BA Jazz

El jazz mundial llega a Buenos Aires

Llega una nueva edición del Festival Internacional Buenos Aires Jazz

Por Marcelo Parajó

Desde el 14 al 19 de noviembre se llevará a cabo una nueva edición del Festival Internacional Buenos Aires Jazz, presentado por el Ministerio de Cultura de la ciudad y con la dirección artística de Adrián Iaies.

Durante los seis días en que se desarrollará el ciclo, habrá conciertos y actividades en más de 20 sedes con artistas locales e internacionales, consagrados y emergentes, que darán cuenta de la amplia diversidad de estilos que forman parte de un género en constante evolución.

El festival abrirá el 14 de noviembre a las 20.30 en el Auditorio e la Usina del Arte con un concierto a cargo de la cantante inglesa Norma Winstone y su trío, quien también será la maestra invitada del Workshop de Jazz Vocal.

En tanto, el 19 de noviembre a las 20.30 tendrá lugar el concierto de clausura en el mismo escenario con el cuarteto del italiano Stefano di Battista.

El Anfiteatro del Parque Centenario y la Plaza de la Usina serán sedes de conciertos al aire libre con grandes artistas locales como Javier Malosetti, Luis Salinas, Ligia Piro, el trío de Inés Estévez y el Ensamble Real Book Argentina, entre otros.

Se realizarán también conciertos itinerantes en distintos espacios culturales de la ciudad con grupos de ritmos latinos, soul y swing acompañados por clases de salsa, locking y swing.

El ciclo de conciertos internacionales contará con la presencia del Trío D’Agala de Sylvie Courvoisier,  Gary Smulyan, David Kikoski, Sonny Troupé y Anat Cohen.

Además habrá cinco entregas que forman parte de la categoría «Solopiano» en el Salón dorado del Teatro Colón y en la Sala de Cámara de la Usina del Arte, en la que también se presentarán tres propuestas intimistas como parte de la sección «Jazz de Cámara»: el trío del guitarrista Önfer Focan, el Solo del alemán Klaus Gesing y el trío liderado por el pianista surcoreano Yoonseung Cho.

Yoonseung Cho

Se realizarán once conciertos en «Cruces», la sección que propicia el intercambio artístico entre figuras nacionales y extranjeras, en Thelonious Club, Café Vinilo y Bebop Club.

La «Escena local» contará con la presentación de diez grupos seleccionados en la Convocatoria Abierta para músicos que no hayan tocado previamente en el Festival, lo que se constituye en una plataforma de despegue para muchos artistas de talento.

El festival incluye además un espacio en que se llevará a cabo un workshop de improvisación colectiva y clínicas de instrumentos dictadas por expertos.

En el Museo del Cine, en tanto, se proyectarán cinco largometrajes relacionados con el género en el marco de la sección «Cine & Jazz».

Conciertos y actividades con venta de entradas

Para los conciertos de Apertura y de Clausura, Solopianos, Cruces y El Aula, se puede comprar las entradas desde el lunes 5 de noviembre, online a través de buenosaires.gob.ar/festivales o personalmente en Tu Entrada, Av. Corrientes 728 y la Usina del Arte, Agustín R. Caffarena 1

Conciertos y actividades gratuitos con reserva online

Para los conciertos y actividades programadas en Usina del Arte, Espacio Cultural Adán Buenosayres, Espacio Cultural Julián Centeya, Espacio Cultural Resurgimiento, Espacio Cultural Carlos Gardel y Museo del Cine, se puede reservar la entrada de forma online en buenosaires.gob.ar/festivales. Se podrá reservar 1 (una) entrada por persona por función.

Conciertos y actividades gratuitos con entrada libre

Para las actividades y los conciertos programados en estos espacios: Plaza de la Usina, Anfiteatro del Parque Centenario, Anfiteatro del Parque Lezama, Feria Barrial de Barrio 31, Feria Barrial de Cildáñez, Feria Barrial de Fátima, Feria Barrial de Barrio 20 y Centro de Jubilados Papa Francisco, la entrada es libre y gratuita. El ingreso es por orden de llegada y está sujeto a la capacidad de cada espacio.

Sedes que participan

  • Usina del Arte – Agustín R. Caffarena 1, La Boca
  • Plaza de la Usina – Av. Don Pedro de Mendoza 651, esq. Agustín R. Caffarena, La Boca
  • Anfiteatro del Parque Centenario – Av. Ángel Gallardo y Leopoldo Marechal, entrada por Lillo, Caballito
  • Teatro Colón / Salón Dorado – Libertad 611, San Nicolás
  • Espacio Cultural Adán Buenosayres – Av. Eva Perón 1400, Parque Chacabuco
  • Espacio Cultural Julián Centeya – Av. San Juan 3255, Boedo
  • Espacio Cultural Resurgimiento – Gral. José Gervasio Artigas 2262, Villa del Parque
  • Espacio Cultural Carlos Gardel – Olleros 3640, Colegiales
  • Thelonious Club – Nicaragua 5549, Palermo
  • Café Vinilo – Gorriti 3780, Palermo
  • Bebop Club – Moreno 364, Montserrat
  • Anfiteatro del Parque Lezama – Brasil entre Av. Paseo Colón y Defensa, San Telmo
  • Museo del Cine – Agustín R. Caffarena 51, La Boca
  • Feria Barrial de Barrio 31 – Carlos H. Perette y Rodolfo Walsh, Retiro
  • Feria Barrial de Cildáñez – Homero y Zuviría, Parque Avellaneda
  • Feria Barrial de Fátima – Mariano Acosta y José Barros Pazos, Villa Soldati
  • Feria Barrial de Barrio 20 – Miralla y José P. T. Batlle y Ordóñez, Villa Lugano
  • Instituto Nuestra Señora de Fátima – Pergamino 2882, Villa Soldati
  • Madre del Pueblo – Manzana 3, Casa 1 – Av. Perito Moreno y Erezcano, 1.11.14, Flores
  • Escuela José Enrique Rodó – Pres. Camilo Torres y Tenorio 2147, 1.11.14, Flores
  • Escuela Virgen del Carmen – Santander 5955, Ciudad Oculta, Villa Lugano
  • Centro de Jubilados Papa Francisco – Av. Riestra y Pres. Camilo Torres y Tenorio, Parque Chacabuco
  • Aeroparque Jorge Newbery – Av. Costanera Rafael Obligado s/n, Palermo

Perfil


Por cinco días, Buenos Aires vuelve a ser la capital del jazz

Por Jorge Velázquez

Buenos Aires será sede entre este jueves y el lunes 18 de una nueva edición del Festival Internacional de Jazz, un acontecimiento musical que una vez al año pone a la ciudad a la altura de las grandes capitales jazzísticas del globo. El festival, organizado por el Gobierno de la Ciudad, ofrece una programación amplia y variada con un recorrido que va desde la tradición a la vanguardia: desde los clásicos Enrique Rava y Néstor Astarita (que tocaron juntos en el grupo de Leandro Gato Barbieri) hasta exponentes del avant garde neoyorquino como la pianista Kris Davis (ladera de John Zorn y Bill Frisell, entre otros).

Habrá casi un centenar de actividades entre conciertos, clínicas, clases y proyecciones de cine, distribuidas entre la Usina del Arte, el Teatro Colón, clubes de jazz, centros culturales y parques. En su gran mayoría serán gratuitos. Y en los casos de conciertos pagos el precio más alto nunca supera los $350. Para consultar la programación completa y reservar entradas hay que ingresar a la página del GCBA en la sección Festivales. Dialogamos con el pianista y compositor Adrián Iaies, quien es desde hace 12 años el director artístico del Festival.

Adrián Iaies

¿Qué novedades habrá este año con relación a los anteriores?

Como siempre, el grueso de la programación internacional es de artistas que por primera vez vienen a la Ciudad. Esto ya de por si constituye una novedad año a año. Pero además esta vez vamos a romper un poco esa tradición por un motivo muy especial y es que estamos trayendo a al trompetista italiano Enrico Rava, una de las referencias más importantes del jazz conemporáneo desde hace mucho tiempo. Rava está haciendo una gira porque cumple 80 años y nos entusiasmó invitarlo porque es además un músico que tiene una relación afectiva muy fuerte con Buenos Aires desde las épocas en que tocaba con Gato Barbieri.

Otra vez habrá mujeres a cargo del concierto de apertura.
Si bien el año pasado tuvimos en la apertura a la inglesa Norma Winston, esta vez tenemos a un grupo de mujeres instrumentistas que cantan pero sobre todo tocan música, encabezadas por Jane Bunnet, una flautista, clarinetista y saxofonista canadiense que viene con un grupo de artistas cubanas que se llama Maqueque. Esto no surgió porque nosotros estemos pensando en el cupo de género o porque lo hayamos planteado así, pero la realidad es que hay cada vez más mujeres tocando y eso se nota en toda la grilla de este año no solo en la parte internacional sino también en la local.

¿En qué consiste la programación para chicos?
Eso es otra novedad importante. Este este año habrá por primera vez una programación dirigida a los chicos, incorporándolos como público de jazz. El trío de Ricardo Cavalli va a musicalizar una película de Buster Keaton, habrá clases de swing para chicos para que vayan a bailar con sus padres, y actuará en la plaza de la Usina un grupo que se llama Jazz Cartoons que hace música de comics y series que tienen música de jazz. La idea es despertarles la curiosidad por el género, como hacen en Finlandia donde los hacen escuchar y tocar jazz desde sala de cinco años.

¿Cómo fue la selección de los artistas locales?
Hay que destacar que este año prácticamente la totalidad de la programación local salió de la convocatoria abierta, un mecanismo que empezó hace tres años y que permite que quien quiera participar presente su material a través de la web y luego es seleccionado por un jurado que va cambiando todos los años. De allí se eligen algunos proyectos. Hace tres años habíamos tenido 150 proyectos inscriptos y este año tuvimos casi 300. Esto habla de la cantidad de jazz que se produce en todo el país. Hay 12 propuestas que salieron de esa convocatoria.

Ámbito


Jazz, un género musical como nexo y bisagra

Diálogo con la cantante portuguesa Susana Travassos, heredera moderna del fado y una de las voces fundamentales del encuentro que tendrá lugar del 14 al 18 de noviembre.

Por Juan Manuel Mannarino

A los cinco años su abuela la llevó a un concierto. Recuerda que no escuchó otra cosa que el sonido de un acordeón a piano tocado por una mujer. Poco tiempo después, les pidió a sus padres y abuelos que le compraran uno. Como en Portugal no podían conseguir el instrumento, viajaron a Austria. “Era uno pequeño, a piano, pero en ese momento para mí era gigante. Fue mi primer contacto directo con la música. No vengo de una familia de músicos aunque eran muy aficionados, mi abuelo se la pasaba escuchando tango”, dice por teléfono la cantante Susana Travassos, desde Lisboa, a punto de viajar a Buenos Aires.

Susana Travassos

Habla perfectamente en español. Es la primera vez que esta singular voz de la música portuguesa, considerada como una de las más notables de su generación, tocará en el Festival Internacional Buenos Aires Jazz: su concierto, con entrada gratuita, está previsto para el viernes 15 dentro del ciclo Jazz de Cámara. Allí se presentará con su grupo, compuesto totalmente por músicos argentinos, donde interpretará canciones de su disco Pássaro palabra –también grabado en la Argentina y producido por Alan Plachta– en La Usina del Arte. Su presencia es destacada por los organizadores como una apuesta a un escenario alternativo al jazz más “de raíz”, aunque la música de Travassos, anclada en el ritmo popular brasileño, portugués y latinoamericano, está fuertemente influenciada por el jazz contemporáneo.

Con 37 años, a Travassos la consideran en su país una heredera moderna del fado y los críticos especializados elevan la apuesta: también, por sus años de experiencia en Brasil, hay quienes la ubican en el amplio espectro de la MPB. Nacida en Faro, Portugal, en la frontera con España, se convirtió en una intérprete de estirpe internacional, con una voz capaz de envolver un tono melancólico a lo Amália Rodrígues como de desplegar una energía estrepitosa al estilo de Elis Regina. Sin ir más lejos, su primer disco fue en 2008 en homenaje a la diva brasileña, Oi Elis. Su segundo álbum, Tejo-Tieté (2013), fue un trabajo en conjunto con el compositor brasileño Chico Saraiva. Hace poco, en La Usina del Arte, Travassos presentó su tercer material Pássaro Palavra, con canciones propias y composiciones inéditas de Luisa Sobral y Melody Gardot. En este disco, además, se rodeó de algunos de los mejores instrumentistas en actividad como Tiki Cantero, Santiago Arias, Nacho Amil y el extraordinario pianista Diego Schissi, entre otros.

–No sos una voz típica del jazz moderno y, sin embargo, vas a formar parte del festival por primera vez. ¿Qué sentís?
–Primero, mucha alegría de poder viajar a un país que quiero mucho, donde hace poco grabé mi último disco. Allí, me voy a encontrar con los músicos argentinos que trabajaron conmigo y que me esperan para el concierto que vamos a dar en La Usina del Arte. Y segundo, es una tendencia a nivel internacional. No es el único festival de jazz que incorpora propuestas que no son exclusivamente del riñón del jazz. Hace poco estuve en Corea del Sur, en un festival que justamente celebraba esa diversidad. Se está viendo que en el mundo hay mayor apertura en los festivales musicales, ya no es todo tan cerrado. Eso es saludable porque los lenguajes dialogan mucho más de lo que uno cree, estamos en permanente movimiento.

–¿Y cómo definirías tu música?
–Bueno, no es algo tan fácil de definir porque siento que no haga fado tradicional ni música popular brasileña. Soy parte de la música moderna, en el sentido que me rodeo de músicos y tengo el deseo de interpretar y componer música tradicional con un toque contemporáneo, con las sonoridades del mundo actual. Lo que sí me gusta es que el lenguaje del jazz ayude a que todas esas músicas puedan mezclarse. El jazz, entonces, está en mi música de esa manera, como una forma de nexo y de bisagra.

–¿Y cuáles son las sonoridades que más te atraen del mundo actual?
–Hay una huella de identidad notoria que viene de la música brasileña. Incluso más que la música portuguesa, te diría. Y eso se explica porque de grande viví varios años en Brasil y absorbí maravillada la sonoridad de la canción brasileña. Además, tuve el gusto de trabajar con Chico César, Yamandú Costa, Toninho Horta, Paulo César Pinheiro, todos son enormes músicos que han renovado las raíces con una interpretación personal. Y de eso se trata, de encontrar un sonido propio en toda esa amalgama de armonías y melodías en las que una se inserta y va conociendo profundamente. A mí me encanta poder cantar tanto con una guitarra sola como con una orquesta de cámara, con una batería y un piano como con un bandoneón de acompañamiento.
En sus presentaciones, Travassos suele interpretar temas en castellano: “La llorona”, la canción popular mexicana; “Canción con todos”, de Armando Tejada Gómez y César Isella; y varias versiones del Cuchi Leguizamón, como una exquisita versión de “Balderrama”. La cantante no disimula su afinidad por la Argentina. Cuenta que compartió escenario recientemente con Quique Sinesi en un bar de Lisboa. “Me deslumbró su música, no lo conocía y nos entendimos perfectamente. Después del festival de jazz en la Argentina, voy a tocar por primera vez con Carlos Aguirre en Santa Fe, es alguien a quien admiro muchísimo. Hay que estar con las antenas abiertas, siempre dispuesta a sorprenderse. Y en Uruguay pienso encontrarme con Malena Muyala”.

–¿Qué lugar tiene la música latinoamericana en tu repertorio?
–Es algo bellísimo, me hierve la sangre. La tradición de la música latinoamericana es de una potencia increíble. Y de las mujeres argentinas, soy fan de Susana Rinaldi y Liliana Herrero, con la cual me hice amiga. Con Liliana nos hermana esa forma de interpretar, nos gusta una música con carácter. Y hace poco, descubrí a Nadia Szachniuk. Me crié entre Portugal y España y desde pequeña escucho flamenco, tango, además de la música de mi tierra, como el fado. Mi abuelo era fanático de Gardel y ese fue uno de los motivos para venir a grabar a la Argentina.

–¿Y cómo creés que conviven en vos esas músicas tan distintas como Melody Gardot, Luisa Sobral y hasta Violeta Parra?
–Me siento cómoda en la versatilidad, más allá que una conozca el registro de su voz y sepa hasta dónde puede llegar. Y, además, busco letras que me conmuevan, que hablen de afectos profundos, que reivindiquen la justicia y la igualdad social. De Luisa Sobral, por ejemplo, tomé una canción hermosa que protesta contra la violencia a la mujer. Desde que escuché aquel sonido de acordeón que me maravilló cuando era chica, empecé a tener un vínculo íntimo con la música. A los 12 empecé a cantar, luego estudié en una escuela de jazz en Lisboa y la curiosidad me llevó hasta la psicología. Hoy, además de dedicarme hace diez años a la música, soy psicóloga. Me siento feliz cuando las cosas van ocurriendo, sin atarme a preconceptos ni a estilos fijados. De hecho, mi música creo que no encaja en ningún compartimento y a su vez tiene una identidad que siento como propia.

*****

Susana Travassos
Lugar: Usina del Arte. Agustín R. Caffarena 1.
Fecha: viernes 15 de noviembre a las 19.
Entrada gratuita


Programación completa

También podría gustarte