Madame Cinema

Margot Benacerraf: la venezolana que inventó el cine latinoamericano

La increíble historia de la fundadora de la Cinemateca Nacional de Venezuela, es contada en el documental de Jonathan Reverón presentado en el festival limeño

Por Enrique Planas

Trabajar en el cine en Venezuela supone, como señala el documentalista Jonathan Reverón, un reto mayor al de cualquier otro país de la región. Para este periodista del diario El Universal, más allá de la crisis, basta tener algo que decir para que haya cine. “La crisis ha unido a los gremios, los cineastas que está fuera del país apoyan, económicamente y anímicamente. Y si tienes una cámara, debes cuidarla, porque sabes que no tienes los petrodólares para comprarte otra. Por supuesto, si quieres hacer cine de gran industria, es impensable”, explica el autor de “Madame Cinéma”, ópera prima presentada en el Festival de Cine de Lima.

Reverón optó por quedarse en su país, atento a las pequeñas oportunidades que puedan aparecer. “Si tú echas raíces en un lugar, es para luchar por él. Yo no puedo pensar que el país se va al garete. Estoy seguro que vamos a salir del escollo”, afirma.

—Señora del cine—

Su optimismo no es solo de palabra. Su filme, dedicado a documentar la vida de la notable cineasta Margot Benacerraf, lleva a los hechos su compromiso. “Madame Cinéma” nos releva la vida de una mujer que, a los 26 años, era reconocida en el Festival de Berlín por su cortometraje “Reverón” (1952) y que seis años después triunfaba en Cannes con “Araya”, título seminal para el moderno cine latinoamericano.

Benacerraf, cercana a figuras como Picasso o Buñuel, resulta una visionaria para el joven documentalista. No solo por su capacidad de leer el momento de una Venezuela en tránsito a la modernidad, sino también por decidir dejar la dirección para fundar una institución fundamental para la formación de los futuros cineastas: la Cinemateca Nacional.

festival de cine de Lima

«Araya» un clásico del cine documental latinoamericano.

—Pelea con Gabo—

El documental de Reverón ilumina aspectos poco conocidos de la notable carrera de la artista. Uno de ellos tiene que ver con su distanciamiento y posterior reconciliación con Gabriel García Márquez.

En efecto, ambos se conocieron en Caracas, a través de un amigo común, el escritor Miguel Otero Silva. Poco después, trabajaron juntos la adaptación al cine del cuento del colombiano “La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada”, proyecto que, tras 17 años de trabajo, naufragó cuando, tras obtener el Nobel, GGM le retiró los derechos para el rodaje. El documental de Reverón detalla las diferencias entre ambos, y la decepción de la cineasta luego que el proyecto terminara en manos del brasileño Ruy Guerra, quien lo estrenó en 1983. “Perder los derechos fue un sismo en la vida de Benacerraf. Ella se sintió traicionada por él”. añade.

festival de cine de Lima

Documentalista Jonathan Reverón presentó su ópera prima en la gala del Festival de Cine de Lima PUCP.

El Comercio

También podría gustarte