El cine crece desde el corto

816

Una nueva plataforma de efectos visuales y de una particular manera de plasmar realidades de un país, se constituyen en el arte emergente captado en los cortometrajes.

Es un trabajo realizado más por el corazón, con una total libertad creativa, que debe quedar registrada en escasos minutos y que en muchos casos se refiere a la visión que se tenga del existencialismo.

Dentro de este contexto, en el Centro Cultural de España en Tegucigalpa, se lleva a cabo el festival “Honduras en Corto”, que como su nombre lo indica es el trabajo de cineastas nacionales que pretenden darle una posición al país en el campo cinematográfico.

Estas realizaciones audiovisuales son producciones de la Asociación Hondureña de Cineastas y Linterna Mágica, que buscan el desarrollo de la cinematografía nacional, con los pequeños pasos que constituyen un corto.

Según Nolban Medrano productor de cine, en Honduras se realizan tres festivales de esta naturaleza en el año y explica que la novedad de este ciclo es que están agrupados por las tendencias mundialmente aceptadas, ficción, documental, comercial y artística.

El ciclo está dividido en cuatro temáticas: películas de recuperación comercial, animaciones por computadoras, documentales y cine de autor.

La jornada arrancó el 5 de agosto con la película “La huelga” de Ángel Maldonado.

Medrano menciona que los escenarios juegan un papel importante para el autor, por lo que la mayoría de las cintas fueron grabadas enconocidos escenarios de Tegucigalpa y de La Mosquitia.

Señaló que esta es la primera vez que la muestra de 21 cortos se presenta en conjunto marcando la diferencia por su calidad técnica, interpretativa y expresiva, además del equilibrio que tienen en sus propuestas ya sea de impacto social y la problemática de país.

Entre las producciones que el público puede disfrutar están: “La huelga” de Ángel Maldonado; “A falta de pan” de Shirley Rodríguez; “Mali” de Diego Rivera; “Umbral y Oscuro Cardenal” de Adrián Guerra; “El Chacal” de Ángel Maldonado; Corruptus” de Michael Bendeck; “Solo Sebastián” de Elizabeth Figueroa y René Pack, entre otros.

El experto del cine con 28 años de recorrido expuso que la mayoría de los cortos en que participan productores de distintas edades, se han presentado en espacios públicos y sitios web.

Los productores abordaron temas conflictivos del país como la corrupción, el narcotráfico, la violencia, la desilusión, la niñez.

También manifestó que producir en Honduras es más barato porque es un terreno virgen y que varios de los cortos que se están proyectando en este ciclo han ganado en festivales internacionales.

Los amantes del arte cinematográfico podrán disfrutar de 21 proyecciones netamente hondureñas hasta el 26 de agosto.

La taquilla se abre todos los miércoles a las 6:30 de la tarde en el Centro Cultural de España en Tegucigalpa.

La Tribuna

También podría gustarte