El Cieguito de Nagua

El Cieguito de Nagua apagó su acordeón

Su verdadero nombre era González Alvarado Pereyra, artísticamente se dio a conocer como Bartolo Alvarado, El Ciego de Nagua. Nació el 10 de enero de 1947 en La Jaguita, municipio de Cabrera, provincia María Trinidad Sánchez.

De sus diez hermanos fue el único que nació sin el sentido de la vista, pero esto no lo limitó a desarrollar su talento y oído musical. Hijo de Ramón Alvarado y Juana Pereyra, fue apodado Bartolo desde su infancia.

Alvarado falleció la tarde del viernes a los 72 años, en Brooklyn, Nueva York, tras sufrir problemas respiratorios. Desde hacía años padecía de diabetes, hipertensión y problemas renales.

Infancia

Quienes lo conocieron desde su niñez contaron que Bartolo sacaba ritmo de todos los objetos que llegaban a su mano. El primer instrumento musical que tuvo en sus manos fue una tambora, siendo apenas un infante, que le regaló su abuelo quien vio en el niño una gran destreza en la música.

A los siete su abuelo le compra un acordeón, instrumento que comenzó a manejar con gran destreza y ya para 1956, con nueve años de edad, participó en el programa “Buscando Estrellas” de La Voz Dominicana.

La fama del niño prodigio se extendió cuando de la mano de su papá se iba a Nagua a exhibir sus habilidades artísticas. Tocaba con una gracia y un acierto propios de un músico de experiencia.

Carrera

Ya con 18 años, “El Cieguito de Nagua” era un músico consagrado y vinieron los viajes, las contrataciones, las grabaciones y los éxitos musicales.

Su primer éxito musical se tituló “María”. Alvarado era un profesional de la música y en esa calidad hizo su primera gira a Estados Unidos en 1973. Ese año firmó un contrato para grabar con Disco Mundo. Cuando retornó al país hizo su residencia definitiva en Santiago.

En 1973 grabó su mayor éxito “La Luz”, el número que tuvo más aceptación del público. Esa composición es del puertorriqueño Alfonso Vélez. “Yo tenía una luz/ que a mí me alumbraba/ y venía la brisa, ¡fua!/ y me la apagaba/”.

RECONOCIMIENTO

Acroarte.

En el 2007 la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte) le dedica la gala de nominaciones de los premios Cansandra. Actualmente Soberano.

Activo Cultural.

En 2013 el ministerio de cultura lo declara Activo Cultural de la Nación. En 2015 la Cámara de Diputados reconoció González Alvarado Pereyra, popularmente conocido como el “Cieguito de Nagua”, por sus aportes al folklore y a la identidad cultural de la República Dominicana.

Orgullo de mi tierra.

En 2018 fue reconocido Orgullo de mi Tierra por el Centro Cuesta Nacional por el Centro Cuesta Nacional.

ListinDiario


Ministerio de Cultura expresa su pesar por la muerte de El Cieguito de Nagua

El Ministerio de Cultura lamenta la muerte del destacado músico típico Bartolo Alvarado, conocido popularmente como El Cieguito de Nagua, quien por varias décadas consagró su vida a la creación y difusión de nuestra música autóctona.

“Expresamos nuestras condolencias públicas a sus familiares y allegados por la pérdida de este consagrado músico dominicano”, expresa la nota.

El Ministerio de Cultura, que dirige el arquitecto Eduardo Selman, resalta que Bartolo Alvarado fue un emblemático artista popular que imprimió estilo y carisma al merengue típico.

Agrega que sobresalió en su vida el haber sido un personaje amistoso y querido por quienes lo conocieron y trataron, incluidos quienes como él cultivaron el merengue.

El Ministerio de Cultura dijo que El Cieguito de Nagua, quien falleció el viernes 27 de marzo en un hospital de Nueva York, deja un legado imborrable en la música, que perdurará en el recuerdo de los dominicanos.

Recuerda que por sus aportes a ese género musical dominicano, el Ministerio de Cultura le rindió un  merecido homenaje musical en vida, cuando en el 2013 declaró a Bartolo Alvarado como Activo Cultural de la Nación, mediante la ordenanza 41-00, por sus aportes como intérprete y creador a la difusión de nuestro merengue típico, como parte de nuestra identidad.

Alvarado deja un legado de 25 álbumes, de los cuales sus composiciones principales son “Diente de Oro” y “La Luz”, los cuales enriquecen la antología musical de República Dominicana y América Latina.

Cultura

 

También podría gustarte