El brasileño Augusto de Campos fue reconocido con el premio iberoaméricano de poesía Pablo Neruda

804

Los escritores Silvia Guerra (Uruguay), Juan Manuel Roca (Colombia) y los chilenos Óscar Hahn y Carmen Berenguer, eligieron al autor brasileroAugusto de Campos como el ganador de la versión 2015 del Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda.

El Ministro de Cultura, Ernesto Ottone, fue quien le comunicó la noticia al poeta, a través de una llamada telefónica, ocasión en la que destacó que la distinción fue asignada de manera unánime. “Es la primera vez que un poeta brasilero recibe este honor. El jurado ha valorado y reconocido el aporte que usted ha significado para todo nuestro continente”, indicó la autoridad.

El Secretario de Estado agregó que este reconocimiento es un orgullo para el Consejo de la Cultura: “en estos doce años, esta distinción ha adquirido vuelo propio. Hoy el jurado ha tenido una visión de consenso respecto a que nuestro espacio iberoamericano es la lengua española, pero también la portuguesa, y esto es un gran aporte al continente. Estamos contentos, porque se trata de un poeta que durante más de 60 años ha trabajado para abrir campos en otros lenguajes y disciplinas artísticas”.

Por su parte, Augusto de Campos agradeció este reconocimiento: “me siento muy honrado por acordarse de mí y de mi obra. Les agradezco muchísimo por todo lo que Chile representa para Brasil y para la experiencia literaria. Tantos nombres importantes como Pablo Neruda, Vicente Huidobro y Nicanor Parra, que son una proximidad poética muy grande”.

El anuncio se realizó en el Espacio Estravagario de la Casa Museo La Chascona, con la presencia del Director Ejecutivo de la Fundación Pablo Neruda, Fernando Sáez, y la Secretaria Ejecutiva del Consejo del Libro, Regina Rodríguez.

En nombre del jurado, el escritor colombiano Juan Manuel Roca destacó la obra del poeta premiado, la que calificó como “un cambio revolucionario y una ruptura que se enrocó con las vertientes no tradicionales de la poesía brasilera y continental. Su énfasis en la poesía visual abrió nuevos caminos para la expresión artística, lo que mismo que a través del video arte”.

Fundador de la poesía concreta

Augusto de Campos (Sao Paulo, 1931), poeta, ensayista, traductor, abogado y crítico literario y musical brasileño, es autor de una excepcional producción poética que aporta sugerentes innovaciones a la lírica experimental del siglo XX. Es considerado como uno de los fundadores -junto con su hermano Haroldo y el también poeta paulista Décio Pignatari- del movimiento internacional denominado Poesía Concreta o Concretismo.

A comienzos de la década de los cincuenta, recién cumplidos los veinte años de edad, se dio a conocer como escritor por medio del poemario “O Rei menos o reino” (El rey menos el reino, 1951). Entre sus obras destacan “Antología Noigandres” (1963); “Linguaviagem” (1967); “Equivocábulos” (1970); “Colidouescapo” (1971); “Poemóbiles” (1968 -1974) (1974); “Caixa Preta” (1975); “Expoemas” (1980- 1985) (1985); “Não” (1990); “ Despoesía” (1979-1993); “Poesía é Risco” (CD-libro, antología poético- musical que abarca desde “O Rei Menos o Reino” a “Despoemas”, en colaboración con Cid Campos).

En el marco de la poesía concreta, de Campos ha utilizado soportes que trascienden el medio impreso, incursionando en el video arte, la computación gráfica y hologramas, entre otras técnicas.

Además, ha escrito ensayos como “Re/visão de Sousândre” (1964), escrito en colaboración con su hermano Haroldo de Campos; “Teoría da poesía concreta” (1965), en colaboración con Haroldo y con Décio Pignatari; “Balanço da bossa e outras bossas” (1974); “Re/visão de Kilkerry” (1971); “Revistas re/vistas: Os antropófagos” (1975); “ Poesía, antipoesía, antropofagia” (1978); y “Música de invenção” (1998), entre otros.

El Premio Iberoamericano de Poesía fue creado en 2004 por acuerdo entre el CNCA y la Fundación Pablo Neruda, como parte de los homenajes por el centenario del poeta. Es de carácter anual y consiste en una medalla, un diploma firmado por la Presidenta de la República y el Ministro Presidente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, y 60.000 dólares, lo que lo sitúa como uno de los galardones más relevantes de habla hispana.

La distinción, que será entregada en los próximos meses por la Presidenta Michelle Bachelet, contempla además, la edición de una antología poética del autor.

Los poetas que han ganado las versiones anteriores de este galardón son el mexicano José Emilio Pacheco (2004), el argentino Juan Gelman (2005), el nicaragüense Ernesto Cardenal (2009), los peruanos Carlos Germán Belli (2006) y Antonio Cisneros (2010); los cubanos Fina García-Marruz (2007), José Kozer (2013) y Reina María Rodríguez (2014), junto con los chilenos Carmen Berenguer (2008), Óscar Hahn (2011) y    Nicanor Parra (2012).

Consejo Nacional de la Cultura y las Artes

Reconocimiento a la disidencia poética

El autor brasileño, uno de los fundadores del movimiento Poesía Concreta, fue reconocido por haber iniciado “un desplazamiento hacia otros lenguajes como la plástica y la música en un diálogo con lo popular”. Caetano Veloso musicalizó varios de sus poemas.

Lo imprevisto estalla en las imágenes espaciales y sonoras de la obra de Augusto de Campos. Uno de los fundadores del movimiento Poesía Concreta, junto con su hermano mayor Haroldo (1929-2003) y con Décio Pignatari (1927-2012), fue galardonado con el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda, dotado de 60 mil dólares, por “su larga y fecunda trayectoria, cuya aventura inició un desplazamiento hacia otros lenguajes como la plástica y la música en un diálogo con lo popular”, fundamentó el jurado. Una de las renovaciones más audaces y radicales de la poesía latinoamericana provocó virulentos rechazos. El creador de amuletos verbales, que transformó los modos de leer y escribir poesía, fue acusado de matar a la poesía brasileña. Después de seis décadas de pertinaz disidencia, el padre de esas criaturas mutantes, que Caetano Veloso supo apreciar como pocos al musicalizar varios de sus poemas –como “Pulsar” o “Días, días, días”–, continúa poniendo el cuerpo ante las balas de jóvenes o viejos pistoleros que todavía lo cuestionan. Desde San Pablo, donde nació y vive, el poeta de 84 años agradeció este reconocimiento que se concedió por primera vez a un autor de Brasil. “Me siento muy honrado por acordarse de mí y de mi obra. Les agradezco muchísimo por todo lo que Chile representa para la experiencia literaria, con tantos nombres importantes como Pablo Neruda, Vicente Huidobro y Nicanor Parra, que son una proximidad poética muy grande”, dijo De Campos.

El jurado integrado por Silvia Guerra (Uruguay), Juan Manuel Roca (Colombia), Carmen Berenguer (Chile) y Oscar Hahn (Chile) eligió por unanimidad premiar a De Campos. “Su énfasis en la poesía visual abrió nuevos caminos a la expresión artística a través del videoarte”, explicó Roca en el espacio Estravagario, de la Casa Museo La Chascona, de la Fundación Pablo Neruda en Santiago, de Chile, y agregó que la obra del poeta brasileño implicó “un cambio revolucionario y una ruptura que se enrocó con las vertientes no tradicionales de la poesía brasileña y continental”. Hahn afirmó que “uno de los problemas de la poesía visual es que es difícil presentarla en libros porque se pierde muchísimo”. “Quisimos premiar que la poesía también es plural y que no puede haber una tendencia única dominante que lo aborde todo.” El ministro de Cultura, Ernesto Ottone Ramírez, quien le comunicó la noticia al ganador a través de una llamada telefónica, subrayó que el Premio Iberoamericano Pablo Neruda ha adquirido vuelo propio. “Hoy el jurado ha tenido una visión de consenso respecto a que nuestro espacio iberoamericano es la lengua española, pero también la portuguesa, y esto es un gran aporte al continente. Estamos contentos, porque se trata de un poeta que durante más de 60 años ha trabajado para abrir campos en otros lenguajes y disciplinas artísticas”, destacó el ministro de Cultura.

Este premio, que otorga el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de Chile a un autor de reconocida trayectoria de la poesía de Iberoamérica, fue creado en 2004 con motivo del centenario del nacimiento de Neruda. Desde entonces fueron reconocidos el mexicano José Emilio Pacheco (2004), Juan Gelman (2005), el peruano Carlos Germán Belli (2006), la cubana Fina García Marruz (2007), la chilena Carmen Berenguer (2008), el nicaragüense Ernesto Cardenal (2009), el peruano Antonio Cisneros (2010), el chileno Oscar Hahn (2011), el chileno Nicanor Parra (2012), el cubano José Kozer (2013) y la cubana Reina María Rodríguez (2014).

Cuando publicó su primer libro, El rey menos el reino (1951), De Campos –poeta, traductor y crítico musical, nacido en San Pablo el 14 de febrero de 1931– todavía estudiaba Derecho. Pronto abandonaría la carrera para fundar, junto con su hermano Haroldo y Décio Pignatari, el movimiento de poesía concreta en Brasil. Distintos recursos visuales, como la disposición geométrica de las palabras en las páginas, la aplicación de colores y de diferentes tipos de letras caracterizan su obra, que incluye trabajos como Poetamenos (1953), Popcretos (1964), Profilogramas (1966-1974), Equivocábulos (1970) y Caixa Preta (1974), entre otros. Buena parte de su producción ha sido reunida en las colecciones Viva Vaia (1979) y Despoesia (1994). En el prólogo de la reedición de Poemas (Gog y Magog, 2012), la primera antología de De Campos que se publicó en Argentina, con selección, traducción y estudio crítico de Gonzalo Aguilar, Antonio Risério lo califica de inventor y maestro. “Inventor es el poeta cuya obra nos revela procesos poéticos hasta entonces inéditos. Maestro es quien se adueña de esos procesos, combinándolos particularmente en una obra al mismo tiempo serena y sanguínea. Augusto de Campos, como pocos, sintetiza ambas luces: es inventor (…) y se ha convertido en un maestro de procesos que él mismo y otros (…) inventaron.”

En una entrevista de Página/12, De Campos recordó que la poesía concreta sigue dividiendo las aguas en Brasil. “En mi país somos muy discutidos. Si somos tan discutidos es porque estamos vivos, porque incomodamos, ¿no? Somos una especie de piedra en el camino de la poesía brasileña. Hay mucha gente que aún nos considera como monstruos de la poesía porque dice que la matamos.” Aunque reconoció que ahora hay menos resistencias que en la década del ’50, cuando sufrieron “los peores ataques posibles”, el poeta precisó que son pocos los que aceptaron el desafío propuesto hace más de medio siglo. “Lo más común es que se escriba poesía como si la poesía concreta no hubiera existido. La discusión sobre la poesía concreta en Brasil no terminó, siempre aparece un joven pistolero que nos quiere desafiar.”

Página 12

También podría gustarte