Argentina: Ricardo Piglia ganó el premio Formentor

833

Ricardo Piglia ganó el prestigioso premio Formentor

“Una obra narrativa que se desenvuelve armónicamente entre la originalidad y la cultura popular y la tradición más exigente”. Así definió el jurado del Premio Formentor el trabajo literario de Ricardo Piglia (Adrogué, 1941), cuando ayer lo anunció ganador de la edición 2015 del galardón, dotado con 50.000 euros.

El Formentor, que se entregará el 25 de septiembre, fue creado por la editorial Seix Barral en 1961 y se entregó hasta 1967 en el Hotel Formentor de Mallorca, que se había convertido en una especie de foro literario. Desde 2011 volvió a entregarse y ahora reconoce a Piglia por su obra completa. Según el jurado, la obra de Piglia “está por encima del proceso de desliteraturización que padece la novelística actual” porque en sus ficciones el autor también les brinda a los lectores “la mirada de un crítico literario perspicaz y el conocimiento de un teórico de la literatura”.

El jurado estuvo presidido por Basilio Baltasar –director de la Fundación Santillana– y formado por Darío Villanueva, director de la RAE, y los escritores Félix de Azúa, José Ángel Gonzalez y Marta Sanz. El veredicto habla del escritor que en 1980 publicó Respiración artificial, una de las novelas más destacadas de la entonces nueva literatura argentina; del ensayista que escribió sobre Roberto Arlt, William Faulkner, Julio Cortázar, Macedonio Fernández y, especialmente, Jorge Luis Borges; de uno de los teóricos que pensaron el vínculo entre la ficción y la política en la literatura argentina.

Hablaba, el jurado, del artista que ayer, a los 73 años y enfermo de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), dijo que recibía el premio con alegría y agradecimiento y que la creación literaria resiste en la actualidad porque “uno de sus horizontes es, justamente, contar cómo sobreviven los hombres en esta intemperie que no tiene fin”.

Desde que recibió una mención especial en la edición de 1967 del premio Casa de las Américas por su libro de cuentos Jaulario, Piglia fue reconocido con el Premio Planeta, el Konex de Brillante y el Rómulo Gallegos. Con el Formentor, subirá a un podio donde estuvieron autores como Samuel Beckett, Jorge Semprún, Witold Gombrovicz, Carlos Fuentes y el mismísimo Borges.

“La de Piglia es una de esas obras en las que la literatura alcanza su plena autoconciencia. No son muchos los casos en los que eso se consigue –otro es Borges, por supuesto–; Piglia lo hace además con una tensión narrativa admirable”, opinó el escritor y crítico literario Martín Kohan, consultado por Clarín. “Considero más que merecido cualquier premio que le den a Piglia, incluso el Nobel. No sólo es un autor importantísimo, sino una persona muy generosa con su sabiduría”, sostuvo Daniel Link, también escritor y crítico literario: alcanza verBorges, por Piglia, el ciclo de clases televisadas que el autor de Blanco nocturno dio sobre Borges por la TV Pública para estar de acuerdo.

Emilio Renzi, un personaje que apareció como tal en su cuento “La invasión”, de 1967, fue en muchas ocasiones quien le permitió a su autor hablar del mundo de la literatura. Tal vez la reflexión de más largo aliento sea la que está por publicarse, en septiembre de este año, en Los diarios de Emilio Renzi (Ver recuadro).

“El reconocimiento de los colegas es el mejor halago al que podemos aspirar”, reflexionó Piglia ayer, ante la admiración del mundo literario.

Clarín

La originalidad le valió a Piglia el Premio Formentor

Como en 1961, cuando Jorge Luis Borges fue reconocido por Ficciones -y a criterio del jurado tuvo que compartir aquella distinción con el irlandés Samuel Beckett-, el Premio Formentor de las Letras 2015 recayó ayer, más de medio siglo después, en otro argentino: Ricardo Piglia. Recibirá 50.000 euros, pero para una figura de su talla, mayor será, sin duda, el prestigio de ser considerado «autor de una obra narrativa que se desenvuelve armónicamente entre la originalidad y la cultura popular y la tradición más exigente», según se pronunció el jurado presidido por Basilio Baltasar e integrado por el director de la Real Academia Española, Darío Villanueva, y los escritores Félix de Azúa, José Ángel González y Marta Sanz.

La de Piglia es una obra que está «por encima del proceso de desliteraturización que padece la novelística actual», se lee en el fallo, que destacó «el talento, el ingenio y la audacia» con que el argentino supo sostener ese «universo paralelo de lo literario».

El Premio Formentor le llega a Ricardo Piglia en un momento muy particular: es posible que, a pesar de la enfermedad que padece hace tiempo (una esclerosis lateral amiotrófica, ELA), nunca haya publicado tantos libros en un lapso tan breve como sucedió en los últimos dos años: una antología personal, novelas (El camino de Ida), clases y conversaciones (La forma inicial) y, para septiembre, sus diarios, la obra de una vida que toma el nombre de su personaje más emblemático:Los diarios de Emilio Renzi.

Es éste, además, un premio a su medida por dos motivos: por un lado fue ganado anteriormente por dos de los escritores de los que Piglia más se ocupó: Borges y Witold Gombrowicz. Y, por otra parte, porque el Formentor tiene en su trayectoria la característica de distinguir una obra que persiguiera la originalidad y buscara ampliar el horizonte de las estrategias narrativas. En el caso de Piglia, el jurado también hizo notar que la literatura del autor «orquesta como pocas un homenaje a la diversidad y traducibilidad de los relatos del mundo, y ha elevado a rango estético de primera magnitud el hablar de literatura y departir de escritores, reficcionalizando obras, autores, anécdotas o azares con rara maestría y refinado espíritu». Así, este galardón reconoce con justicia que la marca más original de Piglia consistió en hacer literatura con la literatura misma, en una continuidad que confunden realidad, crítica, autobiografía y ficción pura.

Al conocer la noticia, el escritor declaró que recibe esta distinción literaria con «alegría» y agradecimiento, y comentó que la literatura persiste en la época actual porque «uno de sus horizontes es, justamente, contar cómo sobreviven los hombres en esta intemperie que no tiene fin». Y continuó: «Malos tiempos para la lí­rica, dijo el poeta en un poema donde exaltaba el coraje y la ironí­a de los que perseveran sin transigir. El reconocimiento de los colegas es el mejor halago al que podemos aspirar».

La entrega de este premio que los últimos tres años quedó en manos de escritores españoles, Juan Goytisolo, Javier Marías y Enrique Vila-Matas, está prevista para el 25 septiembre, en Mallorca. Casualmente, la fecha coincidirá con la publicación del primero de los tres tomos de los Los diarios de Emilio Renzi, Los años de formación, esperado proyecto que, de forma simultánea, lanzará Anagrama en España y la Argentina.

Piglia nació en Adrogué, Buenos Aires, en 1941. En 1967 apareció su primer libro de relatos, La invasión, Premio Casa de las Américas. En 1980 se publicó Respiración artificial, de gran repercusión en el ambiente literario. La ciudad ausente fue llevada a la ópera por el compositor Gerardo Gandini y Plata quemada tuvo una exitosa versión cinematográfica. Junto a su obra de ficción desarrolló una importante tarea como crítico y ensayista.

La Nación

Piglia profesor:

También podría gustarte