El Salvador: el heavy metal originario de IndezoquixtiA

1.443

Con un estilo singular, IndezoquixtiA promueve la  música y mensajes de reflexión para el rescate de una cultura por años negada

A través de una  mezcla de hardcore, thrash metal,  ritmos tribales y latinos, utilizando instrumentos autóctonos “IndezoquixtiA”, una agrupación salvadoreña busca  por medio de  la música reivindicar la memoria histórica del país.

Saul  Audon, vocalista de IndezoquixtiA asegura que con la diversidad que caracteriza a este proyecto, persiguen transmitir un mensaje a quienes les escucha,  “El rescate de la cultura de nuestros pueblos originarios, contar la historia del país, reclamar derechos y preservación de los recursos naturales es lo que queremos dejar en cada una de las personas que nos escuchan”, dijo en conversación con ContraPunto.

Según los fundadores de la banda, IndezoquixtiA significa: Indígenas Sangrando Libertad y hace referencia precisamente al ánimo de recordar el legado de las comunidades indígenas y su lucha en el proceso de colonización y conquista de América.

Su primer sencillo, se denomina “Proclama” y se extrae de su primera producción formal: Indígenas Sangrando Libertad.

Audon detalla que  la banda nace en el año 2004 cuando en Santa Ana, Daniel Córdova y Ernesto Lineras, junto con otros integrantes que ya no están en la banda, deciden apostarle y emprender el proyecto.

Inician con toques locales, dándose a conocer y en 2007 participan en el Music Fest, concurso en el que ganan en la categoría,  género rock. Luego la banda se desintegra y a finales de 2013 que vuelven a los escenarios.

Saúl quien también es abogado, ingresa a la banda desde abrir de 2014, cuando ingresó  llevó la propuesta de grabar el trabajo con el que contaba la banda.  “Son seis temas que están grabados y se presentaran  el cinco de diciembre en el Segundo Festival Quezaltecla, que realizará en el bar Rocks ubicado en el paseo el Carmen, Santa Tecla.

Luego de este encuentro musical, también harán una gira en Guatemala y el 26 de diciembre se presentaran en San Salvador en el marco del Navimetal 2015.

IndezoquixtiA sinónimo de libertad, según el vocalista, ha logrado avanzar  con apoyo de un colectivo de la comunidad. Propietarios de microempresas y  amigos de la banda ayudan con un aporte económico simbólico.

“Al final somos colectivo y buscamos por medio de la música, hacer una función social, llevar una propuesta para contribuir al desarrollo del humano y las expresiones artísticas y culturales”, explica el vocalista.

A pesar de tener claro su objetivo y su género, también tocan otros como el punk, reggae y  ska, conocen el ámbito y los exponentes nacionales.

“La idea es originar un poco de reflexión,  hablamos de problemas de aquí del país y de gente que lucho contra injusticias entre ellos,   Roque Dalton y  Anastasio Aquino”, dijo.  El músico también hizo referencia a la ciudad morena, Santa Ana,  como una cuna de músicos rica en cultura y talento. Actualmente le apuesta a la difusión de su propuesta.

Han llevado su música y mensaje a San Salvador, La Libertad, San Ana y entre sus proyecciones está  cubrir el resto de departamentos y visitar otros países de la región centroamericana.

Actualmente además de ser vocalista se encarga de la publicidad e  imagen de la banda y aseguró que hay muchas aspiraciones y proyecciones. Su música ya es reconocida, incluso, por agrupaciones de otros países.

En torno a la conformación de la banda, además de Saúl, está Daniel Córdoba batero y percusionista, estudiante de  piscología y del Nahuatl. Además se dedica a la intervención y gestión cultural. Ernesto Morán quien funge como guitarrista, bajista y compositor es también estudiante de ingeniería industrial.

En conversación con ContraPunto, Saul  quien se define como imaginación por el conjunto de ideas y proyecciones que se plantea, dijo que pese a la segmentación de públicos y géneros musicales, hay aceptación de la gente incluso de la gente adulta y piensan en nuevos proyectos para comercializar el trabajo y poder autosostenerse.

Publicado en Contrapunto
También podría gustarte