Proponen reglamentar el chamanismo y la brujería en Bolivia

En diálogo con la ABI, Guillermo Mendoza, viceministro de Defensa de los Derechos del Usuario y Consumidor, dijo que algunas de esas personas que ofrecen servicios esotéricos publican publicidad engañosa principalmente en los medios de comunicación escritos.

«En los próximos días estamos sacando una reglamentación con la finalidad de darles un plazo de horas para que cambien los artes que lanzan por los medios de comunicación o por las redes sociales porque de lo contrario están infringiendo la ley por lo tanto el Viceministerio va caer con todo su rigor contra ellos, (…) consideramos es necesario tener reglas del juego aunque la fe y la creencia son muy difíciles de medir», explicó.

Informó que hace un par de semanas una persona realizó un denuncia inusual al viceministerio contra un curaca, porque le había pagado 17.000 bolivianos para que realice un «amarre poderoso» para que retorne su pareja pero no habría dado resultado.

A consecuencia de ese caso, Mendoza dijo que se realizó un debate interno en el viceministerio a su cargo para ver las formar de regular esos servicios, tomando en cuenta que algunos chamanes, curacas o brujas engañan y estafan a las personas que contratan sus servicios.

Agregó que el reglamento se podría denominar protección del usuario de la creencia y de la fe.

«Cómo podríamos establecer las notas sobre lo que uno cree, es bastante imposible por la subjetividad del tema. (…) Consideramos que los usuarios de la fe y de la creencia también necesitan ciertas seguridades», subrayó.

No obstante, dijo que el Viceministerio de Defensa del Consumidor puede solicitar a curacas, chamanes y brujas a que retiren de los medios de comunicación y las redes sociales la publicidad engañosa, en la que inducen a la población a solicitar sus servicios, prometen ciertos efectos y no los cumplen.

«Tenemos un rango de sanciones claramente establecido en la ley y en relación a la publicidad engañosa son claras nuestras multas, pueden ir en las escalas grave, muy grave y flagrante y recurrente las multas son el UFvs (Unidad de Fomento a la Vivienda)», complementó.

Publicado en Bolivia.com
También podría gustarte