FILGUA, La feria del libro de Guatemala

669

Con la intención de incentivar la lectura, Guatemala acoge la Feria Internacional del Libro (Filgua 2016) desde el 14 al 24 de julio.

El evento coincide con la Feria Internacional del Libro de Centroamérica ( Filcen ) y la gala propiciará el encuentro de reconocidos autores de este y otros países de la región.

Gracias a las acciones heroicas de Raúl Figueroa, presidente de la Gremial de Editores señaló en la inauguración del evento cultural que “las bibliotecas o librerías han logrado sobrevivir». También subrayó que “ Queremos hacer de Guatemala un país de lectores, porque leer nos cambia la vida”. La lectura constituye al desarrollo de las sociedades en el mundo.

La (Filgua) ofrece este año un homenaje al sociólogo y escritor guatemalteco Edelberto Torres Rivas, por sus estudios relativos a las estructuras sociales, cambios sociopolíticos y procesos democráticos en la región y sobre todo en Guatemala.

Reconocidos escritores como la Premio Nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias 2015 Carmen Matute, señaló que “ las letras también deben servir para dar voz a las mujeres, sobre todo a aquellas que no tuvieron la oportunidad de acudir a la escuela” remarcó en su intervención.

Matute es la quinta mujer que obtiene el reconocimiento otorgado cada año por el Ministerio de Cultura y Deporte. En esta oportunidad instó a la solidaridad con las menos favorecidas, así como ayudarlas a ganar en cuanto a conciencia de género.

El encuentro se desarrolla cada año por los lectores en Guatemala en la sede principal del Parque de la Industria, donde unos 53 expositores harán las presentaciones de sus obras, junto a varias casas editoriales así como universidades y bibliotecas.

Publicado en Telesur

FILGUA 2016, un espacio letrado

Por Factor Méndez Doninelli

“¿Por qué leer? Se lee para descifrar las señales del mundo, rebotadas en nuestra “caverna interior”; se lee como si siempre tuviéramos alzheimer: para recordar a cada paso quiénes somos.”
Eloy Martos Núñez. Red de Universidades Lectoras.

La historia de la humanidad está repleta de fragmentos siniestros, saturados de intolerancia y dogmatismo ortodoxo. Tanto en el pasado como el presente, al ritmo del grito, ¡muera la inteligencia!, los libros alimentaron las hogueras: feudalismo, inquisición, fascismo, autocracias, fanatismo islamista, son algunos ejemplos.

En Guatemala, durante el siglo pasado, en el marco de la Guerra fría y la Doctrina de la Seguridad Nacional, las dictaduras militares, como todas, fueron intolerantes con el pensamiento letrado y crítico, por esos años, eran prohibidos los libros de economía política, de marxismo leninismo o antirreligiosos, fueran textos académicos, artísticos o literatura universal, para mencionar algunos, “Introducción a la Filosofía,” de George Politzer; “La madre,” de Máximo Gorki; “Vámonos Patria a caminar,” de Otto René Castillo; “Hombres contra Ombres”, de Efraín de los Ríos; “El diario del Ché”, de Ernesto Guevara; “La historia me absolverá”, de Fidel Castro Ruz; o libros de Vargas Vila, eran títulos y autores satanizados, tenerlos era un delito, se consideraban lecturas prohibidas, subversivas, motivo suficiente para reprimir, encarcelar, torturar, ejecutar o desaparecer a quienes los poseyeran.

En aquellos tenebrosos y turbulentos años, debido a la represión militar, los constantes allanamientos a mi residencia y el posterior exilio, tuve que abandonar tres bibliotecas de varios cientos de volúmenes, que hasta hoy, me irrita el dolor de recordar su pérdida.

Felizmente, esos nefastos tiempos han sido superados, la firma de la Paz y la construcción de la incipiente democracia, han dado nuevos aires a las letras y los libros; ha crecido la actividad editorial diseminando cultura y conocimientos.

Motivo para aplaudir, FILGUA 2016, XIII Feria Internacional del Libro, dedicada al gran intelectual guatemalteco Edelberto Torres-Rivas. FILGUA es un auténtico espacio letrado de convivencia, de interacción, de plena libertad para el debate, la crítica y autocrítica. Un espacio lúdico, de imaginación e innovación. Un espacio para la conversación, el diálogo, el intercambio de ideas, propuestas, enriquecimiento colectivo y construcción de pensamiento alternativo. Es un lugar donde se socializa, se comparten identidades, se ayuda a crear y recrear representaciones sociales. Se impulsa la cultura letrada y se rescatan dos procedimientos atávicos, útiles para moldear el pensamiento simbólico de la humanidad, como son, la narración y el juego.

Chartier, define la cultura letrada a partir de la transmisión entre la escritura y la instrucción. La Organización de las Naciones Unidas para Educación, Ciencia y Cultura UNESCO, la entiende como: la aptitud para comprender y utilizar información escrita en la vida diaria, en casa, el trabajo y la comunidad, para alcanzar metas personales y desarrollar conocimientos. Tal como imaginaron los letrados de la Ilustración, esta cultura estimula el debate abierto y la creación compartida.

Fomentar el deleite por la lectura es cultivar el libre albedrío, es impulsar pensamiento crítico y las libertades de expresión y pensamiento, necesarias para enfrentar la perversidad e intolerancia que frente a la cultura letrada, imponen las dictaduras o los delirios religiosos de cualquier signo. Un libro, es como antorcha en la oscuridad.

Publicado en La Hora

El guatemalteco Maurice Echeverría obtiene el Premio Mesoamericano de Poesía

El escritor guatemalteco Maurice Echeverría ganó el XI Premio Mesoamericano de Poesía Luis Cardoza y Aragón, tras imponerse a decenas de autores de países de la región.

Echeverría, de cuarenta años de edad y una amplia trayectoria como escritor, académico y periodista de cultura en Guatemala, se adjudicó el galardón en el tercer intento.

“La tercera fue la vencida, sabía que lo ganaría. Por las restricciones de edad del concurso, ya no calificaba para una nueva participación”, dijo el autor luego de anunciarse su triunfo este viernes 15 de julio.

“No podemos perder la subterraneidad de la poesía”, dijo Echeverría al recibir el galardón, al tiempo que estimó que “la poesía se mantendrá libre mientras sirva a su verdadero amo, el silencio”.

Echeverría estudió filosofía y letras, es escritor y periodista. Emergió a finales de los noventa junto a un grupo de jóvenes que deseaban galvanizar el ambiente literario de su país. Ha escrito poesía, novela y cuento, y varios de sus relatos han sido traducidos al francés, al alemán y al portugués, y figuran en diversas antologías.

Ha publicado Este cuerpo aquí (1998) La ciudad de los ahogados (1999),Encierro y divagación en tres espacios y un anexo (2001), Sala de espera(2001), Labios (2003) y Diccionario esotérico (2006). Sus cuentos figuran en las antologías Los Centro­ame­ricanos (Guatemala) y Pequeñas resistencias 2 (España), entre otras.

Ha ganado varios certámenes literarios dentro y fuera de su país, como el concurso de novela Mario Monteforte Toledo (2006), con Diccionario esotérico. En el diario guatemalteco El Periódico mantiene la columna Buscando a Syd.

El Premio Mesoamericano de Poesía Luis Cardoza y Aragón es organizado por la embajada de México en conjunto con el Ministerio de Cultura de Guatemala y el Fondo de Cultura Económica (FCE).

El premio consiste en un pago de tres mil dólares, la publicación de la obra a cargo de la Editorial Cultura del gobierno guatemalteco y la distribución de la obra por parte del FCE en sus filiales de la región.

Los organizadores anunciaron también la convocatoria del XII Premio Mesoamericano de Poesía Luis Cardoza y Aragón, dirigida a escritores de lengua española radicados en países de la zona.

Los interesados en participar en el certamen 2016 deben radicar en Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua o Panamá, y tener menos de cuarenta años de edad.

La presentación del ganador del Premio Mesoamericano de Poesía se efectuó el viernes con la presencia del ministro de Cultura y Deportes de Guatemala, José Luis Chea Urrutia, en el marco de la XIII Feria Internacional del Libro en Guatemala (Filgua 2016), que estará abierta hasta el 24 de julio en el Parque de la Industria de la capital.

Publicado en Letralia

Programación en filgua.com/calendar

 

 

También podría gustarte