Proyecto vestuarios

Por Redacción Nodal Cultura (Con información de El Ciudadano – Fotos: Simonel Piancatelli)

Rosario es una de las ciudades más importantes de Argentina, no solo por su extensión y la cantidad de habitantes, sino por el tamaño de su puerto, su industria y el movimiento económico que se produce en su área de influencia. Tiene también una larga e intensa vida política y cultural.

Muchos escritores, músicos -Fito Paez es tal vez el más conocido en América Latina-, cineastas, humoristas, artistas plásticos han nacido, se han formado y desarrollaron sus carreras allí. Y si uno considera a Buenos Aires como la ciudad capital y su área metropolitana, Rosario es la segunda ciudad futbolística en el país.

A orillas del Río Paraná, la ciudad que ha sido a lo largo de su historia lugar de rebeliones populares y ligas conservadoras religiosas, ha sufrido como pocas los avatares de las crisis económicas del país en los últimos 20 años. El periodismo no estuvo exento de esta crisis. El diario «El ciudadano» nació en Rosario en 1998 y tuvo aperturas y cierres, despidos, reaperturas y cambios de dueño entre ese año y noviembre 2016 cuando pasó a estar manejado completamente por sus trabajadores. Para gestionar el diario, los trabajadores constituyeron la Cooperativa de Trabajo La Cigarra.

Con esa plataforma además de publicar diariamente «El Ciudadano» además publicaron libros, dictan talleres y a través de un acuerdo con el gobierno local capacitan a jóvenes que no han terminado sus estudios a través del programa «Nueva oportunidad». El 2020 los encuentra con un nuevo proyecto, producir una obra de teatro en forma cooperativa con un equipo artístico y técnico rosarino.

«Hace poco menos de un año luego de una larga charla con Romina Tamburello, directora de cine y teatro local, le escribí a Javier Daulte, dramaturgo, preguntándole por los derechos de Proyecto Vestuarios, uno de sus recordados trabajos estrenado hace una década», cuenta Miguel Passarini, periodista miembro de la cooperativa y especializado en el campo teatral. Así comenzó el proyecto de llevar a escena este proyecto de Daulte en Rosario.

El dramaturgo se entusiasmó con el proyecto y la Cooperativa La Cigarra se hizo cargo de la producción, intentando también participar de la vida social a partir del arte, ya que «ambas obras transitan temáticas de una agenda compartida con la que lleva adelante el diario desde sus comienzos».

Los vestuarios

El proyecto está compuesto por dos obras de teatro que configuran un solo relato en el que se contraponen voces, modos de relación, estructuras de dominación, lenguajes marcados por la construcción de lxs génerxs. Las dos transcurren en dos vestuarios, “Vestuario de hombres” y “Vestuario de mujeres”.

Cada uno a su tiempo, un grupo de hombres y otro de mujeres que integran sendos equipos de Lacrosse de un club de un barrio de Rosario, viajan a Hungría para una competencia mundial. El amateurismo, casi como una vocación nacional, estalla en esos vestuarios, donde no sólo se desnudan los cuerpos sino también las miserias, rencores y contradicciones frente a lo diferente, a lo que no se quiere ver o no se quiere confesar.

En ambas obras, que comparten un mismo espacio escénico, la intimidad desenmascara lo oculto en dos instancias: antes y después del partido en el contexto de un clima de comedia dramática con algunos giros inesperados de cierta oscuridad.

Con un presente atravesado por debates que hace una década permanecían soterrados como el aborto, la identidad de género y la violencia machista, el texto requirió un trabajo de adaptación que también incorporaron una mirada actual sobre los consumos en el deporte y la idealización del logro personal y el deseo pertenencia a un espacio de clase diferente. El vestuario, que es uno y dos a la vez, es el escenario donde los cuerpos masculinos y femeninos, como sostiene Tamburello, se revelan como “territorios para la violencia, la ternura, el sexo, los tabúes y al mismo tiempo, los desafíos y exigencias del deporte”.

Con el apoyo de Daulte y del gestor Guillermo Salvador a cargo de la Sala Nicario Oroño, sumada la Cooperativa con el propio Passarini a cargo del proyecto y Tamburello como directora de la versión local, se completó con el elenco integrado por Lala Brillos, Sofía Dibidino, Leila Esquivel, María Celia Ferrero, Belén López Medina, Macu Mascía, María Belén Ocampo y Lorena Rey (“Vestuario de mujeres”), y Germán Basta, Juan Biselli, Raúl Calandra, Emiliano Dasso, Micael Genre Bert, Juan Nemirovsky, Mumo Oviedo, Mani Raimondi y Juan Pablo Yévoli (“Vestuario de hombres”). La asistente de dirección es la directora teatral y música Simonel Piancatelli y la escenografía de Lucas Comparetto.

Datos

Proyecto vestuario está compuesto por dos obras que se presentan los días viernes y sábados de los meses de marzo y abril, una a continuación de la otra. Las funciones se realizan a las 21 y 22.30 respectivamente, en la sala Nicasio Oroño, de San Lorenzo 1055. El público puede verlas en una misma jornada o en días diferentes.

También podría gustarte