Bolivia: siete artistas que dan la cara por Santa Cruz

22.616

Ellos con su arte homenajean día a día a su amada Santa Cruz. Apasionados y destacados en lo que hacen llevan muy orgullosos la bandera verde, blanco y verde por los caminos que recorren. Las siete artes tienen sus exponentes cruceños, que con sus obras han dejado en alto el nombre del departamento. Muchos de ellos han dejado sus huellas en la ciudad así como lo hizo la pintora Roxana Hartmann, que realizó su primer mural en una pared por la zona de La plazuela Calleja. «Este lugar es nostálgico y emblemático para mí», asegura la pintora que ahora vive en el departamento paceño.  «Ahora que ya no estoy en Santa Cruz el romance con mi ciudad es mucho más fuerte y lo vivo cuando digo que soy cruceña», relató.

Tiernos recuerdos. Su amor  por el arte les deja a flor de piel los recuerdos que vivieron en la tierra que los vio nacer. «Recuerdo el sabor ácido y dulce del achachairú. Dormir con la ventana abierta. Despertar con el alboroto de los loros volando sobre la casa de mis padres: el sonido más bonito de la tierra», recuerda la escritora Liliana Colanzi, que actualmente es reconocida internacionalmente como una de las más destacada de la literatura boliviana. Mientras que la artista en danza, Andrea Scotta destaca entre sus recuerdos más preciados cuando «la ciudad tiñe su asfalto de colores al florecer los tajibos y  los toborochis».

Un lugar de oportunidades. «Santa Cruz es la tierra de la oportunidad, no lo digo yo, lo dicen las estadísticas y la inmigración interna. Tenemos vivientes de todos los departamentos de Bolivia y en gran cantidad, que vienen buscando mejores días», enfatizó Arturo Molina, destacado y reconocido en el ámbito musical. «Es la tierra donde se recibe a todo el que viene con los brazos abiertos, es el departamento más pujante  y con grandes deseos de progreso constante. Todo el que viene siente esta sinergia, la entiende así y la practica», añadió. Tanto, Hartmann, Molina, Colanzi, Scotta así como el joven escultor Darwin Ibáñez, el cineasta Tomás Bascopé y el arquitecto Humberto Beltrán tiene algo en común; aman su tierra y no la cambiarían.

Roxana Hartmann
Artista Plástica

Su bandera es su ciudad de origen. La artista, que actualmente vive en la ciudad de La Paz, rescata de ser cruceño «la simpleza con respecto a la vida y la honestidad. Tenemos en común el hecho de decir las cosas como se las piensa». «Mi bandera es ser la artista cruceña», agrega.

Humberto Beltrán
Arquitecto

Ama la fiesta al estilo cruceño. Amante de su tierra subraya que la capital necesita de una arquitectura urbanística. No tenemos bien proyectado las avenidas, faltó un poco de visión. «Si tuviera que hacer algo para Santa Cruz sería una reestructuración urbanística», subraya el profesional.

Tomás Bascopé
Cineasta

Procura dejar en alto a su región. Director de la película «El ascensor» se define como una persona que busca por sobre todas las cosas dejar en alto el nombre de Santa Cruz. «Necesito de mi ciudad para hacer arte», manifiesta Bascopé que en 2008 trabajo un proyecto audiovisual que se convirtió en una de las cintas más elogiadas por la crítica nacional. Fue  ganadora del Premio del Público en el Festival de Viña del Mar, en 2010. Actualmente trabaja en la propuesta de la cinta «Manos arriba» en la que participan  actores reconocidos como  Cristian Mercado, Marcos Rivero y Alejandro Molina.

Arturo Molina
Músico

Los sonidos que le ha dado su tierra. El músico que dice sentirse  muy orgulloso de ser cruceño cuando ve las orquestas que hay en Santa Cruz o cuando en la radio escucha una canción, que se ha producido en el departamento, tiene una lista larga de recuerdos de los que destaca su época de estudiante.  «Yo estudié en el Instituto de Bellas Artes. Estudiaba además de la secundaria el violín y formaba parte de la orquesta. Prácticamente estaba todo el día con mis compañeros que también eran músicos», recuerda el experto que ha formado una fuerte afinidad con los amigos de su adolescencia, que mantiene latente hasta hoy en día.

Darwin Ibáñez
Escultor

Su incomparable santa cruz de la ‘tierra’ . Desde sus 16 años se apegó a la escultura. Ha pasado por diferentes ciudades fuera del país pero admite «que no hay otro lugar  mejor que Santa Cruz».  Aunque Darwin bromea con sus amigos y cambia el término «Sierra» por «tierra» reconoce que a pesar de sus fuertes vientos la ciudad oriental ha crecido bastante. «La gente afuera piensa que es un pueblito, y cuando ya están acá se encuentran con un panorama muy distinto y se sorprenden con la hermosura que tiene», manifiesta el escultor que no cambiaría el departamento por otro lugar.

Andrea Scotta
Experta en danza

‘No hay tierra como mi tierra’. Para la artista el lugar donde nació es un suelo fértil. «Todo aquello que se siembra da frutos, es una ciudad que te ofrece oportunidades», dice con orgullo y agrega que su gente es proactiva, pujante y muy trabajadora. «No hay tierra como mi tierra», entona.

Liliana Colanzi
Escritora

Una posición determinante. La escritora confiesa que de regalarle algo a su tierra apostaría por la creación de una verdadera infraestructura en favor de las artes, la cultura, las humanidades. «Se ha concentrado en el ámbito empresarial y ha descuidado el área de cultura», reconoce.

Publicado en El Día
También podría gustarte