¿Censuran la memoria?

1.331

A través de la exposición “Resistencia visual 1992” que se viene exhibiendo en el Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social (LUM) realizada por la artista peruana Lici Ramírez, se ha generado una polémica entre Fujimoristas y sus opositores. «La memoria es una forma poderosa de hacer justicia», aseguran los simpatizantes de la mencionada obra, la misma que ha levantado una ola de críticas.

¿Qué se ve en esta exposición?

La exposición temporal “Resistencia visual 1992. Carpeta colaborativa” reúne 36 grabados, elaborados por distintos artistas y colectivos que han tomado como punto de partida los sucesos ocurridos de dicho año como fecha clave que marcó la historia del Perú.

Esta muestra de serigrafías abordan hechos resaltantes como el 5 de Abril, la captura de Abimael Guzmán, el asesinato de Maria Elena Moyano y Pedro Huilca, los Casos Cantuta y Tarata pero también se abordan temas como las privatizaciones, la prensa basura y la movilización.

 

Polémica.

Todo comenzó luego de la inauguración el 16 de agosto donde asistió, Lici Ramírez, junto con la curadora visual Karen Bernedo. Además, estuvieron familiares de los afectados por la violencia de 1992, activistas por los derechos humanos e instituciones cooperantes, junto al público asistente.

Tras este evento, el partido naranja se levantó en voz sobre la exposición, calificando a la muestra como una agitación al rencor. Más tarde, se supo sobre la salida del director del LUM, Guillermo Nugent, a pedido del ministro de Cultura, Salvador del Solar según la versión del exdirector.

«No habrá la más mínima censura al trabajo artístico, que continúa expuesto conforme a lo programado. No se moverá una sola pieza de la exposición». Así lo dio a conocer Salvador del Solar en su cuenta de Facebook. Desde el Fujimurismo, saludaron la decisión del ministro y negaron que la agrupación haya ejercido algún tipo de presión.

 

Publicado en Diario Correo

El LUM: memoria y verdad

El incidente último que terminó con la renuncia inesperada del director del Lugar de la Memoria (LUM) no es menor. No solo porque la renuncia de Guillermo Nugent es a todas luces un error sino también porque tras de ello hay varios problemas que merecen ser debatidos.

El primero tiene que ver con las relaciones entre la memoria y el poder. Es cierto que el LUM es un lugar especial. No es un museo, tampoco una galería de arte, sino más bien es un espacio que tiene que ver con algo más complejo que es la memoria de una sociedad respecto a lo que nos pasó y por lo tanto a lo que nos pasa hoy día. Todo gran acontecimiento en una sociedad, como lo fueron los años de violencia en nuestro país y las miles de víctimas que nos dejaron, siempre es, y será por mucho tiempo, polémico.

En el Perú, los hechos de la violencia, como se dice, son “frescos”, apenas de ayer. A ello se añade que el recuerdo, porque muchos vivieron o vivimos esos años, está presente. Más aún, la mayoría de actores políticos de esa época (partidos y líderes) siguen presentes e incluso los principales están presos o enjuiciados. Alberto Fujimori, en particular, está en prisión condenado por “golpista”, corrupto y por cometer crímenes de lesa humanidad y una de sus hijas ha fundado un partido que reivindica ese pasado oprobioso, lo que hace que el tema de la memoria, en este caso la interpretación de ese pasado inmediato, sea aún más polémico.

Por eso, no es nada casual que en la explicación personal que dio el ministro de Cultura, Salvador del Solar, luego de un rocambolesco comunicado ministerial que no decía nada –es decir que escondía mucho–, emplee palabras tales como que debe cuidarse que el LUM pueda ser acusado de ser una “institución parcializada”, que hay que “buscar la máxima objetividad posible” y que el responsable de este incidente es el “encargado de conducir el LUM dentro del marco de una visión señalada y acordada mutuamente”.

En este caso, Del Solar responde como político, es decir, como ministro que es, para decirnos que ese poder que él representa no tolerará, en el LUM, otras exposiciones como “Resistencia Visual 1992”. Dicho en palabras del congresista fujimorista Francesco Petrozzi, otrora tenor y, por lo tanto, artista, hay que buscar el “equilibrio”.

El problema es que el “equilibrio” del artista y del arte es muy distinto al “equilibrio” del poder y del político. Los artistas, por lo general, salvo que vivan en una “torre de marfil” como diría J.C. Mariátegui, toman en cuenta y expresan al mismo tiempo ese contexto, pero sus obras son producto de su subjetividad y de su libertad como tales, por lo tanto, únicas. Por eso lo que nos plantean tanto el ministro Salvador del Solar como el congresista Francesco Petrozzi es no solo un arte por encargo, como era en la antigüedad y en los regímenes autoritarios, cuando los artistas dependían del poder y de los mecenas, sino también, como diría Michael Spector, una “mentira confortable” que favorece a un sector de la sociedad y al poder.

El otro tema es el “negacionismo” que no es otra cosa que negar los hechos y las evidencias y que se expresa con mucha fuerza en el país luego de la publicación del Informe de la CVR en el 2003. Muchos han condenado este informe, han negado el número de víctimas, lo que sucedió en lugares como el cuartel Cabitos en Ayacucho donde, finalmente, se aceptó la existencia de un horno crematorio para desaparecer a las víctimas, y hasta acusado, como lo hace María Cecilia Villegas (Correo: 14/09/13), a los miembros de la CVR de ser “primos hermanos” del senderismo y del MRTA por ser, según ella, de izquierda. Ahora último las esterilizaciones forzosas. En realidad, el “negacionismo” no solo niega los hechos y evidencias sino también a las víctimas que un arte por encargo seguramente olvidaría.

Conozco a Guillermo Nugent desde hace casi cincuenta años. Es de esos amigos que te acompañan casi toda una vida. Willy, como lo llamamos, además de ser un gran intelectual es una persona que sabe muy bien dónde está parado y desde dónde mirar la realidad. Por eso creo que su salida del LUM se debe a que escogió estar del lado de la verdad y de las víctimas.

Publicado en La República

Salvador del Solar descarta censura en el LUM tras renuncia de director

A través de sus redes sociales, el ministro de Cultura, Salvador del Solar, se pronunció sobre la salida del director del Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social (LUM), Guillermo Nugent, luego que el congresista fujimorista, Francisco Petrozzi, mostrara su incomodidad por la muestra de serigrafía colectiva denominada “Resistencia visual”, en donde se muestran imágenes alusivas al gobierno de Alberto Fujimori y su asesor Valdimiro Montesinos.

En un mensaje extenso, el ministro Del Solar señaló que desde la primera reunión que tuvo con Guillermom Nugent se planteó de que el LUM sería un espacio en donde todos los peruanos pudieran acercarse sin ser excluidos, atacados y en donde no anticipe o predomine una posición política.

«Desde la primera reunión que tuve con Guillermo Nugent, a poco de haber asumido el cargo, coincidimos en que era muy importante, especialmente en el ambiente de polarización política en el que vivimos, que el LUM se consolidara como un espacio en el que todos los peruanos pudieran acercarse al delicado tema de la memoria con la mirada abierta y, en la medida de lo posible, sin sentirse atacados, excluidos o inclinados a descartar la sola idea de visitar el lugar, de anticipar o suponer el predominio de una visión o posición política sobre otras», señala.

Asimismo, la autoridad señaló que tras ver la muestra esta «despedía una clara sensación general de sesgo que no se corresponde con la que habíamos acordado buscar para el LUM. No hubo oposición a esta impresión, sino más bien el reconocimiento, también por parte de Guillermo, de que efectivamente había elementos claramente inclinados hacia una dirección».

En ese sentido, indicó que en ningún momento se censuró el trabajo artístico, el mismo que seguirá siendo expuesto conforme a lo programado. Sin embargo, señaló que el verdadero asunto de este caso es » es si el LUM es el lugar adecuado para una exposición como ésa; si esa exposición iba en la dirección que habíamos acordado para la conducción del LUM desde el principio. Y la respuesta es que no, claramente no», precisó.

Publicado en DiarioCorreo

En relación a la exposición “Resistencia Visual 1992”, presentada en el Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social – LUM, el Ministerio de Cultura comunica lo siguiente:

  1. La mencionada exposición se encuentra abierta al público. En ningún momento ha sido retirada ni amenazada con serlo y permanecerá en exhibición, como corresponde, de acuerdo a su programación. No ha habido ni es política del Ministerio ningún tipo de censura ni ha existido presión política de ninguna clase.
  2. El LUM es y debe seguir siendo un espacio para el indispensable ejercicio de la memoria, ajeno a sesgos de cualquier índole, de acuerdo con el espíritu de objetividad del Informe Final de la CVR y de su propia muestra permanente.
  3. La renuncia del señor Guillermo Nugent a su cargo de confianza obedece al entendimiento, en un clima de diálogo y consenso, de que podría haberse mellado la crucial credibilidad y legitimidad del LUM ante la ciudadanía.
Publicado en CulturaPerú

Luis Lama y Víctor Vich sobre la problemática del LUM y el Ministerio de Cultura

El reconocido critico de arte Luis Lama y el critico literario Víctor Vich, se pronunciaron sobre la problemática que se vive en el LUM, debido a la muestra “Resistencia visual 1992”,  exposición que le costó el cargo a su ex director Guillermo Nugent.

LUIS LAMA

Lamento decirlo pero nuestro Ministro de Cultura está totalmente despistado en cuanto a la libertad de ideas y a su difusión. La clara sensación de sesgo de la que habla el ministro es inevitable en cualquier exposición de esta índole. Es imposible no involucrar los sentimientos ante hechos tan recientes.

Un Lugar de la Memoria debe funcionar como un medio de comunicación con la sociedad, sin ningún tipo de continencias, salvo el rigor. Si hubo un sesgo en la muestra,bastaba poner las advertencias de lugar como en una película, pero no retirar la confianza a su director.

Otra alternativa era hacer otra exposición con un punto de vista opuesto pero de ningún modo llegar a esta decisión final. Creo que hemos madurado lo suficiente para poder ver también una exposición que glorifique a Fujimori y formar nuestras propias conclusiones. No necesitamos tutelajes ministeriales.

Esta carta de Salvador del Solar sólo pone de manifiesto el enorme poder que tiene el fujimorismo en el Gobierno del Perú. Una vergüenza.

VÍCTOR VICH

Los lamentables sucesos ocurridos últimamente en el Lugar de la Memoria (LUM) deben servir para repensar su funcionamiento y garantizar su autonomía. El LUM no puede ser una institución cuyas muestras dependan de los comentarios de un congresista o de las opiniones de un ministro. Tiene que ser una institución que sea capaz de justificar sus propuestas y que se dedique, sobre todo, a activar importantes debates públicos sobre ellas.

Las exposiciones son importantes si generan discusión y debate. Hay que subrayar, sin embargo, que estas nunca pueden ser del todo equilibradas porque ni la historia ni el arte son realidades equilibradas. Eso lo sabemos todos. Equilibrado, sí, tiene que ser el debate o, mejor dicho, la permanente discusión pública para aprender a reconfigurar posiciones y a aceptar, entre todos, los horrores de la historia.

Es probable que a muchos congresistas no les haya gustado el reciente fallo que condena las matanzas realizadas por miembros del ejército en el cuartel ‘Los Cabitos’, pero destituir al juez implicaría regresar al pasado.

Lo sucedido con el LUM desconcierta y preocupa mucho porque establece un grave precedente. El director del LUM no puede estar sujeto a coyunturas y no puede removerse de esa manera. ¿El próximo ministro actuará igual con el próximo director? ¿Todas las muestras tienen que ser “aprobadas” por el ministerio antes de exhibirse? El LUM no puede funcionar así.

Es tarea urgente, urgentísima, de la actual gestión del Ministerio de Cultura proponer un conjunto de nuevas normativas que garanticen la transparente elección del director del LUM y la mayor, mejor y real autonomía para su funcionamiento.

Publicado en LimaGris
También podría gustarte