Chile: la obra «Pinochet», censurada en tiempos dictatoriales, vuelve a la escena teatral

La compañía de teatro “Perro Muerto” rescata la obra que en 1986 no pudo ver la luz, una original y punzante versión que se estrena este jueves 24 de septiembre en el Teatro de la Universidad Arcis. Sus protagonistas son cuatro personajes influyentes del régimen y sobre cómo imaginan el futuro de Chile: Jaime Guzmán, Raúl Hasbún, Lucía Hiriart y Manuel Contreras.

Una obra de teatro que fue censurada en Santiago en 1986 y cuyo texto original se perdió en plena dictadura será finalmente estrenada este jueves en el Teatro de la Universidad Arcis.

Se trata de “Pinochet”, del dramaturgo Rolando “Negro” Vargas, que fue recuperada por la compañía de teatro “Perro Muerto”. En el montaje cuatro personajes influyentes del régimen imaginan el futuro del país: Jaime Guzmán, Raúl Hasbún, Lucía Hiriart y Manuel Contreras.

“Nuestro trabajo es una reconstrucción que se aleja del lenguaje realista”, explica el director Sebastián Squella. “Los actores encarnan discursos, ideas, con un ritmo bastante vertiginoso y cargado de un humor crudo y mucha rudeza. No es una obra historicista, ni pretende serlo, por el contrario, habla del Chile de hoy, y así desde nuestro lenguaje particular opina sobre lo que es para nosotros el teatro político y la historia”.

Desaparecidos

Vargas, cuyo paradero se desconoce en la actualidad, estaba en proceso de montar la obra junto a su compañía “Teatro Conjunto” cuando éste se vio interrumpido. Una de las actrices del montaje, que desea permanecer en el anonimato, ayudó a la compañía Perro Muerto a reconstruir la obra.

Como no hay más registros que la vivencia de algunos de los integrantes del elenco original, la reconstrucción se llevó a cabo sobre la base de sus testimonios. Es una reconstrucción sin material escrito, un ejercicio sobre la memoria.

Así, dentro del espectáculo se mezclan dos capas importantes: la primera es la obra y sus temas y la segunda es la reconstrucción.

Las preguntas

La obra intenta responder varias preguntas en torno a sus protagonistas y sobre cómo estos piensan el futuro de Chile, un proceso que está lleno de incertidumbre y de miedos. ¿Cómo será la transición para ellos? ¿Qué deben hacer? ¿Cuáles son los pasos a seguir?

Un montaje que habla sobre el poder y los sueños de una clase dominante que se imagina su lugar en el futuro de Chile y sobre cómo el proyecto país de hace treinta años se contrasta con el Chile actual, según sus creadores.

“La reconstrucción sólo cobra sentido cuando alude al Chile actual, cuando el tema está vigente, ya que si no es así la obra se transforma en una pieza de museo, muerta», concluye Squella.

Coordenadas:

Dónde: Teatro Universidad Arcis , Erasmo Escala 2728, Santiago Centro, Metro U.L.A

Cuándo: Desde el 24 de Septiembre hasta el 17 de Octubre.

Cuánto: Entrada Liberada

Horario: De Jueves a Sábado a las 20:30 hrs.

Reservas: [email protected] / 8- 2516166 – 5- 2980549

Ficha Artística:

Dirección: Sebastián Squella.

Asistente de dirección: Victoria Iglesias.

Dramaturgia: Rolando Vargas – Teatro Perro Muerto.

Elenco: Camilo Venegas, Nicolás Calderón, Rodrigo Florechaes, Valeria Aguilar.

Diseño Integral: Javier Pavez.

Producción: Victoria Iglesias, Valeria Aguilar.

Publicado en El Mostrador

Vuelve “Pinochet”, la obra que fue censurada en dictadura

Poco se sabe sobre la obra de Rolando “Negro” Vargas; no hay documentos académicos que den cuenta de su legado, no existen biografías formales, sus escritos están la mayoría perdidos, no hay certeza de que haya muerto y tampoco se sabe si Rolando era su verdadero nombre.

De su historia sólo existen pequeños datos. Por ejemplo, se conoce que fundó el Teatro Conjunto, que jamás estudió formalmente, que venía del sur y que por supuesto, en el año 1986 escribió una obra que fue censurada por la dictadura. El título de ésta era sugerente: Pinochet.

Durante mucho tiempo este trabajo estuvo oculto, presente sólo en la memoria de quienes participaron en este montaje, sin embargo, este 24 de septiembre la compañía de Teatro Perro Muerto rememorará el texto escrito por Vargas.

Esto ya que a través de un trabajo de investigación, la compañía logró reconstruir la obra.

“Esto partió por una conversación que tuve con una señora que había sido actriz. Así llegamos a la historia de una obra en la que había participado cuando ella era joven. Me empezó a contar esta historia y así nos encontramos con esta obra”, explicó el director de Pinochet, Sebastián Squella.

En este sentido, Sebastián Squella comentó que uno de los mayores obstáculos de esta obra fue, precisamente, dar con material relacionado con Rolando Vargas.

“No hay información, sólo hay material de investigación de estudiantes, pero cosas muy precarias en cuanto a información. Y nosotros lo único que teníamos era este testimonio de esta actriz. Entonces, a través de este testimonio hicimos una reconstrucción del texto”, señaló.

Al respecto, Sebastián Squella comentó que la actriz que brindó el testimonio tenía dos documentos en donde existían detalles del montaje. “Ella nos iba diciendo: ya la obra partía así, luego venía esto, de esto otro no me acuerdo mucho. Entonces, hicimos todo ese punteo de la obra, y comenzamos a investigar y empezamos este texto dramático.  Y en eso estuvimos trabajando alrededor de un año”, dijo Squella.

En esta obra los personajes principales son José Toribio Merino, Lucia Hiriart, Jaime Guzmán, el Cura Hasbun y, por supuesto, Augusto Pinochet. Durante su encuentro, los protagonistas van revelando sus miedos e incertidumbres, en un contexto donde las dictaduras latinoamericanas comienzan a declinar.

De acuerdo a esto, Squella manifestó que una de las grandes preocupaciones que tienen los protagonistas es: “¿qué pasará si los comunistas vuelven al poder?”.

Por otro lado, Squella indicó que los personajes, más que ser un fiel reflejo de los que rodearon a Pinochet, representan ideologías.

“Cada uno de los personajes representan la ideología. No nos interesa imitar, sino los recursos que ellos representan, como la moral, la iglesia, la ética, la ideología, la violencia y el poder”.

Por último Squella, explicó que uno de los objetivos de la obra tiene que ver con cuestionar el poder.

“La obra habla y critica mucho el poder. Yo creo que este es uno de los principales puntos de enfoques de la obra y de cómo el poder se perpetúa en distintos ámbitos y trasciende, más allá de los gobiernos de turno”, dijo.

Publicado en Radio Universidad de Chile
También podría gustarte