El swing criollo o la manera de sentir la cumbia por los costarricenses

2.278

Swing criollo: de música para la “chusma” a Patrimonio Cultural Intangible

La peculiar forma en la que se baila la cumbia en Costa Rica nunca fue tan aceptada como es ahora. Antes el “brincadito” y el “adelante, adelante, atrás” solamente lo bailaba la gente “chusma”, es decir, aquella que no pertenecía a ciertas clases “con clase”.

Sin embargo, con el paso del tiempo los ticos fueron adoptando estas coreografías como suyas e implementaron más pasos.

A esta forma de bailar se le conoce como swing criollo, un producto 100% costarricense que, gracias a su impulsora Ligia Torijano, ya ha viajado hasta Taiwán, Alemania, España, Inglaterra, Suiza, México y Perú.

El arraigo del swing criollo con los costarricenses lo convirtió en Patrimonio cultural inmaterial en el 2012.

Según el Decreto Ejecutivo que lo describe como tal, el swing criollo tuvo su origen a mediados del siglo XX en determinados salones de baile de la ciudad de San José. Como resultado de la hibridación entre ritmos musicales basados en la cumbia y giros propios del baile del swingestaodunidense de los años 50.

“Permiso… viene el Swing”

Como investigadora, coreógrafa y promotora de esta forma de bailar, Ligia Torijano, ha preparado un espectáculo al que ha llamado “Permiso… viene el Swing”.

Junto a los integrantes de su compañía la Cuna del Swing, la Banda de Conciertos de Guanacaste y Mario Alberto Cañas como guionista y locutor, Torijano pretende hacer un recorrido histórico del Swing Criollo en Costa Rica.

El espectáculo se llevará a cabo el sábado 11 de julio en el Teatro Melico Salazar a las 7:00 p.m.

Las entradas tienen un costo de 3500 o 5000 colones dependiendo la localidad.

CR Hoy

También podría gustarte