescendientes.

El pueblo garífuna y afrodescendiente, uno de los grupos étnicos de Guatemala más rezagados y con menos oportunidades y atención por parte de las instituciones de Gobierno, tiene potencial para mejorar su condición socioeconómica por medio de consolidar emprendimientos empresariales, de acuerdo con un análisis realizado por la Unidad de Género del Ministerio de Economía (Mineco).

Aunque no hay datos estadísticos que evidencien la situación socioeconómica del pueblo garífuna y afrodescendiente, según la Organización Negra Guatemalteca, se estima en alrededor de 17 mil personas, quienes viven de la pesca, artesanía, gastronomía y música. Radican en Lívingston, El Estor y Puerto Barrios, en Izabal, y un grupo significativo en la capital, lugares y ecosistemas que son la base de su economía.

No obstante, según el estudio realizado, se descubrieron alrededor de 35 emprendimientos que pueden ser atendidos y potenciados para conviertirlos en empresas formales que contribuyan al desarrollo socioeconómico de este segmento poblaciónal.

Entre los emprendimientos están la repostería y gastronomía garífuna, elaboración de lácteos, corte y confección, elaboración de atuendos, fabricación de bolsos, artesanías diversas, turismo comunitario, agricultura y servicios financieros. También hotelería, guía turística, danza folclórica, tours de buceo, cuidado personal como masajes y elaboración de productos de belleza, así como servicios de estilista para dama.

De ahí parte la propuesta de apoyo que prevé capacitaciones en mercadeo, en servicios turísticos, historia de las comunidades, conocimientos y prácticas ancestrales de la cultura garífuna, idiomas extranjeros como inglés y francés, corte y confección, planificación financiera y técnicas para corte de cabello, entre otras.

Entre los hallazgos del estudio está la necesidad de cumplir con los compromisos de políticas públicas, como la Política Nacional de Promoción y Desarrollo Integral de las Mujeres, que recoge acciones en pro de los tres pueblos originarios, y la Política Pública para la Convivencia y la Eliminación del Racismo y la Discriminación.

Otro hallazgo es el desconocimiento que este sector guatemalteco tiene en cuanto a la solicitud de asistencia técnica en sus emprendimientos para desarrollarse y  posicionarse en los mercados nacional e internacional.

Apoyo

Así, con el Plan para la potencialización de emprendimientos dirigidos por mujeres y hombres garífunas afrodescendientes, el Mineco, por medio de la Unidad de Género, busca impulsar el potencial y el desarrollo económico sostenible de este sector poblacional. Se empezó a construir desde inicios de 2017, con participación de representantes de este pueblo indígena. El proyecto, contemplado para cuatro años, busca beneficiar a la población garífuna afrodescendiente, que en un gran porcentaje se encuentra en extrema pobreza y con falta de oportunidades. A mediano y largo plazo, esta iniciativa no descarta la identificación de otros emprendimientos alrededor del referido pueblo.

El proyecto, con colaboración interinstitucional, durará 4 años.

Maribel Xulú, directora de la Unidad de Género del Mineco, resaltó que el plan es fundamental porque sienta las bases de una ruta de intervención desde la cartera y otras instituciones que también deben velar por el fortalecimiento de los emprendedores.

Xulú explicó que, ante la “fuerte demanda de atención por parte de varios líderes del pueblo garífuna”, la Unidad de Género asumió el compromiso ante la Comisión de Pueblos Indígenas del Congreso para que la ruta hacia el desarrollo socioeconómico de este segmento guatemalteco se convierta en un proceso y no solo esté vinculado a eventos aislados.

Para Érick Hernández, excomisionado presidencial del Componente Económico de la Comisión Presidencial contra el Racismo y la Discriminación, un gran porcentaje de garífunas emigran por falta de oportunidades laborales y la discriminación, pues al momento de buscar trabajo muchos no son aceptados porque en los potenciales empleadores existe rechazo y la percepción de que no cuentan con condiciones laborales como el resto de integrantes de la población guatemalteca.

DCA

También podría gustarte