Crónicas de El Alto

1.188

No me jodas, no te jodo, las historias urbanas de El Alto

Por Wara Arteaga

“Un libro que intenta salir de los estereotipos impuestos, con historias creíbles o increíbles, pero ciertas todas”, con esa descripción la editorial Sobras Selectas, le dedicó una obra literaria a la urbe  alteña. El texto recorrerá las diferentes zonas de la urbe para su promoción.

“Se quiere de que el libro llegue sobre todo al  público alteño. Se presentó en Wayna Tambo y luego en la UPEA, en las carreras de Historia y Sociología. Luego se visitará las sub alcaldías y juntas de vecinos de barrios para programar presentaciones”, adelantó Alexis Argüello, editor del libro.  Este tipo de acciones se planificaron con el objetivo de que el texto llegue a los ciudadanos para que ellos emitan su juicio favorable o desfavorable.

Gabriela Sejas, una de las 17 que colaboran con el libro No me jodas no te jodo, describe a El Alto como “Una espina dorsal poblada de comerciantes y muñecos de trapos linchados a partir del cuartel Ingavi, todos colgados en los postes de alumbrados públicos, señuelos de advertencia y cercanía  al centro alteño…”. Sejas explica cómo se desarrolla un Electro preste alteño, pero al mismo tiempo ajeno a la urbe.

El libro ya se puede encontrar en la Asociación de libros Tupak Katari, en plena Ceja de El Alto. El texto tiene un costo de 60 bolivianos.

“Le puse ese nombre porque todos los antros de El Alto tienen nombres de flores o relacionado al paraíso”, explicó Daniel Averanga en la presentación del libro que se desarrolló en el museo Antonio Paredes Candia, en Satélite. El jardín de alteños que se bifurcan, es el texto que forma parte de la obra.

La mayoría de los cronistas que participaron en el libro son alteños, aunque también hay colaboradores nacionales y extranjeros. “Es un libro que está escrito de iguales para iguales”, resumió un poco Rodrigo Urquiola, quién aportó con la historia titulada El guardián y las piedras.

“Una de las crónicas más fuertes es El api porno en el barrio chino, pero no creo que se pueda prohibir, el libro llega a tiempo o a destiempo, engancha o no. Está bien escrito, aporta datos, que es algo que debe dar la crónica”, explicó Argüello.

17 historias que hablan desde el caso de  un  pingüino hallado en la feria 16 de Julio, hasta cómo la vida se acaba en las eternas trancaderas, o sobre la expansión de los brujos en los tiempos de la UDP. Con estas y otras historias Argüello explicó que el libro es sólo el inicio de un proyecto que busca llegar “cada vez más alto”, ofreciendo al lector un producto de calidad.

Publicado en PáginaSiete

 

También podría gustarte