Comienza el Festival de Cine Latinoamericano de La Plata, «un espacio político / audiovisual”

Por Daniel Cholakian – Nodal Cultura

El Festival de Cine Latinoamericano de La Plata (FESAALP) se desarrollará del 23 al 30 de Noviembre en la capital de la provincia de Buenos Aires. En esta 14° edición contará con más de 150 películas provenientes de 15 países de todo el continente y Perú será el país invitado para presentar lo más reciente de su filmografía.

Además de las tradicionales secciones oficiales competitivas, se contará con el apartado dedicado a La Plata Filma y la sección Aullidos, dedicada al cine de género fantástico y terror. También habrá secciones paralelas de Derechos Humanos, A todo Volumen, Noches Especiales, Estrenos DOCA y En Proceso. En el centenario de su nacimiento, Eva Duarte de Perón, Evita, contará con una programación de homenaje. También se proyecta una retrospectiva dedicada a la montajista Valeria Racioppi, cuyo trabajo en la excelente “El silencio es un cuerpo que cae” es digno de reconocimiento.

Un rescate fílmico esencial se podrá ver en el FESAALP. Se trata de la sección “Primeras Directoras Latinoamericanas”, que incluirá “El pañuelo de Clarita” (1919), de Josefina Emilia Saleny, y “Runan Caycu” (1973), de Nora de Izcue, pioneras del cine argentino y peruano, respectivamente.

El cine peruano en el FESAALP

Esta muestra reúne la obra de ocho cineastas peruanos cuyas películas han diversificado y complejizado la cinematografía peruana en las últimas décadas. Por un lado, una generación joven y prolífica de nuevos realizadores y por el otro, una película del mítico Grupo Chasqui. Las películas que se incluyen en este foco sobre son Paraíso, El espacio entre las cosas, Cable a tierra, Río verde. El tiempo de los Yakurunas, Juliana y La casa rosada.

Niña Mamá

El último largometraje de la cineasta argentina Andrea Testa tendrá una proyección especial en el Festival. Se trata de la película Niña Mamá que se proyectará el Viernes 29 de noviembre, a las 20hs, en el Cine Municipal Eco Select.

Según Testa “Niña mamá es como un péndulo que se mueve entre las voces de las protagonistas: niñas madres cuyas historias de vida se comparten en la intimidad de los consultorios de hospitales públicos del conurbano bonaerense y las mujeres que han decidido interrumpir sus embarazos. A través de sus relatos, la realidad se vuelve más compleja y las posibilidades de tomar decisiones se recrudecen porque frente a la necesidad se interponen las violencias y el desamparo”.

Niña mamá permite vivenciar el dolor y escuchar a quienes viven entre la vida y la muerte, en cuestión de segundos. Ojalá esta película nos acerque y aporte nuevas formas para pensar la lucha por un mundo más justo”, concluye la realizadora.

Salas y entradas

Las sedes de esta edición serán el Cine Select y Sala Polivalente (Pasaje Dardo Rocha), Sala Ecoselect (CC Malvinas) y Sala del Taller de Teatro de la UNLP. Al igual que en años anteriores, todas las funciones serán gratuitas. La grilla con la programación completa y horarios y salas de cada función pueden encontrarse en la web oficial www.fesaalp.com

“El continente está en llamas y nosotros siempre pergeñamos al FESAALP como un espacio político / audiovisual”

Esta nueva edición del Festival de Cine Latinoamericano de La Plata se realiza en el marco de una convulsión política inédita para la región en el siglo XXI. Golpe de Estado en Bolivia, rebeliones populares en Chile, Colombia, Ecuador y Haití. Gobierno sin parlamento en Perú. Brasil con la reciente liberación de Lula y Argentina enfrentando una nueva crisis económica espera un cambio de rumbo político a partir del 10 de diciembre. En este marco el FESAALP se propone a si mismo tarea de problematizar, construir y visibilizar la identidad de una América Latina en disputa.

Sobre la programación, el contexto del festival y la relación del campo audiovisual con este momento político Nodal Cultura entrevistó a Federico Ambrosis, director general del FESAALP

Federico Ambrosis, director general del FESAALP

¿Cuáles son las claves para comprender la programación de la 14° edición?
El Festival como el arte y la cultura en general no es ajeno al contexto polìtico, social y económico que está viviendo América Latina. El continente está en llamas y nosotros siempre pergeñamos al FESAALP como un espacio político / audiovisual, donde el cine atraviesa nuestras sociedades para narrarnos, entendernos y tratar de atisbar lo complejo de una Patria Grande. 
Desde la Competencia Oficial (16 films), Competencia Cortos (50), Competencias Regionales como La Plata Filma, Retrospectivas, Focos, Conferencias, Aullidos, DDHH, A todo volumen y más secciones lo que buscamos es una idea (que es variada y heterogénea) de lo que está viviendo hoy el continente. 
En esta edición hablamos de una Latinoamérica en disputa. ¿Por qué? porque la disputa está siempre latente y donde el cine es parte de esa extraordinaria tarea de problematizar, construir y visibilizar la identidad.  En nuestra editorial hablamos de «un cine imperfecto, tercer cine, nuevo cine, cine de la base, un cine peligroso, divino y maravilloso». Esa es la línea con la que venimos trabajado desde lo simbólico y que se ve reflejada en el abanico de 150 películas, de 15 países del continente.

Se destaca en la competencia oficial de largometrajes la importante presencia de realizadoras mujeres ¿esta presencia es representativa de lo que ocurre o aun la presencia de mujeres realizadoras es escasa?
Como programadores venimos trabajando y problematizando hace años la diferencia abismal entre géneros en el mundo audiovisual. Tenemos muy incorporado y de forma natural respetamos las mismas posibilidades de visibilizar las producciones tanto de realizadoras como de realizadores. Pero no dejamos de notar una que la proporción de obras que nos llegan de todos los países es desigual. Pese a muchos avances, las mujeres siguen teniendo menos posibilidades de producir y nosotros aportamos nuestras pantallas para que el proceso de derechos, concientización e igualdad se respete y sobre todo se cumpla.

Es interesante que el festival de cine de la región más importante que hay en Argentina se haga fuera de Buenos Aires ¿el FESAALP es de alguna manera una interpelación a la mirada hacia la vanguardia global que domina cierta elite del cine en la capital argentina?
Las vanguardias del cine contemporáneo están en crisis. Por sus discursos, sus ideas y su enfoque. Todo cruje. Y ahí es donde nosotros tratamos a través de la programación comprender que el cine que se hace en el continente, ese cine que con sus aciertos o fallas, nos interpela. Ese cine donde las estructuras del documental, la ficción o la animación se difuminan. No quería dejar de mencionar el acceso del cine latinoamericano en los espectadores. Aquí en la ciudad de La Plata, como se replica en todas las ciudades del interior del país, el cine latinoamericano se estrena en cuentagotas. Por eso nuestra bandera siempre fue que las entradas sean gratuitas. Para que los espectadores puedan ver el cine que los urge.

Es un momento particularmente convulsionado en América Latina: el crecimiento de la producción audiovisual de los últimos años parece complicado por los ajustes económicos, a lo que se suman las tensiones políticas y la restauración conservadora. Pero también el campo audiovisual es uno de los espacios de repercusión de las rebeliones populares. ¿Cómo se percibe esto en el FESAALP?
Un ejemplo claro es el Colectivo MAFI de Chile. Es un colectivo de cineastas que en el Festival estrenan «Dios», que entrecruza la visita del Papa con la crisis religiosa más importante de su historia. Y cuando estalló la crisis por el aumento del boleto y la posterior represión hasta la fecha, ellos salieron a la calle a cubrir con sus cámaras el levantamiento popular. Y en la Argentina, Brasil, Ecuador, pese a los recortes en sus Institutos se filma, se produce y se trata de exhibir. Porque, al fin y al cabo, está es la generación que va a contar a través de sus películas una de las páginas más oscuras de este siglo y nosotros como Festival, abrimos nuestras pantallas como aporte a la resistencia cultural. Guste a quien le guste.

También podría gustarte