Perú: denuncian la destrucción de la antigua capilla de la Casa Hacienda colonial que fue cuartel de San Martín en Huaral

Hacienda Retes: destruyen capilla que fue cuartel de José de San Martín

A un año de conmemorarse el bicentenario de la independencia, el director del Museo Arqueológico de Huaral, Antonio Bazán denunció la destrucción de la capilla de la hacienda San Martín de Retes, en Huaral, considerado un patrimonio histórico de la nación.

PRESIDENTE DEL INSTITUTO SAN MARTINIANO FILIAL HUARAL SE PRONUNCIÓ SOBRE CAPILLA DERRUMBADA EN EX CASA HACIENDA DE RETES

El Profesor Gilberto Sánchez Barbaran presidente del Instituto San Martiniano Filial Huaral se pronunció sobre la capilla derrumbada en la Ex Casa Hacienda de Retes.#astralhuaralnoticias

Publicado por Astral Huaral Noticias en Viernes, 10 de julio de 2020

La capilla fue demolida con maquinaria pesada, la mañana del viernes pasado, y se perpetró a pesar de las denuncias realizadas ante la comisaria de Huaral y el Ministerio de Cultura. El local que databa del siglo XIX ya había sido mutilado y estaba seriamente dañado.

Bazán señaló que los responsables de este hecho serían los dirigentes del autodenominado centro poblado de Retes, que legalmente no està reconocido. La capilla estaba ubicada en la parte posterior de la casa hacienda, la cual también se encuentra en lamentable estado.

Indicó que, según ley, los gobiernos locales son los responsables directos del mantenimiento y la preservación de los monumentos arqueológicos e historicos, pero en este caso, el municipio huaralino brilló por su ausencia. En el espacio hoy derruido se pretendería levantar un local comunal.

La hacienda Retes fue un escenario clave durante la independencia, pues alli se pasaron a las filas patriotas los 650 soldados realistas del batallón Numancia, en diciembre de 1820. En el verano de 1821, se convirtió en hospital para atender a cientos de soldados patriotas atacados por la peste del cólera. También fue cuartel de San Martín.

Exitosa


Bicentenario: Sandra Negro se pronuncia sobre demolición de monumento histórico en Huaral

Por Gabriel Rimachi Sialer

El día lunes 06 de julio publicamos una nota (LEER AQUÍ) sobre la demolición de parte de la casa hacienda Retes, considerada monumento histórico intangible según el R.D.N. 1413-2008 INC. Esta casa hacienda es importante pues en ella se alojaron el libertador don José de San Martín y su ejército, y fue en sus instalaciones donde se produjo el rendimiento del batallón Numancia. Es, pues, parte importante de la memoria histórica del Perú que actualmente se encuentra en total abandono. Ante esta publicación, el Ministerio de Cultura –a través de su área de prensa- nos envió un comunicado donde indican que:

“Se había demolido un inmueble en su totalidad (Capilla), el cual se encontraba a 80 metros aproximadamente de la “Casa Ex Hacienda Retes”. Cabe indicar, que en la declaratoria de bien integrante del Patrimonio Cultural de la Nación de este Monumento (“Casa Ex Hacienda Retes”), el bien demolido NO es parte de la misma, por lo cual NO es un bien integrante del Patrimonio Cultural de la Nación”.

Esta posición del Ministerio de Cultura desnuda con toda claridad el sistema de desprotección que ha montado dicha entidad, violando el principio de “presunción constitucional” establecido por la Constitución Política en su Art. 21°, claramente establecida en su momento en la Ley 28296 y que fue cambiada para dar paso a un nefasto sistema denominado “declaración previa”, por el cual no existe protección alguna para lo que no esté declarado y delimitado. ¿Qué patrimonio es entonces el que protege el Ministerio de Cultura? ¿Cuáles son los criterios que manejan para decir “esto sí” es histórico y “esto no” y por tanto pueden demolerlo?

Para aclarar este sombrío panorama conversamos con la Dra. Sandra Negro Tua, Doctora en Historia del Arte y Gestión Cultural en el Mundo Hispánico, Directora Ejecutiva del Instituto de Investigación del Patrimonio Cultural de la URP, y Directora del Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio, además de docente titular en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Ricardo Palma y del Departamento de Humanidades de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Una de las máximas autoridades peruanas sobre el tema.

El comunicado del Ministerio de Cultura indica que la capilla demolida no conforma parte de la casa hacienda y por tanto NO es un bien integrante del Patrimonio Cultural de la Nación. ¿Cuál es la tipología que define una casa hacienda?

«Lo que ocurre es que, fundamentalmente, muchas propiedades fuera del casco urbano de Lima no han sido declaradas como patrimonio, como ocurre por ejemplo con la hacienda Santa Bárbara en Cañete, que recién hace seis meses acaba de ser declarada como patrimonio cuando prácticamente ya no quedaba nada de ella. Se llama “casa hacienda” a lo que realmente es una hacienda. La casa principal es donde vivían los dueños o el administrador o quien estuviera a cargo de su cuidado –pues muchas veces los dueños vivían en otro lugar–, y cuenta además con una casa para el capataz y otra para los trabajadores y así. Entonces tenemos que son varias casas las que conforman esto que se ha denominado “casa hacienda” que, en realidad, no significa nada. Ahora, se llama “capilla” porque forma parte de una unidad arquitectónica mayor, como es una hacienda; si no, se llamaría iglesia. Esto debemos tenerlo claro.

Entonces sí hay una diferencia entre capilla e iglesia que está relacionada con el sentido de pertenencia arquitectónica…

Se llama capilla porque forma parte de algo más grande, por ejemplo: capilla de Palacio de Gobierno, capilla de un hospital, capilla de una hacienda. La capilla es parte inherente de una hacienda, es la parte religiosa de la hacienda. Lo que ocurrió fue que, cuando en 1767 expulsaron a la Compañía de Jesús –y tal vez en esto se quiere apoyar el Ministerio de Cultura, aunque es una cuestión que no aplica– se hizo un inventario de todos sus bienes para que luego fueran vendidos, y las capillas no formaron parte de ese inventario porque en esas épocas se consideraba que, si bien la capilla formaba parte de la hacienda, era una cuestión religiosa, motivo por el cual no estaban sujetas de ir a un remate.

Pero cuando se venden las propiedades, se venden “completas”.

Así es, no valorizaron las capillas en el precio de tasación de la hacienda, pero sin embargo cuando se vendió la hacienda, se vendió con la capilla, sólo que esta no se valorizó, como sí se valorizaron puertas, techos, muebles… Que el ministerio no reconozca esto es una locura porque la capilla no existiría sin la hacienda, es “parte de”. Yo estoy viendo en las fotos que el letrero indica como patrimonio de la nación la “Casa hacienda Retes”, y esto incluye también a la capilla porque esta es parte de un todo. ¿Para qué se levanta una capilla dentro de una hacienda? Al estar alejados de los centros poblados, los trabajadores de la hacienda, sus esposas y sus hijos, podían asistir a los servicios religiosos dentro de la propiedad sin tener que desplazarse a ningún otro lugar, esa fue la finalidad. Así como muchas haciendas contaban también con una enfermería, porque eran necesarias y así conformaban parte de un todo.

¿Las casas hacienda consideradas históricas se encuentran documentadas? ¿Por qué el ministerio recurre a esta figura de la “presunción de patrimonio”?

La hacienda Buenavista es la única que estaba totalmente documentada como patrimonio histórico y, sin embargo, el Ministerio de Cultura la ha puesto como “presunción de patrimonio”, es increíble, y yo tengo todo lo referente a esa casa hacienda documentada en un libro desde hace ocho años. Incluso dicen que “sería un mirador” y lo gracioso es que nunca han ido. Si no han ido a Lurín, imagínese a Huaral. Ocurre que este “mirador” es una construcción de concreto armado que se edificó durante la época del terrorismo porque ahí colocaban a los vigías. Es entonces un mirador de concreto armado y lo que han hecho es mirarla desde abajo y decir que “es el mirador de la hacienda”. Es increíble, aunque no me sorprende para nada. Es fatal el desinterés y la desidia, y lo que uno escribe termina cayendo en saco roto.

La ayuda memoria que nos envió el Ministerio de Cultura indica que no reconocen a la capilla como una estructura que forma parte de la casa hacienda Retes porque está a unos 80 metros de distancia de la casa, aunque realmente está a unos 15 metros.

¡Pero tampoco tiene que estar anexa a la casa principal! Hay incluso una tesis de un alumno de la PUCP sobre el tema. En las fotografías se puede observar, por ejemplo, que los marcos de las ventanas tienen un estilo neogótico que es realmente interesante. Dice además que está en completo abandono, lo que es una pena, en realidad es una pena cómo todo lo relacionado al ambiente rural está siendo destruido del modo más indiferente.

Es el caso de muchísimas casas hacienda históricas a lo largo del Perú.

Así es. Miremos nomás a la hacienda Punchauca, en qué estado patético está. Mil veces dijeron que la iban a arreglar por el bicentenario y sigue ahí en el abandono total. Y ahora el tema de la pandemia por el Covid 19 les ha servido mucho para justificar todo, y dicen que no pueden hacer nada porque con esto de la pandemia ya se les arregló todo. En estas fotografías veo que, además, hay un espacio enorme al costado de la capilla donde podían haber levantado el centro comunal. Es realmente indignante».

Estado actual de casa hacienda Punchauca, aquí don José de San Martín se reunió con el Virrey La Serna para discutir los términos de la independencia.

Bajo este sistema de “declaración previa”, se ha permitido también la destrucción de sitios arqueológicos, los que, una vez destruidos, pasan a ser “declarados preventivamente” bajo protección. Pero bajo el régimen de miopía que vivimos se vienen cometiendo atrocidades como la destrucción de un bien histórico de valor incalculable, mientras las autoridades del Ministerio de Cultura son capaces de afirmar que no pasó nada porque NO forma parte de lo que ellos consideran como patrimonio.

Al parecer tampoco hay siquiera la voluntad de establecer criterios para la protección de entornos –eso que se conoce como “zona de amortiguamiento”–, algo que sería ya débil e insuficiente a estas alturas, pero al menos demostraría que en el Ministerio de Cultura hay funcionarios capaces siquiera de demostrar un mínimo interés por proteger la herencia cultural de todos los peruanos. Y así nos vamos acercando cada vez más al Bicentenario.

Lima Gris


Casa Hacienda Retes: «Tenemos información de que maquinaria pesada pertenece a la Municipalidad de Huaral»

Por Gabriel Rimachi Sialer

El día jueves 02 de julio el director del Museo Arqueológico de Huaral, Antonio Bazán Velásquez, denunció ante el ministerio de Cultura la posible demolición de la capilla de la ex casa hacienda de Retes, considerada por ley como patrimonio histórico de la nación. Esa noche el ministerio de cultura se comunicó con el señor Aldo Cotrina, presidente del centro poblado de Retes, para conminarlo a no realizar acto alguno. A las 6 de la mañana del viernes 03 de julio, Aldo Cotrina acompañado de maquinaria pesada procedió a demoler la antigua capilla de la casa hacienda de Retes, donde ahora se levantará un centro comunal.

El Ministerio de cultura nos envió un comunicado donde se indica que la capilla no forma parte del patrimonio por no hallarse “dentro del área”, pero, consultando con la especialista Dr. Sandra Negro, entendimos que es imposible desvincular esta estructura del “todo” que la tipología de la casa hacienda define.

Ante nuestras publicaciones, la Municipalidad de Huaral y algunos funcionarios intentan confundir a la población mediante algunas páginas web donde incluso mencionan que Lima Gris «se ha rectificado». Esto resulta anecdótico y revela el nerviosismo de los funcionarios de las instituciones encargadas de velar por el patrimonio cultural. Acá recalcamos que Lima Gris en ningún momento se ha rectificado sobre la destrucción de nuestro monumento histórico. Hacemos un llamado a la comunidad de Huaral para que no se deje sorprender con publicaciones que intentan confundir a la opinión pública. Este tipo de manejo de los medios para desinformar nos recuerda a la época más oscura del fujimontesinismo.

Conversamos entonces con Antonio Bazán Velásquez, director del Museo Arqueológico de Huaral para conocer más sobre este delicado tema y las medidas que se tomarán al respecto.

Hemos recibido un comunicado del Ministerio de Cultura donde indican que la capilla de la casa hacienda de Retes estaría a 80 metros de la casa principal, y no forma parte del conjunto histórico, por eso mismo, no se le considera patrimonio.

Eso es completamente falso. A mí me gustaría saber quién es el que ha elaborado ese comunicado porque, para que exista alguna responsabilidad sobre lo que se afirma, debe existir algún nombre de alguien que se responsabilice. Sabiendo quién lo ha elaborado, sabremos si ha sido un especialista, y si ha cometido un error pues debe ser inmediatamente denunciado porque todo funcionario público está sujeto a las leyes.

¿Por qué es que, dentro de la resolución del INC no se considera a la capilla como parte de la ex casa hacienda de Retes?

Para hacer la declaratoria de un bien cultural se debe empezar por la solicitud de declaratoria que, en el año 2008, realizó la municipalidad, y pareciera que quienes estuvieron a cargo de la responsabilidad de declaratoria han obviado por algunas razones que desconocemos, la carga histórica que tiene Huaral y lo han obviado, pero eso no quiere decir de que no esté protegido por ley. La identificación y el registro de nuestros bienes culturales es un libro abierto en el Ministerio de Cultura. No está cerrado. Siempre hay nuevos hallazgos, nuevos descubrimientos, y en este caso esto se sabía desde hace muchos años, pero el Ministerio de Cultura nunca se ha manifestado al respecto, porque no solamente hemos solicitado el trámite para la casa hacienda de Retes sino también para la de Pasamayo, de Huando, de Cuyo, etc., que no poseen la protección del Estado porque no cuentan con esa declaratoria.

Según dicta la ley, los municipios están en la obligación de velar, promover y difundir el patrimonio arqueológico, histórico y artístico que se encuentren dentro de su jurisdicción, y esto incluye inversión económica para tal fin. ¿Cuál es la ayuda económica que han recibido para el mantenimiento, conservación, puesta en valor, investigación, etc. de parte de la Municipalidad de Huaral?

No recibimos ningún tipo de ayuda, ni económica ni moral. Ni de la Municipalidad de Huaral ni del Ministerio de Cultura ni de ninguna otra entidad estatal o privada.  Este es un trabajado que realizamos ad-honorem, no somos asalariados del Estado. Por ello en más de una ocasión hemos tenido que salir a enfrentarnos a las autoridades que desconocen el valor histórico de nuestro patrimonio.

¿A qué le atribuye usted esta actitud tomando en cuenta que estamos a menos de un año de celebrar el bicentenario?

El señor Aldo Cotrina dice que recientemente ha sido elegido presidente del centro poblado, pero esa directiva es una pseudo directiva, porque no tiene personería jurídica y, es más, todos los terrenos que se encuentran en Retes aún pertenecen a la Cooperativa Agraria, por eso mismo no poseen el saneamiento físico legal por el cual la Cooperativa, que ya no está en funciones, haga entrega de sus tierras para que estas obtengan los beneficios de ley. El Estado no puede invertir sobre propiedad privada, y por eso mismo Retes no cuenta con agua, desagüe, veredas, pistas y una serie de cosas que le faltan. Entonces, si las tierras están a nombre de la Cooperativa de Retes, es ilógico que exista una directiva del centro poblado porque ¿qué administraría si no tiene nada como pertenencias? Sin embargo, esta directiva, a través del señor Cotrina, ha estado pidiendo dinero casa por casa para contratar maquinaria pesada para la demolición de la Capilla. Por eso mismo nosotros hemos enviado alertas y comunicaciones a todas las instancias: el Ministerio de Cultura, la viceministra, el área de patrimonio, la arquitecta Chiquilín, a toda esa jerarquía el informamos de nuestra preocupación por la demolición de la Capilla, porque nos habían informado de su demolición, pero el ministerio de Cultura tomó esto a la ligera. Nos hemos tenido que quejar con la arquitecta Chiquilín por esta actitud tan ligera y ella manifestó que ya se había oficiado al Gobierno Regional y a la policía cuando el Gobierno Regional no tiene oficinas en Huaral y sus oficinas están en Huacho. Después de exigir una medida más pronta, ellos programaron una visita para el día lunes 06 de julio, pero el viernes 03 por la mañana la capilla fue demolida. Ahora, tenemos información de buena fuente de que esta maquinaria pesada pertenece a la Municipalidad de Huaral, es decir que el señor Cotrina habría coordinado con algún funcionario de la municipalidad para que demuelan ese inmueble. Estamos esperando finalizar las investigaciones para realizar las denuncias correspondientes.

La Dra. Sandra Negro explicó en una entrevista que la Capilla es parte inherente de la casa hacienda porque forma parte de un todo arquitectónico ¿Cuáles son los criterios con los que el Ministerio de Cultura define qué es o no es parte del patrimonio histórico del Perú?

Yo agradezco que hayan consultado con una persona especializada en el tema, que además ha brindado una respuesta muy concreta. Lamentablemente el personal que elaboró ese expediente de declaratoria no ha estado bien preparado para reconocer el legado cultural que existe aquí en el valle. Ahora, aquí nos han visitado también destacados arquitectos y restauradores de ICOMOS como José María Gálvez Pérez, Silvia de los Ríos, y hemos estado trabajando coordinadamente con el arquitecto Miguel Guzmán de la universidad Ricardo Palma. Tenemos pues el conocimiento de profesionales en el tema, que se respalda con evidencia gráfica como las fotos aéreas de 1940 y 1945 o las informaciones de Max Uhle en 1908 que registró algunas casas hacienda. Tras el terremoto de 1940, la capilla sufrió fuertes alteraciones y tuvieron que construir una nueva, utilizando la edificación antigua como un almacén. Recordemos que Retes fue uno de los centros algodoneros más importantes del Perú. Lo mismo ocurrió a partir de 1971 cuando se crean las cooperativas agrarias que funcionaron hasta inicios de los 90. La investigadora del Ministerio de Cultura, Olinda Villa Estévez halló un cementerio al interior de la Capilla.

Hallan cuerpos de soldados de la guerra de la independencia, con sus uniformes e implementos…

Así es, por eso es que yo no entiendo la actitud de las autoridades y de la propia municipalidad de querer hacernos creer que no es importante la antigua capilla, que no está dentro de la ley, que no está declarada, que no es patrimonio. A mí me gustaría que la municipalidad se pronuncie formalmente y explique qué piensa de la demolición: fue o no un atentado de lesa cultura, hay o no culpabilidad funcional, hay o no responsables de la demolición o simplemente no les importa.

Me comentó que alrededor de las zonas consideradas patrimonio existe un área que se conoce como “de amortiguamiento” ¿cuánto en metraje corresponde para este caso? ¿dentro de este metraje se hallaría comprendida la Capilla?

Estamos hablando de un área mínima de 100 metros, aproximadamente, alrededor del inmueble. Pero eso tiene que ser aprobado. Lo que tiene que hacer la oficina de patrimonio histórico es enviar a su especialista, trazar una poligonal, plasmarlo en un plano y este ser aprobado mediante una resolución directoral para que tenga valor legal. Ese es el procedimiento.

Huaral no puede darse el lujo de perder su memoria histórica. A diferencia de otros lugares, Huaral solo tiene un lugar de referencia histórica vinculada a la gesta emancipadora del libertador San Martín, que es la casa hacienda Retes. La demolición de esta capilla es el reflejo del grado de educación y desconocimiento de la sociedad.

Aquí un video sobre lo que viene sucediendo en Huaral.

Lima Gris

También podría gustarte