Pinturas desnudas para nudistas

1.464

Ir a una galería de arte significa sacar el mejor atuendo para lucir elegantes y acordes a la ocasión, ya que muchos lugares dicen “reservarse el derecho de admisión” si no se cumple con ciertas exigencias. Sin embargo, este fin de semana en Medellín se vivió un evento sin precedentes que invitó a sus asistentes a ir con el único traje que se acopla perfecto al cuerpo: la piel natural, sin ropa, para apreciar la belleza del desnudo y sin prejuicios.

En un lugar exótico, controversial y auténtico, como lo es el Parque del Periodista en la capital antioqueña, dentro de la galería “Otro Cuento”, se cumplió la cita con el artista Rafael Sandoval para la inauguración de sus 12 pinturas al óleo y acrílico.

En las piezas se aprecian cuerpos en transparencias, logrando que se fundan con el fondo y los colores, algo así como un cuerpo que está y que no está, que aparece y desaparece. En otras palabras, sus obras muestran la realidad del cuerpo cuando quiere alcanzar la libertad y cuando no.

Sandoval, el inventor de esta hazaña que por primera vez en Colombia y en el mundo se atrevió a desafiar la sacralidad de las galerías y museos, relata aKienyKe.com su obra, “el cuerpo está reprimido por muchas ataduras de la sociedad. Éste siempre ha sido territorio de lucha y control de quienes nos quieren manipular. La manipulación es tan grande que se apodera de la mente, actitud y como tal del cuerpo, por eso mi propuesta con esta obra es liberarnos de todo lo que nos ata y no nos deja avanzar, romper los esquemas que se tienen frente, ver funcionar las cosas tradicionalmente y sobre todo, quiero que las personas que asistieron vivan una experiencia nueva porque estar desnudo es sinónimo de libertad, contrario a lo que algunos conciben como una connotación sexual”.

Para seguir muy de cerca esta original idea, KienyKe.com, estuvo presente en el evento al que inicialmente asistiría un grupo de 50 personas, pero debido a su auge o como dice el artista, “la necesidad que tiene la gente de liberarse de todas sus ataduras”, se debió abrir otro grupo para un total de 110 asistentes, divididos en dos turnos: uno de 7:00 a 9:00 pm y otro de 9:00 a 11:00 pm.

Por dentro, las luces tenues hicieron de la galería un lugar acogedor y un escenario perfecto para camuflar en su recepción al público impaciente y penoso, que ansiaba comenzar el acto y que en su mayoría fue sin acompañantes.

“Tengo 70 años, lo hago por curiosidad, por relajación y más que todo por sentirme libre. No le conté a nadie que venía para acá porque la gente no me entendería y creo que más bien me criticarían. Pienso que frente al tema de los desnudos falta mucha conciencia artística y por eso he venido a apoyarlo”, contó a KienyKe.com Alfonso López, quien hacia parte de la segunda tanda para el desnudo.

Muchos coincidieron en que su mayor miedo era “que los vieran”. En eso se parecen Alfonso y Sebastián Rincón, quien aseguró que estaba “volado de su casa” para asistir a la obra.

“Lo voy a hacer para rendirle tributo a mi cuerpo con la libre expresión y como reflexión también para el cuerpo. Antes de venir no le dije a nadie, estoy volado de mi casa, es algo privado porque sé que me hubieran dicho –“No vaya allá que son uno depravados, morbosos” y siento que en la sociedad hay tabú frente al desnudo”, contó el joven de 25 años, quien esperaba para subir al desnudo.

En el segundo piso

“Quien lo vive es quien lo goza” dice el venezolano Ronaldo Ceballos, residenciado en Medellín y quien se animó a plasmar arte con su cuerpo.

“Ha sido la mejor experiencia de mi vida, es la primera vez que lo hago y siento que a los artistas, les falta hacer más sensibilización al cuerpo humano. Soy pintor y había tenido la posibilidad de ir a muchas inauguraciones, pero ninguna como ésta. Al desnudarme me quité las ataduras que tenía encima y lo más bonito es ver al cuerpo humano sin morbo, departir con personas sin ropa”, Contó el hombre de 55 años quien salió del primer grupo de desnudos.

El público femenino, aunque fue más reducido, también estuvo presente. “Me animé porque me pareció demasiado bonito e interesante. La idea de “Otro Cuento” (galería) es la libre expresión, entonces aquí nos abrimos a todo lo que sea arte y a que cada cual se exprese como quiere. Estar desnuda fue muy bonito, me sentí muy liberada”, afirmó Liliana Cano, dueña de la galería.

Opiniones positivas, que sin duda reclaman escenarios de libre expresión, pero paradójicamente, esos asistentes que reclaman sus derechos se mostraron intimidados y rechazaron cualquier acto de participación en los medios.

Desnudos durante dos horas.

El ritual que dio apertura a las obras de Rafael y cautivó a su público, se ambientó con un escenario tranquilo, en donde la luz de las velas y sillas que formaban un circulo, hacían de testigos para cumplir el objetivo.

“Las personas subieron vestidas, hicimos un circulo, nos presentamos y después yo les expliqué la filosofía que mueve esta propuesta artista, para después cerrar los ojos con una música suave y empezamos a conectarnos son nosotros mismos. Después nos volteamos hacia la pared y empezamos a imaginar el vestido como las cosas negativas que nos atan, por ejemplo, la camisa puede representar el odio que siento por alguien, me la quito como muestra de liberación y así sucesivamente hasta quedar desnudos, despojados y libres para conectarnos con los demás asistentes. Finalmente pasamos a firmar una cartelera en donde expresamos qué tal estuvo la experiencia”, dijo emocionado a KienyKe.com, el anfitrión, quien también desnudo se mostró satisfecho por el objetivo alcanzado.

La obra “Medellín se Desnuda” estará expuesta durante todo el mes de julio y aunque el artista no volverá a hacer el ritual al desnudo, propone que visiten la exposición desnudos y aprovechen este espacio para conectarse con lo más auténtico que tenemos, el cuerpo.

Publicado en KienyKe

Asistentes se desnudan para ver exposición de arte en Medellín

Nudistas acudieron a la inauguración en Medellín de una exposición de pinturas de desnudos que pretende “liberar de ataduras” y ver al cuerpo humano como arte.

La muestra “Medellín se desnuda”, que se abrió este sábado y que incluye doce obras del artista colombiano Rafael Sandoval, buscó que los asistentes a su apertura se conectaran con las pinturas tras despojarse de su ropa en un novedoso ritual.

“Qué bueno es estar totalmente libre mirando arte, y poder ver mi cuerpo sin ropa frente a una pintura de un desnudo”, dijo Sandoval, de 53 años.

Indicó que decidió inaugurar su exposición en la galería de arte “Otro cuento” con un desnudo colectivo y paulatino de los asistentes para “liberarse de las ataduras que la sociedad nos ha traído al cuerpo”.

Con un ritual que involucró música lírica, velas, esencias y frases sobre la desnudez, los 50 asistentes al evento se “desprendieron” de sentimientos negativos, miedos y prejuicios, para luego empezar a disfrutar de las pinturas hechas en óleo y acrílico.

Mujeres y hombres de edades entre los 18 y 70 años “conectaron” con figuras humanas, realzadas con un juego de color, plasmadas en cada obra de artista, que precisó que su estilo son “las transparencias” y mezclar de manera sutil los cuerpos humanos con otras formas.

Para la directora de la galería “Otro cuento”, Liliana Cano, quien participó del desnudo colectivo, fue una experiencia “nueva y bonita” que logró el objetivo, pues “solo se vio arte y belleza en esta inauguración”.

Los asistentes a este espacio coincidieron en que estar sin ropa les permitió expresarse libremente con frases como “la desnudez es tu mejor lencería”. Y de forma “muy artística” lograron mayor conexión con las obras y la música los llevó a otra dimensión.

Los esposos Sergio Álvarez y Luz Adriana Correa se interesaron en asistir a la apertura de la muestra por su gusto por la desnudez y tras percibir que dentro de esta experiencia no había connotación erótica o sexual.

“Quería experimentar esto porque amo la desnudez y no siento vergüenza de mi cuerpo. Me sentí alejada de esa sociedad conservadora y llena de tapujos en la que vivimos”, contó a Efe Correa, quien calificó a la propuesta artística como “innovadora, profunda y liberadora”.

Coincidió su pareja al señalar que esta exposición lo hizo sentir “liviano, libre e igual a los demás”, y resaltó que desnudarse de forma paulatina hizo que “todos nos conectáramos más” con las pinturas y las reflexiones sobre el cuerpo.

El artista colombiano, después de recibir más de cien solicitudes para asistir, anunció quetras el éxito su propuesta en Medellín espera exponer su obra en ciudades como Cali y Bogotá, y que tiene la posibilidad de llevar a Bolivia sus pinturas.

Publicado en El Colombiano
También podría gustarte