Edmundo Paz Soldán, escritor boliviano: «La ciencia ficción es una forma de mirar el mundo»

Cómo se vive en una zona ocupada, qué pactos se hacen en ese territorio tenso y dominado por la guerra, y qué mezclas culturales y lingüísticas prevalecen. Son algunas de las preguntas que se hizo Edmundo Paz Soldán (1967) luego de escribir Iris, su novela publicada en 2014. “Era una novela de guerra en la que predominaba el punto de vista del imperio dominante. Sentí que me quedaban áreas por explorar de ese mundo, pero quería hacerlo desde otra perspectiva: desde la mirada de los dominados, y ya no incidiendo tanto en la guerra, sino en el día a día”, señala el escritor boliviano sobre las historias que conforman Las visiones, su último libro de cuentos, publicado por el sello español Páginas de Espuma.

Invitado a la Cátedra Abierta en Homenaje a Roberto Bolaño, Paz Soldán hablará de ciencia ficción hoy junto al escritor Jorge Baradit en la Facultad de Comunicación y Letras de la UDP. La cita es a las 11.30, en Vergara 240. El autor de novelas como Palacio quemado y columnista de La Tercera debutó en la literatura con el libro de cuentos Las máscaras de la nada, en 1990, al que le ha seguido una serie de títulos de narraciones breves hasta Las visiones.

Ahora, la editorial chilena Cuneta publica Trazado, volumen que recoge 20 relatos de ese trayecto. Mañana, la antología será presentada a las 19.00, en el Café Literario Parque Balmaceda, en Providencia 410. Además, el autor participará este viernes en el congreso Chile Transatlántico, en la Casa Central de la UC, entidad que organiza el encuentro en conjunto con la Universidad de Brown.

¿Cómo ve el panorama de la literatura de ciencia ficción en Latinoamérica?

Mucho mejor que antes, pero no tan consolidado como otros géneros populares, por ejemplo, el policial. Hay resistencias editoriales y críticas, prejuicios que nacen de la idea anticuada de que se trata de un género adolescente, una etapa que se supera con la madurez. Dicho esto, hay escritores que están haciendo cosas muy buenas: apunto dos títulos recientes no muy conocidos en Chile, El orden del mundo, del uruguayo Ramiro Sanchiz, y El hombre, del boliviano Alvaro Pérez, y un autor que ya ha trascendido al género: el argentino Rafael Pinedo. Hay que leer Plop.

¿La ciencia ficción entrega pistas de cómo funciona la sociedad actual? 

Tanto como el realismo tradicional, seguro, pero por caminos a veces más laterales, con registros más distorsionados, radicalizando tendencias y formas; al final la ciencia ficción no es tanto un género como una forma de mirar el mundo. Para hablar de las múltiples identidades del sujeto contemporáneo, por ejemplo, uno haría bien en leer al israelí Lavie Tidhar, y si uno quiere narrar conflictos interculturales, la norteamericana N. K. Jemisin es un buen punto de partida.

¿Es cierto que para armar los cuentos de Las visiones leyó textos de Augusto Roa Bastos como de José María Arguedas? ¿Por qué? 

Porque Las visiones es sobre un choque cultural, sobre el trauma y las heridas de ese choque, y los escritores latinoamericanos de la generación anterior al Boom son los mejores para explorar esos temas y convertirlos en la misma forma de la narración. Roa Bastos te puede contar una leyenda guaraní, pero lo hace en un español salpicado de guaraní, desestabilizando la lectura; quería ver cómo lo hacía para aplicarlo a las leyendas que estaba inventando del mundo de Iris: no sólo quería contar las leyendas, quería que el lector sintiera el extrañamiento de otro mundo.

Estará en la Cátedra Bolaño, y en noviembre próximo se publica El espíritu de la ciencia-ficción, la novela inédita del autor chileno. ¿El le habló alguna vez del libro?  

No sé de esa novela más de lo que se sabe por la prensa, quizás ni siquiera es sobre ciencia ficción. El guiño al género en el título es interesante. ¿Cuál es ese espíritu? Bolaño era un gran lector de ciencia ficción, uno de los pocos escritores latinoamericanos que ha leído a Theodore Sturgeon, aunque no la practicara, y eso que en su obra se pueden leer constantes e inquietantes menciones al futuro.

¿Trabaja en un nuevo libro?

Una novela realista ambientada en una prisión, con un conflicto religioso y una plaga de por medio.

Publicado en La Tercera
También podría gustarte