«¡Esto es una mierda!»

¡Esto es una mierda! ¿A dónde va a llegar el teatro actual?

La compañía Andamio Teatro Raro se discutió un interesante drama virtual proyectado a través de zoom, tres micro relatos engalanan las pantallas de celulares y computadoras un sábado por la noche compitiendo con Netflix, HBO, Amazon Prime y Disney+, YouTube, IGlive, y Tik Tok.

Por poco y ya no vemos nada; como ya es habitual en estos momentos de calamidad burbujeante la cita tuvo un retraso no mayor de treinta minutos debido a percances inevitables. Minutos que sirvieron para ponerse cómodos, para disfrutar de esta sesión de teatro: Una obra inédita llamada “Bala perdida”, dirigida por Luis Carlos Pineda, con las actuaciones de Margarita Kenefic, Josué Sotomayor, Camilla Camerlengo, Rubén Ávila, Daniela Castillo y Claudio Padilla Orantes.

Las condiciones actuales del mundo llevan al ser humano a replantearse las prioridades de su diario vivir, sin embargo, el teatro siempre ha acompañado a las sociedades en esa búsqueda interna del sentimiento perdido, ver a los actores representar cada uno de los personajes que componen “Bala perdida” da al espectador una razón más para coleccionar sensaciones que eleven su autoestima, para que cuestionen su razón de ser, para degustar de un vino barato o para abrazar a la persona deseada.

“EL POETA Y ESPERANZA”

Sobre el amor, la esperanza y la libertad, fue en Monterrey que escuché decir a Oscar de la Borbolla, que No es la realidad la que nos hace felices sino la irrealidad, el amor que le tenemos a nuestras utopías, en este micro relato El poeta, la estudiante y el soldado, los abrazarán con ternura, los tomará por los hombros, les besará la frente y los dejará con ganas de correr hacia los sueños perdidos.

“CANÍBAL CORPSE”

Cualquier parecido con la realidad guatemalteca es pura coincidencia, los cuatro personajes recrean una escena escondida en muchos países del tercer mundo donde los que dan cien es para sacar seiscientos.

“SOLILOQUIOS DE LA SOLEDAD”

La representación pura del diario vivir del artista quien se cuestiona la honestidad de su arte y la fragilidad del medio que lo sostiene en un océano lleno de depredadores que no evolucionaron; solamente cazan y se reproducen, y lastimosamente el artista siempre huele a sangre.

Termina pues una obra dinámica y divertida. Un drama digno de cualquier plataforma digital de estos tiempos que entre más densos nosotros más tercos, bonita la obra tiene momentos significativos y con punto de quiebre dramático, fijate vos escuchar:

-El soldado llora.

 -El olor de la sangre mancha el aire

 -Para nosotros solo es el inicio

-Si hay menos cerdos sobra el maíz

-El recinto sagrado de lo humano, el arte primigenio se ha contaminado de esta ideología nefasta de esa no filosofía que solo empobrece pueblos y cerebros.

-¡Esto es una mierda! ¿A dónde va a llegar el teatro actual? Si quieren me corto las piernas para ser un micro actor…

Se pueden ver las presentaciones en este link

Barrancópolis

También podría gustarte