Argentina: Crítico discurso en premios Argentores

Como todos los años, la Sociedad General de Autores de la Argentina, ARGENTORES, celebró el día del Autor haciendo entrega de sus tradicionales premios a la labor autoral. En este 108° aniversario de la creación de la Sociedad, se entregaron los reconocimientos a la producción correspondiente al año 2017.

En este marco, el discurso de su presidente, Miguel Ángel Diani, estuvo orientado a una crítica a la situación actual que se vive en distintas ramas del trabajo autoral. NodalCultura acerca su discurso que analiza, desde distintas perspectivas, el presente de las políticas públicas que afectan sobre todo al sector de la cultura y el periodismo.

En el año 2014 Malala Yousafzai, de 17 años, recibió el Premio Nobel de la Paz. Malala es una activista, bloguera y estudiante universitaria pakistaní conocida por su lucha a favor de los derechos civiles, especialmente, los derechos de la mujer. Poco tiempo después de haber recibido el premio, en un discurso histórico ante la Asamblea General de la ONU, ella dijo: “Teníamos dos opciones, estar calladas y morir, o hablar y morir, y decidimos hablar”. Hoy, en un año tan importante en nuestro país y en el mundo, para los derechos de la mujer, estas frases vuelven a tener un peso enorme. Pero no solo para la mujer, sino para la sociedad entera. Para nuestros artistas. Y en particular para nuestras autoras y para nuestros autores. No es tiempo de estar callados. No es tiempo de mirar para otro lado.

Por esa razón, este año, ARGENTORES conjuntamente con el resto de las entidades que tienen que ver con la cultura de nuestro país, ha decido hablar. Pronunciarnos en contra de políticas culturales establecidas desde el gobierno que no favorecen para nada el desarrollo de nuestras artes y oficios. A partir de necesidades recaudatorias se ha dejado de lado el fomento a la cultura, tan importante para el desarrollo del imaginario de un pueblo. Se ha quedado mucha gente de la industria sin trabajo. Se confunde inversión con gasto. O tal vez, sencillamente, no se quiere invertir en cultura. El hecho de haberle bajado el status al Ministerio y transformarlo en una Secretaria, es una clara señal. Y esto no solo impacta en trabajadores y técnicos de la cultura, sino también en autores e intérpretes.  

Quiero darles ahora un pantallazo de la situación que se vive hoy entre nuestros autores.

Los  autores  de TV, por ejemplo, atraviesan un momento muy crítico. En  primer lugar al no haber en nuestro país una ley de fomento a la televisión similar a la de cine,  se ha llegado a niveles muy bajos de producción.

En segundo lugar, el cambio que se ha generado en la forma de ver  contenidos,  llevó a los canales de aire a perder el 40 % de los niveles de audiencia, y que, si bien se generó a nivel mundial a través de las nuevas plataformas, una gran producción  de series y teleseries,  en nuestro país dicha producción no ha encontrado todavía su cauce. Por otro lado, nos encontramos con políticas de estado que impulsan retiros voluntarios, cesación de contratos y despidos en los canales PAKA PAKA, ENCUENTRO Y DEPORTV, que los han dejado reducidos a su mínima expresión, dejando a muchos de nuestros autores sin trabajo.

Es también notorio el desentendimiento del estado con la problemática de las radios. Casos como Del Plata, América, El Mundo y Rivadavia entre otras, muestran no solo en las manos inescrupulosas en que estaban estas emisoras, sino también la indiferencia del Estado que no toma cartas en el asunto. Los tarifazos de luz han hecho que muchas radios comunitarias y Pymes se vieran obligadas a cerrar. La falta de fomento y de una distribución equitativa de la pauta publicitaria ha dejado a muchos trabajadores de la radio y autores en la calle. Más de tres mil puestos de trabajo se han perdido en las radios argentinas.

Los despidos masivos en TELAM son también una muestra de esta indiferencia. Muchos de nuestros socios, guionistas y periodistas, se han quedado sin trabajo.

En lo que respecta al teatro, la actividad está en crisis en todo el país. Las cifras de recaudación han disminuido, y en razón del contexto imperante no se espera una recuperación inmediata. El teatro comercial se ha visto muy afectado, y sus números expresan la preocupante situación del sector, ya que sus costos fijos han aumentado mucho y la gente ha dejado de asistir a las salas. Proteatro, el organismo creado por ley para el fomento a la actividad teatral independiente, ha sufrido una alarmante baja en el presupuesto. Si esta merma presupuestaria no se corrige, aspecto en que ARGENTORES y otras entidades afines están trabajando, es posible imaginar los daños irreparables que se puedan producir, sobre todo a las salas pequeñas que trabajan bajo las condiciones de alquiler. El Instituto Nacional de Teatro, entidad a la que le cabe velar por los intereses del teatro independiente de todo el país, no logra imprimir a su gestión el ritmo necesario.

A la fecha no ha suministrado a las salas, insisto, de todo el país, el subsidio que sostenga su funcionamiento. Este dinero, imprescindible ante los terribles aumentos del costo de los servicios, debería haberse depositado a comienzos de año, cuando se inicia la temporada, y al parecer será asignado cuando ésta termine. Por otro lado, el retraso sistemático desde ya hace varios años, y que en su momento también hemos denunciado, de la designación de los premios Nacionales y Municipales de teatro, se suma a esta problemática y han causado incertidumbre en nuestros autores.

El proyecto de ley de la ciudad de buenos Aires que limita el trabajo de los artistas callejeros, más allá de que hoy este frenado, fue un claro intento de acallar a estos trabajadores. El restringir el presupuesto a las universidades públicas es también otra medida en contra de la cultura. La Universidad Nacional de las Artes (UNA), por ejemplo, no tiene el dinero necesario para afrontar su normal desenvolvimiento; incluso corre peligro la sede alquilada del departamento de artes audiovisuales. Todas estas medidas apuntan a cercenar la expresión cultural desde la base.

También el cine ha sido afectado. La fijación del costo medio actual para un largometraje establecido por el INCAA resulta insatisfactorio para la producción en general, ya que reduce los presupuestos y los tiempos de producción. Esto conlleva la precarización laboral que impacta en todos los rubros, empezando por los guionistas quienes inician el proceso creando la obra que da sustento a la película. Si a eso le sumamos la sub ejecución del presupuesto estamos ante un panorama muy complicado.

Nosotros creemos que el estado tiene que estar presente en lugares donde no es negocio estar, como pequeños teatros, radios comunitarias, canales zonales y apoyando a películas independientes de creadores de las provincias. Porque entendemos que la cultura tiene que ser un derecho al cual cualquier ciudadano tiene que tener acceso. Viva donde viva.

ARGENTORES está muy preocupada por esta situación. La existencia de nuestra entidad está ligada a la lucha. No entendemos una sociedad de gestión de derechos de otra manera que no sea poniéndose a la cabeza de las reivindicaciones.

Es por eso que desde la Multisectorial por el trabajo, la ficción y la industria audiovisual, estamos impulsando un proyecto de ley de fomento para TV y Nuevas plataformas, que está siendo trabajado  en distintas comisiones de nuestro Congreso. También estamos llevando adelante otro proyecto de ley que contemple, para los autores e intérpretes de cine, un porcentaje de las ganancias que se obtienen por la venta de distintos productos alimenticios en las salas cinematográficas, cosa que sucede en otros países del mundo como por ejemplo en Italia. Creamos el Concurso para el Desarrollo de Guiones del INCAA, que se extendió a nivel Federal, y esperamos con ansiedad la concreción de un segundo llamado. Lanzamos un proyecto de escritura de guiones de televisión con tutores de primer nivel. Seguimos manteniendo convenios, con los teatros oficiales, de fomento al autor nacional. Permanentemente nos estamos reuniendo con los responsables de cultura tanto a nivel ciudad como a nivel país para destrabar situaciones de presupuestos en el área de teatro. Avanzamos con acuerdos con distintas cámaras que nuclean radios conquistando nuevos derechos. Cerramos un nuevo acuerdo con Netflix muy beneficioso para los autores. Estamos en plena negociación con Google por You Tube. Y comenzaremos acciones legales en caso de no llegar a un acuerdo satisfactorio. Impulsamos una ley que obligue a plataformas como Spotify, Tunei, Ivoox y tantas otras, a tener oficinas en nuestro territorio y ceñirse a la ley del derecho de autor.

Estamos presentes en todo el país junto a los autores a través del plan Federal que lleva adelante nuestro secretario Guillermo Hardwick, creando constantemente delegaciones culturales. Guillermo recorre las provincias trabajando junto a los delegados. Desde nuestra área de cultura seguimos trabajando para fortalecer el rol del autor. Un grupo de profesores y profesionales de primera línea dicta cursos y seminarios gratuitos en nuestra entidad. Tito Cossa y su equipo llevan adelante este proyecto. Seguimos fortaleciendo y mucho, nuestra previsión social con Cristina Escofet a la cabeza. Valorizamos nuestro sentido de mutualidad invirtiendo en nuestros socios. En este último ejercicio invertimos en pensiones más de 24 millones de pesos. Hoy la pensión mínima de ARGENTORES promediada anualmente, es mayor a la jubilación mínima que da el estado. Aumentamos las ayudas asistenciales en un 30% invirtiendo más de 4 millones de pesos.

Brindamos hasta dos prepagas gratuitas a nuestros socios, según corresponda estatutariamente, por un valor anual de casi 25 millones de pesos. Y en reintegro de medicamentos pagamos 1.233.716 pesos. Todas estas acciones son las que destaque, entre otras cosas, cuando fui invitado en representación de ARGENTORES a dar una charla ante la Comisión de Cultura del Parlamento Europeo a mediados de este año. En Europa no existen Sociedades de Gestión de Derechos como la nuestra. Somos una sociedad modelo en el mundo.

A nivel Internacional este año también creamos la alianza latinoamericana de guionistas y dramaturgos de la cual ARGENTORES tiene la presidencia. Este proyecto se une al trabajo que venimos llevando en la región apoyando la creación de sociedades de gestión de autores. Conjuntamente con DAC, Directores argentinos cinematográficos, nos propusimos esa meta y la elevamos a la CISAC de la cual recibimos todo el apoyo.

ARGENTORES, como hace más de 100 años, sigue siendo la herramienta y la voz de los reclamos de los autores. Directivos y empleados trabajamos en equipo para optimizar día a día el servicio que damos a nuestra gente. Pero el gobierno tiene que entender que un país que no apoya a sus artistas, que no fomenta la creación de sus propias historias, que no ayuda al desarrollo de obras pensadas y escritas en su idioma, pierde, irremediablemente, su identidad cultural y su destino como nación.

Y ahora quiero compartir con ustedes, que la Junta Directiva decidió designar, por todo lo que hizo y sigue haciendo por ARGENTORES, por todo lo que esta entidad le debe como hombre de la cultura y por ser un argentorista de toda la vida, Presidente de Honor de la entidad a Roberto “Tito” Cossa.

Para concluir les dejo unas palabras que Malala también dijo ese día en la ONU: “Un niño, un profesor, un libro y una pluma pueden cambiar al mundo. La educación y la cultura son la única solución”. Gracias.

Panorama que se puede complicar aún más si se efectiviza una ley que se sanciono en diciembre del año pasado y que hace peligrar el financiamiento del cine en nuestro país. La ley 27.432, de vigencias y prorrogas, en su artículo 4 pone fecha de vencimiento, o mejor dicho, de defunción a la producción nacional de cine, porque allí establece que las asignaciones especificas para el cine vencen el 31 de diciembre de 2022. En el inciso e) de dicho artículo dice que se pondrá fin al impuesto del 10% al valor de las entradas de los espectáculos cinematográficos y a los videogramas grabados previstos en la ley 17.741.-. Mientras que en el inciso i) dice que pondrá fin al impuesto de la ley 26.522, conocida como la ley servicios de Comunicación Audiovisual. Esto se traduce en un vaciamiento de los fondos para el fomento de las películas nacionales a través del INCAA, dado que un 25% de estos recaudos son para el Instituto. Pero se atenta también contra el teatro independiente, porque el 10% de lo recaudado debe ser liquidado al Instituto Nacional del Teatro y finalmente también se atenta contra los ingresos del Instituto de la Música puesto que el 2% debe destinarse a este organismo. Tenemos que estar atentos y dispuestos a luchar por lo nuestro.

El acto de entrega de los premios se realizó el lunes 17 de septiembre a las 19:30 hs, en la Sala Pablo Neruda del Complejo La Plaza, Corrientes 1660, Ciudad de Buenos Aires.

También podría gustarte