La nueva película del cineasta, escritor y poeta (artista total) César González (conocido también por su expseudónimo “Camilo Blajaquis”) se estrenará el martes 8 de noviembre a las 20 hs en el Centro Cultural Matienzo del barrio porteño de Palermo.

Por Rodrigo Lugones

Partiendo del concepto foucaultiano “Exomologesis”, González prepara una apuesta formal que sorprende y lo confirma como uno de los más altos nombres del cine argentino contemporáneo, como puede verificarse en los dos trailers de la película que pueden verse en YouTube.

Con una jugada que muchos pueden pensar como diferente a lo que acostumbra a verse en sus realizaciones (aunque, según el propio César, persisten las temáticas que lo preocupan y conmueven, aquellas que están presentes en todas sus obras), ha buscado reinventarse, esta vez, sin ningún tipo de financiación ni apoyo más que su deseo de llevar adelante un proyecto artístico.

Esta vez González eligió preguntarse por todo lo que lleva a un sujeto (o una sujeto) a erigirse en confesor o pastor de la moral de una época, o qué es lo que lleva a los sujetos a verbalizar sus culpas para darle poder a otro sobre sus miserias más ocultas, pero, desde luego, no se acaba allí el abanico de preguntas que recorrerá la pieza.

La película transcurre en una sola locación, está filmada en blanco y negro y en ella aparecerán el genial actor y rapero (a esta altura revelación de la actuación en cine independiente) Alan Garvey, Sofía Gala y Juan Minujín, entre otros actores y actrices que son parte de los elencos que González construye minuciosamente para sus películas con el objetivo (además de consumar sus obras) de ofrecer a los jóvenes y las jóvenes de los barrios un proyecto artístico que les permita pensarse más allá de las propuestas que el sistema tiene preparadas para los barrios más humildes de la periferia mundial.

Se vislumbra la consolidación de un estilo, el refinamiento de la técnica y la versatilidad para adquirir diversas formas sin repetirse ni traicionarse en el camino. Es evidente que César González cumple con “El Deber” que Artaud planteó que debe tener el artista que mira críticamente a su época: “El Deber” del escritor, del poeta, no es ir a encerrarse cobardemente en un texto, un libro, una revista de los que ya nunca saldrá, sino al contrario salir afuera para sacudir para atacar al espíritu público, si no ¿para qué sirve? ¿Y para qué nació?

Sinopsis de la película:

¿Qué determina que unos sujetos sean directores de la conciencia de otros?

¿En qué confines del espíritu se esconde la necesidad del individuo por amontonar confesiones?

¿Qué imágenes reinan al día después de la normalidad?

¿En qué cuevas del alma se bloquea el fluir del impulso afectivo?

¿Qué hacer con la alteridad? ¿Cómo pensar para existir?

Publicado en Agencia Paco Urondo