«Es una obra más sumergida en la locura»

El dúo músico-poético porteño BogadoCuman presenta «YEAJ» este viernes 8 de noviembre en Palermo, Buenos Aires. La obra es una confluencia de los trabajos de Fernando Bogado, escritor y poeta; y Gabo Cuman, bajista. Es el segundo disco de su carrera, que incluye también la gestión de 91 ediciones -hasta ahora- del ciclo «Tercer Jueves», evento que convoca una vez por mes a una serie de poetas y músicxs de la escena local.

Conversamos con ambos respecto a la presentación del disco, las particularidades de YEAJ y las excentricidades de sus procesos creativos.

Ambos tienen carreras con trabajos diversos: en medios, televisión, el mundo editorial, la docencia. ¿Dónde entra BogadoCuman en sus vidas personales? ¿Qué parte de sus búsquedas representa?

Gabo Cuman: Bueno, el dúo es un proyecto esencial, visceral. Nos acompaña hace muchos años, intensamente, y no paran de crecerle facetas nuevas, impredecibles. Logra que lo que me gusta, me guste más; y lo que me duele, me duela menos. 

Fernando Bogado: En lo que a mí respecta, creo que el dúo me permite hacer algo en donde tengo, de movida, el ingreso de otra voz en sentido literal en lo que escribo. Digo, me gusta mucho escribir porque no le tengo que rendir cuentas a nadie, salvo a lo que a mí me parece (y, quizás por eso, las cosas que escribo me parece que están más o menos bien por un corto tiempo). Pero en lo que hago en el marco del dúo, la relación con lo que Gabo compone hace que entre otra cosa, menos apegada al libro y más a la parte musical de escribir. Es una exploración, sin lugar a dudas, y creo que cada pieza es un resultado tímido, circunstancial, de un camino asumido.  

¿Qué nuevos ritmos y voces se van a encontrar lxs espectadorxs en la presentación del disco? 

GC: Vamos a hacer el disco entero por primera vez y algunas piezas del anterior álbum, así como alguna pieza nueva, por lo que estamos preparando una presentación bastante más poderosa que las habituales. Contaremos con invitadxs rutilantes que iremos develando en estos días y estamos preparando una linda puesta escénica/lumínica. Circe es un lugar muy lindo, con buen sonido y disposición, por lo que esperamos una noche especial, a puro ritmo bogadocumanístico.

«Parciales» salió también en vinilo. Esta vez eligieron sólo el formato digital. ¿Hay alguna materialidad ideal que imaginen para este laburo? ¿Pensaron en otros soportes? 

GC: Es llamativa la palabra «soporte» en este contexto, siempre me hace pensar en las «bandas soporte» que nadie les da bola, o en las mesas cuando se joden, que les ponés un topecito de papel o goma para intentar algo. De todas formas, la presentación en vivo, los recitales, son la más hermosa materialidad de tantísimas expresiones artísticas. Por eso le damos continuidad e importancia a nuestras actuaciones que son, creo, el hecho comunicativo fundante de nuestro dúo. En cuanto a las formas de escuchar y editar un material, somos entusiastas del vinilo, que es una bella manera de escuchar. Es un acto que te convoca a la participación de una obra, a detenerte, a apreciar un arte de tapa de dimensiones lógicas, con fotografías, informaciones, etc. «Parciales» tuvo un single en 7″, muy cuidado. 

En el caso de YEAJ, había ganas de editarlo en vinilo al principio, el disco completo en 12″… pero es difícil en Argentina, poquísimas empresas o personas fabrican singles o LPs acá, y en estos últimos 2 años los precios se dispararon ridículamente, encima entregás el material y tardan mucho en fabricarlo, se les rompe una máquina y se les complica el repuesto porque no tienen plata… lugares comunes a que nos llevó este gobierno neoliberalista y nefasto, que por suerte ya está en retirada. En fin, una serie coyunturas nos acercó amablemente a las plataformas digitales. 

Cuando salió “Parciales” (2017) contaron a NodalCultura que no ensayaban mucho para los shows, sino que fusionaban sus piezas una vez que tenían el material producido. ¿Sigue siendo así?

FB: Creo que fuimos cambiando en función de cada disco. Al principio, se daba esa circunstancia en la cual yo justo escribía algo que se podía relacionar con algo que Gabo estaba componiendo. Pero, para YEAJ, lo que sucedió fue que aparecieron nuevos modos compositivos. Ahora, estamos cambiando lentamente a armar algo desde cero, los dos, incorporando técnicas de producción del disco anterior, o de otros momentos del dúo. Honestamente, me interesa más que la parte musical de lo que hacemos sea cada vez más musical. Esto no quiere decir “hacer un tema”, sino que la parte recitada sea más abstracta, más sonora, que se acerque más al Sound Poetry o a las cosas que hace Carlos Estévez, que es uno de los poetas estrictamente orales que hay en Buenos Aires y que no veo a nadie repasando sus discos, escuchando lo que hizo o hace, citándolo. 

Eso me parece que es muy extraño: desde que estamos con Gabo, en lo que a mí respecta, y aún antes de eso, a mediados de los 2000, cuando empecé a circular por diversos espacios poéticos, siempre vi esta lógica de la retroalimentación, que a veces tiene la forma de la ayuda mutua y a veces la forma del círculo de referencias cerrado, de cierto esnobismo que se confunde con la amistad. Creo que en la producción de cualquier cosa, dentro del ámbito de lo estético, la idea de “círculo cerrado de referencias” es lo peor que puede pasar. Es necesario leer, investigar, saber lo que pasa, tener una idea un poco más desarrollada y no conformarse con lo inmediato. Por eso, me gustaría que el dúo avance hacia un lugar incómodo: o sea, hacia un modo de producción que ni Gabo ni yo sepamos cómo resolverlo rápidamente. 

¿Qué cosas cambian de su producción con el aporte del otro? 

GC: Fernando es un amigo hermano de una lucidez y audacia únicas, y una enorme influencia. Son infinitas las horas que compartimos, hablando de arte, de la vida, de todo. Pienso que eso interviene inevitablemente, por suerte, en la producción de uno: la reflexión, la importancia del trabajo, el movimiento, la profundización, el amor y orgullo por lo que uno va construyendo, siendo parte. 

FB: A mí me enriquece profundamente el punto de vista que tiene acerca de la práctica estética Gabo. En ese sentido, es único y es una suerte haberlo cruzado. Aprendí y sigo aprendiendo mucho con él, sobre todo, en lo que corresponde a lo estrictamente compositivo. El oído y la profesionalidad con la que se maneja Gabo es envidiable. Además de ser uno de los mejores lectores que conozco. Eso es enorme, para mí. 

Si tuvieran que describir los temas o los escenarios que atraviesa este último disco, ¿cuales serían?

GC: Es muy difícil hablar de la obra propia, casi imposible interpretarse a uno mismo, para eso están lxs psicólogxs, que buenamente se les paga, y lxs críticxs de arte que, en el mejor de los casos, tampoco. Pero bueno, un rasgo desafiante de YEAJ es que trabajamos cada pieza desde cero. Parciales tuvo algunas piezas que fueron una suerte de colaboración creativa entre alguna música que yo tenía y alguna poesía que ya tenía Fer, el caso más concreto en este sentido fue «Hermanas de bloque/Mi generación». Por otra parte, el trabajo tímbrico, textural, sonoro de YEAJ, estuvo hecho con mucho esmero y creo poder decir que se profundizó eso, con respecto al anterior. En estos aspectos, YEAJ tiene otra frescura.    

FB: Confieso que hay una descripción del disco en la gacetilla que a mí me cierra bastante. Esta cosa de que el disco es más oscuro. Yo lo siento así. Más sumergido en la locura. Algo inevitable de cualquier profundización de cualquier proceso: se siente más opaco por eso. Pero es una opinión, no me lo he puesto a analizar seriamente. Prefiero escuchar lo que otros dicen y pensar en función de eso.

¿Cual es el momento ideal para escuchar este disco? 

FB: Un día de la semana a la madrugada. 

GC: Sin lugar a dudas, amigues, el viernes 8/11 a las 23.30hs. en Circe Fábrica de Arte.

La fecha de presentación será en CIRCE FÁBRICA DE ARTE (Av. Córdoba 4335, Palermo), el viernes 8 de noviembre a las 23:30 horas. Localidades: $200.- Reservas: tickethoy.

También podría gustarte