La escritora boliviana Magela Baudoin se adjudicó este viernes el Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez en su segunda versión, creado por iniciativa del Ministerio de Cultura y la Biblioteca Nacional de Colombia, con su obra La composición de la sal, que se impuso sobre un total de 136 libros de cuentos presentados ante el jurado.
En el acta, leída por el presidente del jurado Alberto Manguel, se afirmó que el libro de Maguela revela una escritora de admirable talento. Como cuentista Baduoin demuestra gran intensidad y sutileza y una singular destreza para contar historias sin caer en la tentación de ser explicita o didáctica.
“En su libro, Baduoin describe, con humor e inteligencia, un complejo universo contemporáneo por medio de una pluralidad de voces que no obstante su variedad otorga una elegante coherencia al libro en su conjunto. Cada cuento explora un episodio hasta límites inesperados, y el final, siempre sorpresivo y sutilmente justificado, evita con eficacia una clausura convencional, y sugiere una o varias posibilidades de resolución nunca explícita, circunstancia que provoca en sus lectores una suerte de incomodidad perdurable”, se lee en el acta.
Los cuentos del ganador, así como los de todos los finalistas, quedarán a disposición de todos los lectores en el territorio colombiano en las 1.414 bibliotecas del país, como quedaron ubicadas ya las obras de los cinco finalistas y la obra ganadora del I Premio Hispanoamericano de cuento, Una felicidad repulsiva del argentino Guillermo Martínez.
Por su parte la ganadora de la segunda edición del premio literario, Magela Baudoin, se mostró muy emocionada con el fallo. “Me enorgullece estar aquí y ser ganadora de este Premio, por la gran herencia de García Márquez, que fue una puerta de entrada a la literatura. Lo amé desde el principio. Esto que ustedes hacen en las bibliotecas es una cosa muy grande e inspiradora. Me lo voy a llevar a Bolivia, para que un día se creen en mi país bibliotecas. Me enorgullece también estar aquí con mis compañeros finalistas. Este premio es para ustedes también”, dijo la autora durante sus primeras declaraciones, tras enterarse de que era la ganadora del Premio, que cuenta con una bolsa de 100 mil dólares.
Durante la apertura de la ceremonia de Premiación, el Presidente de la República, Juan Manuel Santos, envió un mensaje, en el que destacó la importante labor de los escritores y de los libros en la sociedad. “Cupido es un personaje de la mitología romana. Yo creo que los cuentistas son también cupidos que flechan y hacen que los lectores se enamoren. Es ahí cuando sentimos el primer flechazo por la literatura. Hoy en esta segunda versión del Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez, quiero felicitar a los cinco finalistas. Me complace constatar que recibimos más libros que el año pasado”.
El mandatario de los colombinos agregó que “queremos tanto al cuento que nuestro plan de lectura se llama ‘Leer es mi cuento’. Nuestro objetivo al año 2018 es entregar otros 10 millones de libros y 100 bibliotecas públicas. Nos hemos propuesto aumentar los índices de lectura al menos a tres por año, para hacer de Colombia el país más educado y disminuir las brechas sociales. La lectura es una condición básica para que cada colombiano acceda al conocimiento. El cuento es una puerta de entrada a la lectura. Con este premio honramos a una tradición de cuentistas como García Márquez. El cuento, más que ningún otro género, hace parte de nuestro diario vivir”, concluyó.
Por su parte Consuelo Gaitán, directora Biblioteca Nacional, agregó que  la lectura y el poder de las palabras tienen un valor especial para un país que quiere conseguir la paz. “La palabra nos brinda la oportunidad de reconocer y entender el porqué de este conflicto. A partir de la palabra podremos narrar la nueva historia que reclamamos. Aspiramos a que los colombianos escriban y publiquen más literatura cada día. Nos sentimos honrados de que el propio García Márquez nos haya permitido continuar con su legado”.
Quién es la ganadora
Nacida en 1973, Magela Baudoin es periodista, escritora y profesora universitaria. Es autora del libro de entrevistasMujeres de Costado (Plural 2010), del libro de cuentos La composición de la sal (Plural 2014) y su novela El sonido de la H ganó el Premio Nacional de Novela 2014 (Santillana-Bolivia). Sus cuentos y reseñas han sido recopilados en varias antologías y en revistas digitales especializadas en literatura.
La escritora boliviana asegura que escribe cuento porque le gustan los géneros fulminantes, y porque se siente cómoda en las distancias cortas. Pero sobre todo, porque le gusta incomodar al lector, mirar detrás de las capas de la realidad para encontrar lo no explícito, lo no dicho.
“Tengo una conciencia muy fuerte del lector. Quiero desplazarlo, incomodarlo. Me gusta un lector inteligente, lento, capaz de volver atrás en la historia, de detenerse, de rayar lo escrito con tal de encontrar las pistas sueltas y de encontrar los objetos ocultos. Me gusta la buena literatura, que no esconde, sino que deja cosas abiertas. Esas que en apariencia quedan olvidadas, pero solo requieren observación”.
Pero tal como lo dijo en el discurso de recepción del Premio, el talento de esta periodista, escritora y profesora universitaria para la narrativa viene de su familia.
“Mis lecturas iniciales son iguales a las de todo los demás: Sandokan, las historias del Rey Arturo, El fantasma de Canterville. Yo estudié periodismo, pero en realidad la tuve fácil: mi padre era un narrador fabuloso. Me leía a Flaubert, a Víctor Hugo, y de paso mi abuela recitaba fabulosamente poesía de Rubén Darío o de García Lorca. Ese derrotero desordenado de tantas lecturas y mucha oralidad me llevó a no tener un padre literario, sino muchos”.
De hecho, la influencia de sus padres fue tan grande, que su trasfondo creador y su estilo quizás viene de esos primeros años, aunque luego influyeran en ellas las lecturas de Silvina Ocampo, Tabucchi, Isak Dinesen o Borges. Magela, de hecho, ha sido fundadora y coordinadora del programa de Escritura Creativa de la Universidad de Santa Cruz, y se formó en Venezuela y Bolivia en el área de comunicación.
“Yo jugaba a la literatura. Deformaba los clásicos en la memoria. Hoy, no sé si los leí de verdad o él me los contó. Si eran cadáveres exquisitos, cuentos por terminar, o algo real que me sucedió y leí. Por eso, quizás, aprecio cuando el lector juega porque es claro que si lo hace es porque también le ha propuesto el juego el narrador. Me gustan esas búsquedas con un propósito, me gusta el ritmo y la oralidad”. Y eso, precisamente, hace con La composición de la sal: jugar y retar.
“Mi mirada estrábica proviene de la lectura de los géneros populares. Me gusta el cine y la música. Me contaminé de géneros y de lo humano que está en América Latina, de esa saturación de lo que se ve en todos lados en nuestra América Latina, pero que no es nunca tan evidente”.
Y si decidió escribir cuento es porque considera que la cuentística latinoamericana está muy viva, más que nunca, y que es el nuevo momento esplendoroso del cuento ya que las nuevas tecnologías y la falta de tiempo lo hacen un género valedero de nuevo.
“Como seres humanos estamos entrenados para definir las cosas. Pero para eso está la literatura: para contar las cosas que no podemos comprender bien. La gente se merece una mirada distinta, que lo haga quedar impactado, que le haga disfrutar que le mientas”.
En el periodismo, la entrevista es el género que más le gusta, aunque se dedicó a cubrir distintas fuentes, desde noticias locales hasta políticas y crónicas.  De hecho, publicó el libro de entrevistas Mujeres de costado (Plural, 2010). Su novela El sonido de la H ganó el Premio Nacional de Novela 2014.
Pero también en el oficio aprendió la clave de su libro ganador, La composición de la sal: a mirar debajo de los pliegues, a construir historias que obliguen a mirar más allá. “Es como en la película Ladrón de bicicletas, esa gran historia del neorrealismo italiano, cuando para comprar la bicicleta la familia empeña sus sábanas. Sin una sola palabra se evidencia, en una sola imagen, que hay muchas más familias que han hecho lo mismo que ellos. Eso pretendo con mis libros: que una imagen diga mucho. Que uno sea capaz de emprender la pobreza, la magnitud de la tragedia, la desesperación, con una imagen”.
Capa sobre capa. Literatura de capas. Así se define. Cuentos más cercanos a la poesía que a otros géneros. “La poesía da densidad, no en el repujado de la lengua, sino en cómo se estructura la obra. Es el anzuelo capaz de sacar a flote lo que está por fuera de las palabras”. Y eso es Magela Badouin.
El libro ganador, La composición de la sal, será publicado en Colombia por la editorial Ícono Editorial.
El Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez, fue creado por el Ministerio de Cultura y la Biblioteca Nacional de Colombia, de común acuerdo con el escritor y respaldado por las principales figuras literarias del país. El galardón busca promover la calidad literaria de este género y ampliar el espectro de concursos literarios dentro y fuera de Colombia. Además, busca convertirse en el estímulo más importante concedido en lengua castellana a un género literario en el que García Márquez fue maestros de maestros.
Publicado en el Ministerio de Cultura

La periodista boliviana-venezolana Magela Baudoin fue merecedora hoy del II Premio Hispanoamericano de Cuentos Gabriel García Marquez que auspicia Colombia, por su obra “La composición de la sal”.

El jurado de ese concurso dio a conocer el veredicto entre los cinco finalistas en una ceremonia efectuada en el Teatro Colon del centro histórico de la capital colombiana.

El presidente del jurado, el canadiense-argentino Alberto Manguel, afirmó que el libro de Baudoin revela el talento de una escritora admirable. Se trata de una cuentista que demuestra gran intensidad y sutileza y una singular destreza para contar historias, apuntó.

Además de Manguel, el jurado estuvo integrado por la mexicana Margo Glantz, la argentina Liliana Heker y los colombianos Conrado Zuluaga y Luis Fayad.

Nacida en 1973, Baudoin declaró al recibir la distinción que le enorgullece estar en Colombia y ser ganadora de un concurso que representa la herencia de García Márquez, quien fue para ella una puerta de entrada a la literatura.

Además del premio en metálico, la obra de la ganadora, así como la de los otros cuatro finalistas, serán reproducidas y distribuidasd a la red nacional que conforman mil 414 bibliotecas públicas de todo el territorio colombiano.

A esta segunda competición en homenaje al Nobel de Literatura de 1982 fueron enviados en un principio 136 obras publicadas en el año 2014, por autores de 19 países de Latinoamérica, el Caribe y España.

El triunfador de la primera convocatoria del certamen literario del 2014 fue el escritor argentino Guillermo Martínez, por su libro “Una felicidad repulsiva”, quien recibió entonces la distinción de manos del presidente de la República, Juan Manuel Santos.

El gobernante de la nación andina envió en esta oportunidad un mensaje a la gala de premiación en el que destacó la importante labor de los escritores y de los libros en la sociedad y expresó su satisfacción por el hecho de que este año se recibieron más libros concursantes que el año pasado.

Publicado en Prensa Latina