«Tecnopolítica y tercera posición» de Gastón Garriga

«Tecnopolítica y tercera posición» de Gastón Garriga

Prólogo

Jorge Calzoni, Rector de la Universidad Nacional de Avellaneda

En un ensayo muy interesante, Ignacio Ramonet postula considerar a la pandemia que asola al mundo como un
“hecho social total”. Es decir, sigue una reflexión propia de las ciencias sociales, en el sentido de que la pandemia convulsiona al conjunto de las relaciones sociales y conmueve a la totalidad de los actores, de las instituciones y de los valores. Se trata, sin dudas, de una conmoción sin precedentes que está en curso mientras escribimos estas líneas, lo que nos hace vacilar, por cuanto es inevitable pensar qué aspectos de nuestras conjeturas habrán de encajar en el “mundo pospandemia”.

(…)

Gastón Garriga nos propone, en este ensayo breve, reflexionar acerca de un concepto relativamente nuevo, la tecnopolítica. Y lo hace sobre la base de un trabajo serio, sostenido, apasionado, cuya gestación es interesante repasar. Gastón es licenciado en Comunicación Social (UBA), con posgrados en la Universidad Autónoma de Barcelona y Flacso. Es uno de los fundadores del “Grupo Nomeolvides”, una organización política nacida en los intensos días de 2015 previos al balotaje, y los primeros meses del gobierno de Mauricio Macri. Desde entonces, asumieron de manera activa y reflexiva, la preocupación por estudiar la necesidad de un nuevo tipo de campaña, que respondiera a un/a elector/a fluctuante, independiente o indecisa/o sobre el que se desconocía mucho más de lo que se especulaba.

(…)

En los últimos quince años, la entrada masiva de la conectividad móvil de banda ancha y las redes sociales abrieron la posibilidad de construir nuevas herramientas comunicativas y organizativas. Las plataformas web, las aplicaciones móviles, el smartphone, han llegado para trastocar supuestos y presupuestos, para establecer nuevos códigos y otras configuraciones, acelerando y facilitando los procesos necesarios para la recopilación de ideas, el debate, la toma de decisiones, la votación, así como la creación de medios y contenidos.

(…)

Las conjeturas son múltiples y van desde el secretismo y la vigilancia hasta los nuevos regímenes de vigilancia
biopolítica. Todo parece estar en cuestión. Aquí es imprescindible interrogarnos acerca de cuáles han sido, hasta acá, las “novedades” que ha aportado la red de redes a la democracia. O, para decirlo de otro modo, ¿la ha reforzado o apenas se ha ofrecido como un espejo fiel de la sociedad y la política? Aun cuando es innegable su potencial para facilitar la comunicación, la deliberación y la organización, todavía es legítimo interrogarnos acerca de si la política —gracias a internet— ha supuesto una transformación democrática suficiente.

(…)

Sin embargo, el propósito de este ensayo no se propone una exégesis de este concepto, ni pretende un abordaje que se estanque en los debates sobre la teoría acumulada para dirimir su significado como mera disquisición teórica, sino que prefiere pensarlo como herramienta de acción política para propiciar, constructiva y proyectivamente, una intervención que recupere, en el tono y las formas del siglo XXI, el siempre vigente litigio por la igualdad.

Tecnopolitica y tercera posicion
También podría gustarte