Comenzó el Festival Internacional de Cine de Panamá

827

La Autoridad de Turismo de Panamá, en calidad de co-anfitrión, invita a participar de la gala inaugural de la V edición del Festival Internacional de Cine en Panamá 2016, con el estreno mundial de cinco películas panameñas, a celebrarse del 7 al 13 de abril en cuatro sedes de la ciudad capital.

En su 5°aniversario, IFF Panamá presentará la premiere de un total de cinco películas de producción nacional, entre documentales y filmes de ficción:  Salsipuedes, A la deriva, La ruta, El cheque y Es hora de enamorarse.

También una presentación especial de la cinta Kenke, que ya estuvo en cartelera.  Los estrenos serán en alfombra roja con la participación de directores y actores panameños y miembros de la industria mundial como directores, productores, agentes de ventas y distribuidores que se darán cita en Panamá.

Un total de 40 cintas tendrán su premiere en IFF Panamá, nueve estrenos mundiales, incluyendo las 5 panameñas; tres internacionales y  once latinoamericanas. Las premieres internacionales constan de dos documentales y un largometraje de ficción,  se incluye la nominada al Oscar “Hijo de Saúl”.

Serán cuatro sedes:  el Teatro Balboa, como sede principal, el Teatro Anita Villalaz, Cinépolis Multiplaza y el Mirador del Pacífico en la Cinta Costera II.  El Mirador del Pacífico, a la altura de las canchas de tenis y próximo al Mercado de Mariscos, será la sede de las proyecciones gratuitas de cine al aire libre del viernes 8 de abril al domingo 10.

IFF Panamá 2016 reúne en su selección de presentaciones especiales, obras de Pedro Almodóvar, Raúl Ruiz, Aluizio Abranches y Abner Benaim.  Se presentarán filmes como “Sin filtro”, de Chile, dirigida por Nicolás López; de Brasil, “El niño y el mundo”, dirigida por Alê Abreu y que fue nominada al Oscar; de España “Anacleto: Agente secreto”, dirigida por Javier Ruiz Caldera; de Chile “Un caballo llamado elefante”, dirigida por Andrés Waissbluth.

Bergoña Carbaño, directora de Comunicación y Mercadeo del Festival, expresó el entusiasmo por el crecimiento del programa educativo y de industria, a través del cual IFF Panamá quiere cumplir con sus objetivos en la formación del talento panameño en la industria cinematográfica.

Este año se contará con la participación del cineasta chileno, Patricio Guzmán, uno de los documentalistas más famosos del mundo, quien dictará un seminario con las claves para el desarrollo de una pieza de autor durante cuatro días, tras los cuales mostrará su largometraje documental El botón de nácar, premiado en Los actores Christhopher Gorham y Julian Feder de EE.UU., Noelia Castaño de Argentina, el actor revelación Luis Silva de Venezuela y Anajosé Aldrete, de México, también figuran entre los invitados especiales a la V edición del IFF Panamá.

Igualmente se contará con la visita de destacados actores como el mexicano Damián Alcázar, el joven compositor chileno-americano Nicolas Jaar, el actor venezolano Édgar Ramírez, protagonista de la cinta panameña a estrenarse en agosto Hands of Stone.

Desde la India estarán, el director Kabir Khan y productor Amar Butala; y desde Islandia, el director Grímur Hákonarson.

El festival rendirá un homenaje a la actriz Lucía Bosé, importante representante del neorrealismo italiano, quien ha mantenido su carrera en la actuación por más de seis décadas. En el acto se brindará un pequeño cóctel donde el Alcalde de Panamá le hará entrega de las llaves de la ciudad.

Como en todas sus ediciones, se desarrollarán seminarios, talleres, charlas y paneles.  En oportunidad única, Marisa Paredes y el actor y cantante Miguel Bosé participarán en una sesión de preguntas y respuestas con el público luego de la proyección de la obra temprana del maestro español Pedro lmodóvar, “Tacones lejanos”.

Con la celebración del IFF Panamá 2016, la ATP, espera un aumento en la generación de divisas e impacto a la economía local en ocupación hotelera, restaurantes, tours, comercios y otros servicios turísticos.

Publicado en El Siglo

CURADORAS DEL FESTIVAL DE CINE DE PANAMÁ

Hay toda una logística detrás de la programación de los festivales de cine, y el Festival de Cine de Panamá no es la excepción. Un equipo de cuatro mujeres ve cada película que aplica para ser proyectada y decide cómo, cuándo y dónde la verá el público panameño.

¿Alguna vez se han preguntado quién decide qué películas se proyectarán en elFestival de Cine de Panamá? Resulta que es un equipo de cuatro mujeres que se toma el trabajo de ver cada película que postula para ser proyectada.

Luego de analizarlas individualmente y en conjunto, ellas deciden en qué salas se proyectarán y cómo las organizarán, de tal forma que el público no se pierda ni una si así lo desea.

Ellas son Diana Sánchez, directora artística, que además ha trabajado en el Festival de Cine de Toronto; Pituka Ortega, cineasta panameña y directora del festival; Diana Cadavid, directora de programación; y Fanny Huc, coordinadora de programación.

Tres de cuatro se encuentran permanentemente en Panamá, y nos comparten los detalles de su labor dentro de la organización del festival.

¿Qué tan importante es para ustedes satisfacer y recibir retroalimentación del público? 

Pituka Ortega: Es importantísimo, interesantísimo, y es una de las cosas que realmente se pensaron con mucho cuidado. La cabeza de todo esto es Diana Sánchez, nuestra directora artística, y Diana Cadavid, que trabaja muy de cerca con ella. Yo seré la directora del festival, pero escucho mucho lo que dicen.

Desde un principio entendió [Sánchez] al público panameño, lo que podría ser basándose en la oferta que  ha tenido por muchísimos años.

Ella buscó películas que fueran inteligentes,  interesantes, y que a su vez pudieran llegarle a un público local.

Fanny Huc: Me alegra escuchar que está dándose cuenta el público en general del valor de las mujeres en la toma de decisiones, que siempre lo han sido, pero que quizá antes no se notaba tanto.

Si en éste  grupo hubiese chicos, por la dinámica que hay y por cómo interactuamos entre todos, el resultado sería igual de poderoso. Pero, que seamos mujeres se va a notar también en la programación porque hay directoras fuertes; hay personajes fuertes.

Diana Cadavid: Para nosotras ha sido muy importante desde un principio traer historias que reflejan la realidad panameña desde otros puntos.

En el resto de Latinoamérica, y del mundo, hay muchas historias que se comparten, y ha sido muy gratificante verlo en los cuatro años que llevamos (ya vamos para el quinto). La industria local se ha fortalecido muchísimo de eso, de ver otras historias y empezar a contar las propias, reflejando la identidad cultural del país y de la región.

Empezamos con un programa de Centroamérica y el Caribe que tenía tres o cuatro películas, y ahora ya vamos por 10 películas en el programa; este año tenemos seis producciones panameñas y  creemos que el festival ha tenido un impacto real en ese crecimiento.

Hemos visto  en las salas cómo la gente empieza a pedir un cine diferente después de la experiencia del festival. Entonces, el año entero la gente está buscando otras opciones y  hemos sido fundamentales en dar esa chispa.

También es importante decir que contamos con un programa de cine internacional y es súper importante, porque está compuesto por películas que están teniendo mucha fuerza en el circuito de festivales internacionales, y eso hace que el  festival empiece a sonar también fuera del país.

Justamente, Pituka me estaba comentando de los números y del impacto tan grande que el programa tiene, y en mostrar Panamá afuera.

Si vas a festivales tan importantes como el de Cannes, ya Panamá tiene un espacio allí.

Pituka:  Y tiene un público también extraordinariamente atento, interesado en el festival, y realmente es impresionante cómo ha trascendido la marca país en el contexto cultural; cuando medios como HBO, Cinemax y Variety te cubren, cuando las ganancias rebasan los 8 millones de dólares solamente el año pasado, y eso es lo que podemos contabilizar, lo que podemos determinar con claridad, y todo el mundo está muy impactado con lo que está ocurriendo en Panamá a tan corto plazo, que está ocurriendo por su posición geográfica, por su infraestructura, por lo que es la gente aquí.

Todos estos aspectos han hecho que Panamá sea una plataforma no solamente para el cine nacional, sino también para toda la región latinoamericana, y con mucho hincapié  en Centroamérica y el Caribe.

¿Cómo eligen las películas que van a la programación del festival?

Fanny: Hay muchos criterios que se toman en cuenta, pero a veces queremos sorprender. Hay temas que queremos tocar y hay una convocatoria muy grande de películas interesadas en estar en el Festival de Cine de Panamá.

Hay de todo, seleccionamos las películas que tengan relevancia, temas de interés, y tomamos mucho en cuenta la trayectoria del director, su historial, qué temas ha tocado antes que sean relevantes para la población.

Hay mucha tela que cortar, es un trabajo individual con cada pieza. Vemos cómo puede impactar al público o no, hay películas que igual son muy buenas pero no las tenemos en el festival por varias razones.

Diana: Sí, es un proceso largo. Desde antes de septiembre nos sentamos a pensar con Diana [Sánchez] qué películas están sonando, qué es lo que está pasando en el mundo a nivel cinematográfico, con un enfoque muy particular en Iberoamérica, pero como te digo, también tenemos películas internacionales.

Es un proceso muy orgánico, vamos viendo películas, escuchamos de otras que se están haciendo, que están por salir, hablamos con los directores, con las personas que trabajan en otros festivales que hacen programación.

La curaduría en realidad termina siendo un proceso bastante orgánico, es un proceso colectivo que necesita tiempo y  bastante variación.

Hay veces en que empezamos con unos títulos, a la final existe otro que funciona mejor, y tenemos en cuenta obviamente a qué ha respondido mejor el público panameño en festivales anteriores. Hemos tenido respuestas muy gratificantes.

Nosotros y los directores le damos al público, pero el público también le da muchísimo  al cine y a las películas que traemos; entonces, eso hace que este trabajo sea como el mejor del mundo, porque de verdad se siente que hay una conexión muy real con el desarrollo cultural del país.

¿Cómo, a pesar de las distancias,  colabora el equipo a la hora de elegir las películas?

Fanny: Es bien variable nuestra dinámica. Como te digo, empezamos a trabajar muchos meses antes del festival viendo películas.

Diana [Sánchez], que está en Canadá, y yo, nos comunicamos a larga distancia con mucha frecuencia, compartimos documentos online y tenemos muchas conversaciones telefónicas hasta cuando abre la convocatoria en general, que es cuando la dinámica cambia un poco.

De las películas que hay que mirar, sugerimos, investigamos, compartimos nuevamente y discutimos también.

Es un proceso muy orgánico que no varía hasta que cierra el programa y empieza otro sistema que es la logística de proyectarlas.

La selección y la investigación pasa a un segundo plano hasta el próximo año, y nos centramos en que la proyección sea eficiente, buscando los materiales directamente con el productor o con el distribuidor y pasándola a departamentos diferentes, que cada uno hace algo distinto con esa información hasta verlo en las salas de cine.

Pituka: Cada quien ve las películas individualmente y después las discutimos, y una de las cosas de nuestro festival  es que no es temático. No tiene un tema, no va a ser el  medio ambiente, no va a ser la mujer, no va a ser el país; no es que no lo va a tener nunca, pero hasta la fecha ha sido sumamente intuitivo.

Diana Sánchez es una entendida del cine y es hasta cierto punto académica en ese contexto: tiene una sensibilidad enorme para poder armar un programa que [le permite saber]  cuando ve una película, por más buena que sea, no entra.

No porque no lleve el tema del festival, es porque simplemente no va a funcionar dentro del contexto, es como un tapiz que se arma con las películas que seleccionamos y es muy cónsono con la personalidad del país, que es muy diverso.

Es de mucha colaboración, mucho respeto entre todo el equipo, porque el resto del equipo también ve el material, todo el mundo participa y es de mucha satisfacción ver también ahora que las Dianas y Fanny están armando la programación; qué películas se proyectan, a qué horas y en qué salas; ese trabajo es tenaz.

Diana: Hay una cosa que a mí me parece fundamental dentro de la programación, y es que desde el año pasado  lanzamos una parte del programa que es para trabajos en desarrollo. La proyección empieza cuando las películas no están terminadas todavía.

Entonces, en este concurso que tenemos, que se llama Primera Mirada, escogemos películas de Centroamérica y el Caribe para fortalecer la visión del festival, que es a su vez fortalecer la industria de la región y de acercar el resto de la región a Panamá también.

En este momento estamos viendo las películas que no están terminadas; todavía les hace falta la edición final, la corrección de color, pero podemos ver en ellas el potencial, hacia dónde van, qué tipo de historias están contando, cuál es la sensibilidad del equipo que hizo esa película, y eso es muy enriquecedor también para la programación, en ambos sentidos, porque aprendes a ver las películas de muchas formas diferentes y darle un empujón o aprender a ver hacia dónde están yendo.

¿Solamente seleccionan películas que les ha llegado por medio de la convocatoria?

Diana: Diana [Sánchez] viaja por muchos festivales del mundo viendo películas.

Ella es jurado de festivales en los que también ven películas de otras partes del mundo que están en proceso,  y así empezamos a conocer títulos desde antes de que estos hayan sido lanzados. Tenemos relaciones muy fuertes con otros festivales, con productores, con directores que nos ayudan muchísimo a conseguir películas que de otro modo no llegarían a la convocatoria, y  están las que llegan por convocatoria; entonces es una mezcla de todas.

Fanny: Y pueden ser de cualquier región; de lugares tan lejanos como cercanos. A la convocatoria regular han llegado películas de todas partes del mundo, y es muy interesante la labor de ver qué están pensando estas personas, y ver cómo se asemejan a los mismos problemas que vemos aquí.

Es una profesión muy satisfactoria, una carrera que te da una visión global.

Pituka: El cine une, es una herramienta poderosísima, y aunque no lo quiera, es profundamente político, y la mayoría de las películas que  mostramos tienen  contenido social, aunque sea una comedia o un thriller, allí hay un contenido porque los cineastas que participan de América Latina, de Europa, de Asia, de Medio Oriente, usan el género para decir otras cosas, no viceversa.

Entretienen, pero a la vez te están diciendo algo. Hay una necesidad muy profunda e importante de sacar adelante un cine que de otra manera no se puede ver, y eso es una de las cosas que el Festival de Cine de Panamá quiere hacer, impulsar nuestro cine y el de otros países, porque Panamá tiene esa posibilidad.

Publicado en Ellas

Programación en: iffpanama.org/sites/default/files/historias/iffpanama-programacion-20160404.pdf

También podría gustarte