Angélica

900

“Angélica” destapa el tema del racismo en la sociedad puertorriqueña

Desde escuchar comentarios de crítica por su cabello, hasta ser perseguida dentro de una tienda con la impresión de que entró a robar.

La actriz Michelle Nonó ha vivido experiencias que le hacen confirmar la realidad del racismo en Puerto Rico, a pesar de que sea un tema que no se hable con frecuencia.

“Lo he vivido por mi clase social. El estigma social en Puerto Rico es bien fuerte, es algo constante y diario”, confesó la protagonista de la película puertorriqueña Angélica que, precisamente, trata el tema del racismo, y estrena hoy en las salas de Caribbean Cinemas Fine Arts.

“Mientras tengamos comunidades negras de escasos recursos, pocas mujeres afrodescendientes ocupando puestos importantes, empresarias, en el gobierno mismo, en el mundo profesional, y mientras tengamos también comunidades con una mayoría negra con pocos beneficios, o hacinadas en residenciales públicos, todo eso es bastante claro de que todavía hay racismo”, añadió con énfasis.

La artista, además, expresó que a su dificultad de sobresalir se añadió “ser proveniente de un residencial público (Manuel A. Pérez), y no es lo mismo para una mujer negra, todo lo que tienes que probar para ser aceptada. Es parte de este racismo que se vive diariamente y esa estereotipación”.

La película, una coproducción entre Puerto Rico y México por las casas productoras Hormiga Cinema y Cuadrante Films, también cuenta con las actuaciones de Johanna Rosaly, Willie Denton, Modesto Lacen Cepeda y René Monclova. Presenta la historia de una costurera (“Angélica”) que lleva gran parte de su vida escondiéndose de su identidad racial, y tras vivir un tiempo en Nueva York, regresa a la Isla luego de que su padre (Willie Denton) sufre un derrame cerebral.

Al hablar del filme, explicó que “es un drama que aborda el tema del racismo, el machismo, el sexismo, el colorismo en Puerto Rico. Se centra también en la historia familiar de una mujer de familia biracial y en las relaciones que tienen y de las dinámicas con su mamá, con su papá, con su pareja. Se van destapando todas estas exigencias de lo que es ella como mujer afrodescendiente, y de ahí entonces se va creando una transformación del mismo personaje, que busca su identidad”.

Al interpretar su papel, que describió como muy complejo a nivel emocional, si bien representó un reto, se siente satisfecha con su labor al darle vida.

“Me dio mucho trabajo cómo cuidar que el espectador se identifique con un universo emocional de una mujer afrodescendiente, y que logre empatizar con este personaje a través de sus vivencias. Estoy contenta, bastante, de haber logrado que también el espectador se pueda identificar así sea hombre, porque también hay hombres que han visto la película y se han acercado y lo han dicho”.

Por su parte, la directora del filme, Marisol Gómez-Mouakad, celebró no solo la oportunidad de llevar el tema social a las salas de cine locales, sino también ver el producto de un trabajo que escribió en 2006 y 2007, y que pudo filmar entre 2014 y 2015. “Crecí aquí en Puerto Rico, viendo la realidad desde chiquita, observando situaciones, escuchando comentarios como, ‘es negra pero es linda’”, compartió.

Aunque encontró retos para llevar el guión a la pantalla, mencionó que “lo que me mantenía firme era la idea de que se viera, que se discuta el tema. Cuando la película se ha presentado y alguien que es afrodescendiente me dice ‘me siento identificado, yo viví eso’, me da mucha satisfacción”.

La película, que ha sido vista en festivales, cuenta entre los logros con el premio al Mejor filme narrativo de la diáspora en los African Movie Academy Awards 2018, la Mención honorífica en el New York Latino Film Festival 2017, y el premio a Mejor actriz (a la protagonista) en el Festival International Du Film Panafricain 2018.

Primera Hora

También podría gustarte