Artistas cubanos exponen en Ecuador cruces entre historia y política desde lo visual

871

Luz y oscuridad. Pasado y presente. Memoria y futuro. Particular y universal… Un juego dicotómico, donde la historia y la política se entrecruzan, exploran las miradas de Luis Gárciga y el dúo Celia – Yunior, artistas cubanos que registran las dinámicas sociales desde la instalación, el video mapping y la fotografía.
Con propuestas diversas, pero que convergen en el sentido de reflexionar sobre la realidad social de los espacios que habitan, los artistas presentan ‘Seis ojos y tres lenguas vigilando de reojo’, exposición que se exhibe en Arte Actual de la Flacso en Quito.
Desde el título, los expositores plantean que sus miradas no pierden de vista nada –un reojo atento los confabula-, para después hacer que su obra sea la extensión de su ‘lengua’, de expresar su sentir.

La muestra exhibe cuatro video-instalaciones de Luis Gárciga, así como una serie de fotografías, una instalación y tres video instalaciones de Celia-Yunior; para instalar un diálogo que parte desde los cuestionamientos que se plantean sobre caminar por lo que les parece incierto, por lo que les incomoda.

La exposición se divide en dos ambientes: un espacio con luz y otro donde la oscuridad prima. De esta manera, los artistas invitan a que los espectadores caminen ‘En cuerda floja’ (tal como se titula la convocatoria que ganaron y que les permite desarrollar su proyecto expositivo). Esto, gracias a su propuesta que gira en torno a la idea de ‘trapecista en la cuerda’, develando la incertidumbre que deja la (des) información en estos tiempos.

Celia – Yunior

Ambos artistas se mimetizan, marcan una unidad compacta. Quizás, apelando a la metáfora, su registro fotográfico sobre el pasado y presente de las viviendas de las personas acaudaladas de Cuba, sea la síntesis de lo que ellos representan (por supuesto, en sentido figurado).

Resulta que la serie de escáner expone la casa, aludiendo que esta cede a una especie de planta que la acompaña. Los artistas juegan con el concepto de ‘planta epífita’ para reflexionar sobre el espíritu de las casas que, curiosamente, terminan envolviendo a las instituciones nacionales que ahora albergan estos espacios: un espíritu que se torna como una camisa de fuerza conservadora, una metáfora de lo implacable de la historia.

Después, la inventiva popular –la riqueza creativa en medio de las adversidades- se evidencia en ‘La administración en tiempos de plástico reciclado’: una serie de objetos realizados por los cubanos para ser expendidos hasta superar al mercado estatal y demostrar que “la realidad es más grande que las regulaciones legales”, tal como afirma Celia.

La dicotomía temporal –pasado y presente: para desembocar en el futuro-, también son abordados por el dúo, quienes ‘pedalean’ en el tiempo para expresar sus reflexiones. Aliándose a la ironía, ellos parten de una bicicleta –que hace referencia a las obsoletas bicicletas Pipián- que sirve de soporte del proyector que muestra los grandes emprendimientos que prepara la Isla, gracias a la reciente apertura económica.

“Ahora nos venden la idea de un nuevo puerto, o un sitio para parque acuático, así como cosas exóticas como una cancha de golf. La reflexión es: cómo llegamos a eso cuando produjimos una bicicleta que no funcionaba hasta llegar a unos megaproyectos”, explica, entre la duda y la ironía, Celia.

La Hora

También podría gustarte