Las mujeres de Botero

El fascinante proceso tras los libros de casi 23 millones de pesos

La editorial Artika lanzó ‘Las mujeres de Botero’, una joya que puede ser de exhibición o lectura.
Por Armando Neira

Se trata de un ritual exquisito. Un grupo de lectores hace fila para ver ‘Las mujeres de Botero’, un libro que recoge a varias de las figuras femeninas creadas por el maestro colombiano. Antes de acariciar la voluminosa obra, el lector debe ponerse un par de delicados guantes blancos y, ahí sí, empezar, hoja por hoja, a disfrutar.

La escena se vio en el estand de Artika, un sello editorial especializado en libros de artista, en la reciente edición ArcoMadrid, en España. “Verdadera preciosidad” era el comentario general.

Marc Buil, el director de Artika, agradecía con satisfacción. “Estamos orgullosos de nuestros productos”, le dijo allí a EL TIEMPO. Le sobran razones: “Las obras de Artika son libros de artista que como su nombre indica, tienen un pie en el mundo de los libros y otro en el mundo del arte”, aseguró.

Artika nació en Barcelona hace 15 años, cuando se conmemoraban dos hitos de la cultura: un siglo del nacimiento de Salvador Dalí y cuatro de la publicación del ‘Quijote de la Mancha’. Por ese motivo, la editorial y la Fundación Gala-Salvador Dalí realizaron una preciosidad en edición limitada con el texto original de la obra de Cervantes y los dibujos que el genio del surrealismo realizó para ilustrarlo.

Desde ese momento, y hasta la fecha, Artika ha construido un catálogo envidiable: Dalí, Picasso, Van Gogh, Rembrandt, Goya, Tàpies, Miró, Miquel Barceló, Jaume Plensa y, un colombiano, Botero.

Un proceso complejo

Pero ¿cómo es el proceso para hacer un libro de estas características? “Creativamente maravilloso pero muy complejo”, sentencia Buil. “Desde la idea hasta su culminación suelen pasar cuatro o cinco años. La primera fase es el contacto con el artista y la presentación del proyecto, quizás lo más determinante”, añade. Después arranca la conceptualización. “Trabajamos directamente con el artista y con la voluntad de transferir a la obra parte de su aura mágica”. Luego viene la fase de investigación y desarrollo. “En estos años, además de dominar el papel, también nos hemos convertido en expertos en madera, hierro, cristal, cuero, tejidos, poliuretano, metacrilato y otros materiales utilizados en nuestras piezas”, dice Buil.

Finalmente arranca la producción: uno a uno, los ejemplares de la edición limitada se crean en Barcelona, en talleres artesanos.

Se imprimen solo 998 ejemplares, 1.998 o 2.998. Una cifra que homenajea a los artesanos antiguos que tenían la certeza de no hacer una impresión de mil porque tradicionalmente la madera se rompía antes de llegar a esa cifra redonda.

Las ediciones son numeradas y limitadas. “Nos hemos encontrado con mucha gente que nos pide volver a producir alguno de los libros agotados, pero garantizamos que jamás se reeditará ninguno. Es parte de nuestro ADN y algo que hace que las obras sean muy valoradas”, dice Buil.

En el caso del libro de Botero, después de la idea empezó una compleja agenda. “Nuestra editora, Macarena de Eguilior, hizo innumerables viajes a su estudio de Montecarlo para trabajar y validar cada paso del proceso de creación”, cuenta Buil. En un principio, Botero no tenía mucho interés. “Por suerte no nos rendimos y le enviamos un par de libros de nuestra colección: ‘El Mar de Sorolla’ y ‘La Celestina de Picasso’ ”, cuenta Buil. Al parecer, el ver el mimo con el que hacían los libros fue decisivo para cambiar de opinión, pues al cabo de unos días recibieron su visto. Además de terminar seducido por la calidad de las piezas, se mostró como el más entusiasta colaborador. “Trabajar estrechamente con Fernando Botero nos ha permitido descubrir, además de su encanto y generosidad, su pasión, ilusión y la exigencia que pone en todo lo que hace”, relata. “El mejor momento de esta historia fue sin duda cuando Fernando y Sophia (Vari, la esposa del artista) vieron el libro acabado por primera vez. Solo su reacción ya merece todo el trabajo realizado”.

Aplauso general

El resultado fue mostrado en ArcoMadrid y, además del aplauso general, abrió otros interrogantes. ¿Solo se hacen obras de artistas contemporáneos o también tienen clásicos? “Es cierto que hemos trabajado con más artistas contemporáneos, pero también tenemos obras de artistas como Rembrandt o Goya que las hemos realizado con una visión moderna y actual, respetando siempre la esencia y los valores del artista”.

Tras adquirir un libro de estos, ¿cuál es su mayor uso? ¿Se exhibe o se lee? “Creo, dice el director de esta editorial, que cumplen las dos funciones. Son libros que ya hablan desde fuera, tienen personalidad y transmiten toda la fuerza del artista”. En efecto, en su interior, el libro de arte siempre se acompaña de un libro de estudios que permite conocer al artista y profundizar en su obra. “Nos gusta compararlo al guía de un museo. Se puede visitar una exposición y simplemente contemplar sus obras o se puede hacer de la mano de un guía que ponga la obra en su contexto histórico y social, al explicar la voluntad del artista, sus influencias, la técnica utilizada…”

‘Las mujeres de Botero’ tiene 45 dibujos del pintor. Es una edición numerada dividida en dos libros: uno con 45 láminas que engloban 30 años de trabajo del autor y otro, un libro de estudio que analiza su vida artística. Se imprimieron 2.998 ejemplares, de los cuales 2.798 son en edición arábiga y 200, en edición romana con la firma del artista. El precio de venta es de 4.500 euros ($ 16 millones) para los ejemplares sin firma y 6.500 euros (casi $ 23 millones) para los que sí la lleven. Una joya que cuesta y que es un placer leer, pero que, obvio, debe ser mejor tenerla para exhibirla en casa.

El Tiempo

También podría gustarte