Muestra de cine documental «Memoria, Verdad y Justicia»

Esta noche a partir de las 18:30 horas en el antiguo Cine Lux se inaugura la séptima edición de la muestra de cine Memoria, Verdad y Justicia cuyo enfoque gira alrededor de la frase “Rupturas del sistema, rupturas de miradas”. Un homenaje al admirable esfuerzo de cientos de miles de guatemaltecos, quienes en los últimos meses expresaron su deseo de construir un país más democrático, más digno y más justo. La muestra está dirigida a todas las personas dispuestas a participar en la plena construcción de los derechos humanos y la reflexión crítica a través del cine comprometido con la realidad. El eje temático de las películas es la política y su representatividad, los mecanismos del poder y su relación con la ciudadanía, la corrupción y la resistencia pacífica a nivel mundial.

La película que inaugura el festival lleva por título “La plaza” (The Square, título original en inglés) y en ella se retrata la primavera egipcia de 2011, sinónimo de liberación para muchos países. Entre los lugares más emblemáticos de Egipto está Tahrir Square, la plaza donde se reunieron miles de jóvenes y ciudadanos de todas las clases y religiones, con un propósito común: derrocar a la dictadura.

Entrega de boletos en taquilla una hora antes de cada proyección. Puede consultar los horarios y la cartelera del Festival a través del siguiente enlace:
http://issuu.com/memoriaguatemala/docs/catalogomvj2015vfinal


 

La VII Muestra de Cine “Memoria Verdad Justicia” retorna a las salas de cine en ciudad de Guatemala a partir del 2 de noviembre luego de atravesar un proceso de autoexilio. En esta ocasión se presenta una selección de 28 películas de 15 países alrededor del mundo bajo el título “Ruptura de sistema, ruptura de miradas”.

El tema central del festival se yergue alrededor de los movimientos ciudadanos de protesta que reunieron a miles de guatemaltecos en la Plaza de la Constitución desde el 25 de abril del presente año. La Hora conversó con el director de la muestra, el cineasta alemán Uli Stelzner para conocer las razones del autoexilio y la propuesta que acompaña esta edición del festival que se ha convertido en una de las principales vitrinas de cine documental en América Latina.

El autoexilio, breve retrospectiva.

El 3 de marzo de 2015 la Muestra de Cine Internacional “Memoria Verdad Justicia” publicó un comunicado de prensa que tomó a muchos por sorpresa: anunciaban un exilio temporal ¿las causas? Inciertas, la conmoción y el descontento del público por perder uno de los festivales más importantes de cine de derechos humanos en la región no se hizo esperar. La censura y la autocensura habían hecho de las suyas.

¿Por qué decidieron autoexiliarse?

La decisión no la tomamos inmediatamente después de la última edición de la muestra en Guatemala porque se trataba de un gran éxito, más de 12 mil personas. Todo funcionó muy bien, recibimos muy buenos comentarios y la gente se mostró contenta. Lo que dejó un mal sabor fue lo que pasó con los conflictos que surgieron, las presiones del gobierno; decidimos tomarnos un tiempo para reflexionar.

Estuvimos obligados a alejarnos de nuestros principios fundamentales que buscan plantear cine documental guatemalteco o cine documental sobre Guatemala, fueron cuatro películas que no pudimos mostrar. Fue a través de una presión muy sutil de parte del gobierno; pararon entrevistas en vivo, llamaron a canales de televisión para que no tocaran temas de determinadas películas y además llamaron a los colegios para que no mandaran a sus estudiantes a la sección que habíamos preparado para centros educativos (Cine 15 plus)

¿Qué entes del Estado ejercieron esta presión?

Es muy difícil. Fueron tres Ministerios diferentes, el ministro de Relaciones Exteriores citó al embajador alemán (aunque la embajada no tiene nada que ver con el festival), me imagino por el hecho de que soy alemán. El Ministerio de Educación presionó a los colegios precisamente por la sección “Cine 15 +” y el Ministerio de Cultura realmente no sé por dónde iba, creo que simplemente recibió presión de otra parte para influir en Espectáculos Públicos, hubo gente de ese ministerio que nos pidió que retiráramos una película porque íbamos a tener muchos problemas, etc., etc. y esas definitivamente no son las condiciones que hacen prosperar un festival.

¿Qué hicieron a partir de ese pequeño gran obstáculo?

Decidimos autoexiliarnos y llevar la muestra a otros países (Alemania y Argentina respectivamente), las experiencias allá fueron muy enriquecedoras. Tuvimos la oportunidad de estrenar cine que había sido censurado en Guatemala, concientizar y llamar la atención. Fue increíble que nuestro festival en el exilio coincidiera en Berlín con el Oso de Plata que recibió la película Ixcanul. Sin embargo nunca dejamos de sentir que nuestro lugar era aquí. Fue a partir de junio, cuando vimos las manifestaciones y tomamos la decisión de regresar a Guatemala.

¿Qué elementos mantiene esta muestra que comparta con las ediciones anteriores y qué novedades presenta?

El concepto de la muestra es tener diferentes secciones: derechos humanos, panorama mundial que exhibe lo más destacado del año en curso. Siempre hemos tenido un enfoque temático que consideramos adecuado para la coyuntura política, económica, social y cultural de Guatemala. Este año la coyuntura prácticamente nos obligó a realizar un programa que tiene que ver con el sistema político democrático en el mundo y los movimientos pacíficos que resisten de alguna manera, las movilizaciones populares y las miradas detrás de escenas de la política.

En Guatemala y en otros países como Grecia, España o en el caso de la Primavera Árabe donde se dan movientes en donde un sistema empieza a desmantelarse y caer, la mirada de los ciudadanos cambia hacia el sistema político sino hacia la sociedad y a sí mismos, son momentos vividos muy especiales por eso se llama “Ruptura de sistema, ruptura de miradas”.

Creo que es una programación que corresponde a la coyuntura actual de Guatemala porque ahora que ya hay presidente, creo que es el momento de reflexionar, ver buen cine, orientarse, asombrarse y debatir cuál puede ser el destino del país.

¿Cuáles son los grandes retos que se les presentan en esta edición y que satisfacciones esperan?

El mayor reto ya pasó y fue quizá hace cuatro meses. El deseo de regresar a Guatemala y la inseguridad por los pocos recursos con los cuales contábamos. Empezás a trabajar y conseguir películas (un proceso bastante largo porque hay que negociar y encontrar las películas). Anunciar la muestra sin tener los recursos se va solucionando porque Guatemala es así y ya tenemos cierta experiencia. En esto momento estamos satisfechos porque hemos logrado prácticamente armar un programa exquisito con películas que son muy difíciles de ver en Guatemala, hay mucho cine actual que está circulando en festivales de cine alrededor del mundo, es una buena mezcla entre información y arte y creo que el equipo ha trabajado increíblemente en un mes para armar este festival que en años anteriores la misma producción nos ha tomado de 3 a 4 meses.

¿Cuál es la historia detrás del origen de este festival?

Hay un inicio específico, el lanzamiento de mi película La Isla que trata sobre los archivos de la Policía Nacional y que se llevó a cabo en el 2010. De antemano sabíamos que esta película iba a causar mucha polémica por la información tan delicada que contiene porque hace un repaso de la violencia política de Guatemala en los últimos 40 años y se indican responsabilidades, eso siempre es una cuerda floja en este país.

Para preparar la premiere de la película que iba a ser un viernes, sábado y domingo en el Teatro Nacional nos inventamos una primera muestra y pasamos cinco películas desde el martes en el Palacio Nacional con la misma temática pero desde otros países que podían contextualizar La Isla en un marco internacional y nos sorprendió que la gente empezó a llegar desde el primer día. A pesar de la amenaza de bomba, cortes de electricidad y presiones por otros lados más informales y a nivel diplomático.

¿Qué pasó con “Cine 15 +”, por qué ya no está en agenda?

Nosotros en general tenemos el problema de que es muy difícil conseguir los recursos para este festival. Por un lado el Estado no corresponde a esa oferta y en ese sentido dependemos mucho de financiamiento externo, ONGs, fundaciones, etc. y un festival de cine de derechos humanos no necesariamente es el objetivo de estas organizaciones entonces casi no podemos contar con una cierta continuidad que necesita un festival para planificar bien y desarrollarse. Siempre empezamos cuatro o cinco meses antes de la fecha prevista y nunca sabemos hasta donde vamos a llegar con los recursos y en este caso hace mes y medio cuando anunciamos de que íbamos a regresar tuvimos una tercera parte del presupuesto básico. Por ende no sabes cuantas películas puedes alquilar porque cada una tiene un costo porque pertenecen a distribuidores fuertes. No sabes cuantas personas puedes invitar o cuanta gente puede trabajar en el equipo y en este caso, el cine 15 + que requiere más tiempo y logística porque las relaciones con los colegios son a veces muy sensibles, hay que hablar con los directores, con los profesores y esto fue prácticamente la sección que tuvimos que sacrificar por falta de recursos y eso para nosotros resulta ser una gran pena al haber visto a cientos de jóvenes en las mañanas con sus profesores talvez ha sido lo más importante del festival porque les abrió un espacio que quizá en sus colegios no lo tienen y entraron en debates y discusiones que normalmente no llevan. Fue una experiencia muy enriquecedora, tanto para los profesores como para los jóvenes. Manejamos el concepto de tener en una misma sala varios tipos de colegios (privados, públicos, etc.)

Esa convivencia era única. A través de una película entrar en un debate en conjunto. Esa es la razón por la cual este año no podemos ofrecer esa sección.

En 2014 la Muestra de Cine Memoria Verdad y Justicia recibió la visita de más de 11 mil cinéfilos a sus proyecciones.
28 películas de 15 países alrededor del mundo se presentan este año en las sedes del festival en ciudad de Guatemala
La inauguración del festival será el lunes 2 de noviembre en el Teatro Lux a partir de las 18:30 horas. Se presentará la película egipcia La Plaza del director Jehan Noujaim.
De 2010 a 2014 se presentaron más de 100 películas de 57 países con 40 invitados internacionales, 115 invitados nacionales y 85 cine-foros realizados.

Para obtener la programación de todas las películas visite http://cinememoriaverdadjusticia.com

Publicado en La Hora

 

También podría gustarte