El Ministerio la Cultura venezolano organizará la I Bienal del Sur: Pueblos en Resistencia, en la ciudad de Caracas a partir de Noviembre

20 artistas nacionales fueron seleccionados para participar en la I Bienal del Sur, Pueblos en resistencia. La información fue anunciada en rueda de prensa por el comité curatorial de la Bienal, junto al ministro del Poder Popular para la Cultura, Reinaldo Iturriza, y autoridades del Instituto de las Artes, de la Imagen y el Espacio (Iartes).

Esta cita del arte, que pretende reunir en la ciudad de Caracas a más de 100 artistas visuales del mundo, ya ha invitado a 6 maestros del arte venezolano. Según se dio a conocer en la rueda de prensa realizada en la sala Gladys Meneses del Iartes, los artistas invitados son: Beatriz Blanco, Colette Delozanne, Omira Lugo, Ender Cepeda, Juan Calzadilla y Saul Huerta.

Según expuso Laura Carrera, miembro del comité curatorial, durante el tiempo de recepción de proyectos a la Bienal -que se realizó desde el 25 de marzo hasta el 14 de junio- se recibieron 126 propuestas artísticas de diversas técnicas, en las que destacaron las que se sustentan en un discurso contrahegemónico.

Los artistas nacionales seleccionados son los siguientes: Ramón Silverio, Rodrigo Benavides, Maximilliam Nowotka,Teresa Carreño, Jorge Rojas, Maú Valerio, Joel Nacache Toro, Ernesto León, Colon Prada, Pablo Diego Pérez (KALAKA), Natalia Rondón, Laotse Armas, Jesús Quintero, Carolina Campos, Nelson Miranda, Susana Arwas, Ramón Morales Rossi, Luis Moreno, Franklin Fernández, y Guillermo Colmenares.

En palabras de la directora general de Iartes, Morella Jurado, la I Bienal del Sur busca ser “una fiesta nacional que promueva a Venezuela como un destino turístico cultural, mostrando artistas que vienen trabajando contra la hegemonía”. Asimismo, adelantó que la Bienal será un espacio para la confluencia del arte mundial donde el visitante “encontrará un espacio para el alma, para el arte comprometido”.

Por su parte, el ministro del Poder Popular para la Cultura, Reinaldo Iturriza, señaló que la Bienal del Sur “reivindica la necesidad de establecer lazos con los países del sur en materia cultural. Además, es una apuesta que busca que el ciudadano común se involucre progresivamente con lo artístico, abonando en la construcción de una sociedad igualitaria”.

Los artistas participantes dialogarán con sus obras sobre diversos temas: Géneros, cuerpos y poder; Geografías, fronteras y migraciones; Identidades y memorias: enlaces y discontinuidades; Mercantilización de la vida.

Aunque aun permanece abierta la convocatoria internacional, ya se tiene un primer listado de 14 países que han confirmado su participación en este encuentro del arte: Argentina, Argelia, Brasil, Chile, Honduras, México, Jamaica, Trinidad y Tobago, Egipto, Nicaragua, Palestina, Guatemala, Costa Rica y Cuba.

Publicado en Hoy Venezuela

Entre noviembre de 2015 y febrero de 2016 el Museo de Bellas Artes de Caracas será el epicentro del primer encuentro mundial del arte de izquierda, con la realización de la I Bienal del Sur. Pueblos en resistencia, que convoca a más de cien artistas visuales provenientes de cuarenta países de América Central, América del Sur, África, Asia y El Caribe.

La I Bienal del Sur es una iniciativa del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, a través del Instituto de las Artes de la Imagen y el Espacio, Iartes, que emerge como una alternativa para construir escenarios de interacción cultural desde los pueblos en resistencia, ubicados en los cinco continentes, para el establecimiento de estéticas que estén orientadas a la construcción de nuevos discursos plásticos.

Al respecto, Morella Jurado, directora general del Iartes, dio detalles sobre esta primera cita del arte antiimperialista que, según ella: “promete ser una hecatombe para la estructura comercial y manipuladora de las bienales de arte”.

¿De dónde surge el concepto de la I Bienal del Sur: Pueblos en Resistencia?

Venezuela no ha tenido verdaderamente una bienal internacional. Para lograr que Venezuela sea un centro turístico cultural, uno de los mecanismos es tener una bienal de arte, así como se hace en Venecia, en Sao Paulo, Canadá. Pero esta, por su puesto, tenía que ser una bienal sui generis porque nosotros somos el pueblo ejemplo de la esperanza del mundo, porque estamos trabajando desde la Revolución Bolivariana. Teníamos que tener una bienal que se comprometiera y estuviese acorde con la revolución.

La Bienal del Sur está concebida desde la geografía viva de Chávez, que se va alimentando de aquellos países donde el proceso político en contra de la hegemonía imperialista se está viviendo en cada uno de sus territorios. ¿Para qué? Para saber y comprender cuáles son esas estéticas de la resistencia a nivel mundial.

¿En qué se diferencia esta Bienal de los acostumbrados encuentros internacionales del arte?

Nunca se había visto un proyecto de este tipo. Todas las bienales internacionales de arte son y se han convertido, a lo largo de los años, en vitrinas para la compra y venta de arte de la hegemonía capitalista. Es decir, a mí me interesa que un artista que yo tengo representado en mi colección vaya a las diferentes bienales, porque una vez él se presente en esa bienal, su obra, y por supuesto la que tengo yo en mi acervo, tiene una plusvalía, una ganancia, y puedo venderla cinco o diez veces más de lo que la compré. Ese es todo el mecanismo. Se invierte en forma de apoyo para manipular la posibilidad de que ese artista esté dentro de las bienales más importante. En Venezuela ese canon se rompe.

Nosotros estamos buscando artistas que verdaderamente tengan una propuesta de izquierda, con un discurso antiimperialista, no como una cosa panfletaria, porque nada tiene que ver con eso. Estamos trabajando con investigadores y curadores nacionales e internacionales bajo el criterio de desarrollar unas propuestas válidas que van más allá del panfleto, porque la política es un acto simbólico y nada mejor que el ámbito de las artes visuales para proponer esa estrategia.

La Bienal del Sur promete ser una hecatombe para la estructura comercial y manipuladora de las bienales de arte.

¿Qué tipo de propuestas artísticas encontrarán los visitantes en esta I Bienal del Sur?

Los visitantes a las exposiciones de la I Bienal del Sur se encontrarán con un tipo de arte comprometido. Hasta la fecha se tiene confirmada la participación de Kacho, artista plástico cubano de amplia trayectoria. Su trabajo se basa en el tema de los balseros. Su propuesta plástica es de un altísimo nivel. Recibió nuestra invitación con muchísima alegría, es un artista muy comprometido con los procesos sociales y viene además para trabajar en una comunidad.
El público se encontrará con una nueva experiencia de investigación y reflexión. Como sabemos, estamos tocando intereses de alto nivel, estamos poniendo en evidencia toda esa tramoya de las artes visuales en el mundo, y queremos sustentar este proyecto no solo con los grandes artistas que van a venir a Venezuela, sino con todo un marco teórico de investigadores nacionales e internacionales que nos hablarán de la estética del compromiso, de lo bonito de Paulo Freire que era precisamente la estética del compromiso revolucionario, la estética de los países mal llamados del “tercer mundo”, la estética de la descolonización. Estamos invitando a través de la red de intelectuales a que reflexionemos sobre este tema. A esta cita ya nos han confirmado Haití e India. Además, Palestina será nuestro país homenajeado.

¿De dónde surge la iniciativa de situar a Palestina como país homenajeado de este primer encuentro?

Nosotros queremos hacerle un gran homenaje al pueblo de Palestina, un pueblo combatiente, que es además nuestro gran hermano. En el subtexto, esta es una bienal en homenaje a nuestro Comandante Eterno Hugo Chávez, quien nos sembró la conciencia de la solidaridad con todos los pueblos del mundo, pero particularmente con Palestina. Además, no conocemos en Venezuela obras de artistas palestinos.

¿Cómo vislumbra el desarrollo de esta Bienal en el marco de la situación política de Venezuela?

Como el país está pasando por una situación política difícil, se nos presentan muchísimos retos, pero yo siempre recuerdo la anécdota de Simón Bolívar: “Un día en una cena se iba a sentar en una silla y se le rompió el pantalón con un clavo. En ese momento llamó al edecán y le dijo: -por favor todas las sillas de este tipo, mañana a la hora del alba en la plaza mayor. La gente pensó que se había molestado porque se le había roto el pantalón con un clavo. Al día siguiente el edecán, con un cerro de sillas en la plaza mayor, le dice: -aquí están todas las sillas. ¿Qué quiere mi general? ¿Que las quememos? . -No, no, no. Sáquenle los clavos,–dijo Bolívar– que con eso vamos a hacer las municiones ”. Eso es lo que estamos haciendo con la Bienal del Sur.

Publicado en Instituto de las Artes, de la Imagen y del Espacio

Ender Cepeda: La I Bienal del Sur será una ventana para mostrar la resistencia de los pueblos frente al poder hegemónico

“En Venezuela, desde que se nacionalizó el petróleo se vive una guerra contra el imperio, contra esa burguesía apátrida que no quiere al país. Toda la guerra económica, toda esa batalla que está dando el pueblo venezolano es una guerra sin cuartel muy sutil y muy fuerte. Y vamos ganando porque el pueblo está muy consciente de lo que sucede”, reflexionó Ender Cepeda, artista plástico venezolano, al conversar sobre la importancia política de la I Bienal del Sur. Pueblos en resistenciaque organiza el Ministerio del Poder Popular para la Cultura a través de Instituto de las Artes de la Imagen y el Espacio.

A juicio de Cepeda, la Bienal del Sur será una ventana más al mundo para mostrar la resistencia de los pueblos frente al poder hegemónico, será una ventana para mostrar la Venezuela que se crece frente a las dificultades. “La I Bienal del Sur demuestra que el arte se crece más en las crisis que en cualquier otro momento. Hoy, en Venezuela se está pintando, escribiendo, desarrollando obras de teatro más que nunca”, enfatizó.

Ender Cepeda es dibujante y artista plástico con más de cuatro décadas de experiencia en el mundo de las artes visuales, ha sido distinguido con el Premio Nacional de Artes Plásticas 2003 y participará la I Bienal del Sur. Pueblos en resistencia en calidad de maestro invitado.  Expresó su satisfacción por su participación en este encuentro de arte mundial que no sólo mostrará el arte de artistas latinoamericanos sino que va más allá de las fronteras del continente americano y será plataforma para conocer y dialogar sobre la estética de países de los cinco continentes que luchan contra el imperialismo.

“Hay que romper con el arte que viene de la transculturización, de ese arte empotado y muy comercial”, fueron las palabras del maestro al referirse a la conceptualización de este encuentro de arte mundial que sitúa entre sus principales objetivos romper con los paradigmas establecidos por las sociedades elitescas que han transformado el arte en un medio comercial.

Las reseñas que hablan de Cepeda y su obra refieren que es un artista plástico que siempre plasma  en el lienzo el tiempo en el cual vive. En esta ocasión, elaboró para la I Bienal del Sur una obra en homenaje a Palestina, país homenajeado en esta edición de la Bienal. La pieza se denomina “El monolito de la Intifada”. Sobre ella, explica: “Es una pieza de buen formato que encierra una gran simbología en homenaje a la lucha del pueblo palestino. Yo lo que hice  fue tomar el elemento de la piedra, que se usaban en la luchas que se conocían como las  intifadas donde el pueblo palestino batallaba en contra de esos tanques proveniente del pueblo israelí y transformarlo, pintarlo y darle un sentido junto a otros elementos”:

Ender Cepeda, es un artista con más de cuatro décadas de trayectoria, merecedor de varios reconocimientos, entre ellos el Premio Nacional de Pintura 2003; fue formalmente convocado a participar por Venezuela en calidad de maestro invitado a la primera edición de la Bienal del Sur. Pueblos en resistencia, cita que tendrá lugar en Caracas desde el primero de noviembre de 2015 hasta febrero de 2016.

Publicado en Hoy Venezuela
También podría gustarte