Joven panameño gana concurso internacional de cuento

597

Con la obra Un sueño cumplido, el joven panameño Noriel Antonio López logró impresionar al nutrido jurado que conformó la tercera edición del concurso latinoamericano de cuentos “El futuro en nuestras manos”, que organiza la fundación Mapfre y la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI).

“Quise presentar una obra sencilla y fácil de entender, tomando en cuenta un concepto que me parecía importante destacar: la pobreza extrema”, afirma López, quien bajo el seudónimo Tintero de plata, narra la historia de Carlos y sus sueños de bienestar para su familia de Llano Ñopo, en la comarca Ngöbe Buglé, que le hizo merecedor del primer lugar en este certamen internacional.

Explica López, de 16 años y estudiante de IV año en el Instituto David de Chiriquí, que la historia fue creada en dos días y que la escritura se ha convertido para él en una afición que desea seguir cultivando.

El concurso convocó este año a 18 países de América Latina, que presentaron un total de 2 mil 61 cuentos redactados por estudiantes entre los 6 y 18 años.

De esta suma, López resultó el laureado en las categorías nacional y regional de nivel secundario, acompañado de la niña Francheska López, de la Escuela Bilingüe Santa Marta, quien con el cuento El barrio sin futuro, obtuvo una distinción nacional en el segmento de primaria.

La profesora Ileana Caballero fungió como tutora de López durante el certamen y asegura que todas las tardes dedicaban al menos una hora para pulir y sacar lo mejor de la historia. “Sus mejores cualidades es que es un chico que escucha, que pregunta y corrige”, afirma la docente. Ella lo considera como un estudiante trabajador y organizado.

Para López, que actualmente participa en una competición de blogs con el sitio “El arte evolutivo”, el certamen representó una oportunidad para atreverse a compartir sus escritos.

“Quisiera en un futuro ser aviador, sin dejar la escritura de lado, porque creo que sí es posible lograr ambas cosas”, agrega López. También se confiesa un lector ávido y admirador de los autores nacionales Ramón Foseca Mora y Rose Marie Tapia, por ejemplo.

Como premio, López recibió una computadora portátil y una bicicleta. Su tutora, igualmente, obtuvo un computador portátil, mientras que el colegio recibió material didáctico.

Publicado en La Prensa
También podría gustarte