Se celebró la Cubanía en Bayamo

Una peregrinación popular presidida por la guitarra del trovador Sindo Garay, hasta la Plaza de la Revolución de esta ciudad oriental, marcó ayer el inicio de la vigésimo tercera edición de la Fiesta de la Cubanía, principal celebración en el país por la Jornada de la Cultura Nacional.

La entrada de una caballería mambisa, la oficialización de una Ceremonia de la Bandera para izar diariamente en la histórica plaza las enseñas nacional y de Céspedes, así como la entonación masiva del Himno de Bayamo, exaltaron el acto inaugural de la cita, que hasta el día 20 prevé la realización de casi 300 actividades culturales.

Orador de orden, el doctor Eduardo Torres Cuevas, director de la Biblioteca Nacional José Martí, significó los acontecimientos ocurridos en Bayamo en octubre de 1868 como fundacionales en la construcción de la nación cubana, desde los hitos sucedidos a la toma de la ciudad y el primer canto del himno guerrero, hasta el ejemplo magnífico de los patriotas que los propiciaron.

Torres Cuevas afirmó que los hechos y los hombres protagonistas de este capítulo épico constituyen elevados símbolos del nexo entre la historia y la cultura, «la confirmación de que no es posible hacer cultura sin ser patriota, ni ser patriota sin tener cultura».

Luego de la ceremonia, encabezada por Federico Hernández, primer secretario del Partido en Granma, y Manuel Sobrino, presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular, quedó inaugurada en el museo Casa Natal de Carlos Manuel de Céspedes, la exposición Homenaje Perpetuo, dedicada a Sindo Garay.

La conferencia inaugural de la Fiesta estuvo a cargo del destacado comunicador Guille Vilar, quien realizó una disertación crítica sobre lo genuino de la creación musical cubana fecundada por la tradición, así como lo reprochable de los patrones vulgares, sexistas y de «alta mendicidad creativa» predominantes en muchos de los intérpretes actuales.

«La verdadera música cubana es una sola desde el Son de la loma, de Matamoros, hasta el Me dicen Cuba, de Alexander Abreu; o desde La Bayamesa, de Fornaris, hasta Cabalgando con Fidel, de Raúl Torres; esa música cubana que no tiene la necesidad de aferrarse a facilismos para hacerse valer en los tiempos que corren», sentenció.

La jornada primera de la Fiesta de la Cubanía, dio apertura también a decenas de espacios culturales dedicados al teatro, el cine, el humor, la literatura, la danza, la plástica y la música en todas sus variantes, incluido un programa de conciertos iniciado anoche con Raúl Paz, y al que seguirán David Álvarez y Juego de Manos, Isaac Delgado, Cándido Fabré, el Septeto Santiaguero, Leo Vera, Ivette Cepeda, Polito Ibáñez y Lynn Milanés, quien cantará a Sindo Garay, ícono de la trova tradicional que hoy también cultivan Marta Campos, Pepe Ordaz y Augusto Blanca, asistentes a la cita cultural.

Por vigésimo quinta vez, el evento Crisol de la Nacionalidad Cubana es centro de los espacios teóricos para conferencias y debates históricos, literarios y sociológicos, aunque en el programa general resaltan varios talleres magistrales que serán impartidos por premios nacionales de danza, de teatro y otras personalidades del ámbito intelectual y cultural de la Isla y el extranjero.

La edición 23 de la Fiesta de la Cubanía, se dedica a la rumba, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, a los 45 años de la Nueva Trova, al aniversario 220 del natalicio de José Antonio Saco y a los vínculos culturales entre Cuba y el Caribe e Iberoamérica.

Publicado en Granma
También podría gustarte