Puerto Rico en acuarelas

Por Aurora Rivera Arguinzoni

Ciencia y arte. No es que estén reñidos, pero la verdadera pasión de Marta Micol Torraca Vega es el arte. Por eso, cambió un bachillerato en biología que completaba en la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Ponce por uno en humanidades, con especialidad en artes plásticas, de la UPR de Mayagüez.

La fuerza de su amor por esta disciplina la hizo dejar la patria a los 24 años y trasladarse a tierras extrañas para completar un segundo bachillerato en Medios Artísticos y Animación del Art Institute of Colorado (AIC), en Denver, Colorado. Allá dejó su huella al obtener en 2010 el primer lugar del Festival de Animación Estudiantil con “Une Papillon Dans Borinquen”, obra de animación tridimencional que quedó expuesta en el Museo de Arte de Denver durante varios meses. Más recientemente complementó su formación con una certificación en Desarrollo Web de Aula Creativa, institución con sede en Madrid, España.

Pero durante el último año, Mars Micola -como se hace llamar la artista- estuvo inmersa en la exploración de nuevas técnicas con las que creó dos colecciones de piezas que se exhiben este mes en Librería El Candil, en Ponce, lo que constituye su primera exposición individual, titulada “Vestigios e incandescencia”.

Se trata de acuarelas y de obras en medio mixto inspiradas en su vida y en asuntos cotidianos como los temores sobre la Junta de Supervisión Fiscal, también llamada Junta de Control Fiscal, que en gran medida definirá la administración pública de Puerto Rico durante los próximos años.

“A diferencia de las otras (obras y exposiciones realizadas en el pasado), que han sido grabados y colectivas, estas son acuarelas, más tirando hacia la ilustración, y pintura digital, que en vez de estar sobre canvas está impresa sobre madera”, detalló a segundos antes de la apertura.

Sobre los aspectos técnicos de las obras en medio mixto explicó que utilizó grafito para hacer las ilustraciones pequeñas, luego escaneó los dibujos y utilizó Photoshop para manipularlos e Ilustrator para vectorizarlos. “También tomo fotografía y cojo las texturas y las pongo en Photoshop, las manipulo y creo una pieza sólida en madera”, añadió.

En cuanto a la temática que toca en las imágenes, Mars Micola revela que también es terreno que no había explorado y que incluso los seguidores de su arte podrán descubrir en ellas cosas de su vida que no conocían. “Es algo nuevo de mí. Siempre me enfoco en el Sol, en Puerto Rico, la mujer, no arte tradicional como lo que estamos acostumbrados, pero sí desde mi punto de vista. Aquí es más como una introspección de mí y de las cosas que nos pasan a nosotras las mujeres, los estados depresivos, los estados de felicidad, los desamores, los amores”, describe.

Mencionó piezas como “Lluvia”, que representa sus días en Denver, destino que le resultó lluvioso y frío; “Intuición”, que representa la corazonada que tuvo de que sus planes de boda terminarían en nada; “Aires”, que “es la brisa de Puerto Rico cuando llegué, esa brisa que da y uno se pone bien contento”; “Quebrado”, como cuando enfrentó depresión; “Kiki”, el recuerdo de no sentirse parte del universo durante su estancia de cuatro meses en Seúl, y “Arde”, como quien se acostumbra a sentir dolor y “ya no lo siente”.

El resultado de las introspecciones de Mars Micola son piezas capaces de intrigar y cautivar, lo mismo a un criminólogo como Gary Gutiérrez que a un maestro de arte como Jesús Ortiz Torres.

Acostumbrado a escudriñar imágenes por ser fotoperiodista, Gutiérrez describe el arte de Torraca Vega como “original, es honesto y es atrevidamente personal”. “Los personajes que habitan estos trabajos no pudieran ser más distantes y diferentes de los sujetos que viven en el cínico mundo policíaco y policial en el que yo me desarrollé como comunicador… Pudieran ser la antítesis de los que coexisten lo mismo en mis reportajes gráficos como en las imágenes que pueblan mi blog, sin embargo, las imágenes de Mars Micola me detienen, me cautivan, me halan, me invitan a entrar en una realidad alterna o a otro universo. La verdad que me provocan preguntas: ¿quiénes son esos seres?, ¿qué me quieren decir?… También puede surgir la interrogante de que muchos de ellos fueron los que crearon a Mars Micola”, planteó Gutiérrez, quien tuvo a cargo la presentación de la obra la noche inaugural de la exposición.

Contrastó así la “liviana y delicada estética” de Mars Micola con la crudeza de su mundo como fotoperiodista y criminólogo.

Pero no por liviana es simple. Tal y como destacó luego el artista y maestro de arte Jesús Ortiz Torres, en el caso de las acuarelas, Torres Vega empleó conceptos de caricatura con el uso del clásico trazado con plumilla, pero trabajó temas de forma abierta, figurativa, no explícita. “Coge las técnicas de la caricatura y las hace una obra de pintura y arte. La caricatura es una obra de arte también, pero en la caricatura están las cosas bien específicas para que la gente las entienda a primera mano, tienen también su texto, mientras que estas están abiertas a cualquier tipo de interpretación… Las vamos a ver bastante sencillas, pero son profundas a la misma vez. Sencillez y profundidad”, analizó.

Con relación al estilo de Mars Micola, el maestro destacó su uso de las líneas clásicas.

“Marta no utiliza las plumas que se venden por ahí actualmente, sino que utiliza el tipo de plumilla que hace tiempo no se utiliza, que es un tipo de pluma donde hay líneas finas, gruesas… Empieza una línea finita, luego ancha, luego gruesa. La línea es lo más importante. Uno ve bien las líneas y ve el cuerpo de la línea”, recalcó.

Con todas las vivencias que comparte, Mars Micola espera transmitir un claro mensaje: “En los momentos más difíciles es que puedes crear, que algo brilla dentro de tí, por eso (mi muestra) se llama incandescencia, porque empieza pequeñito a quemar, a quemar, hasta que de momento empiezas a brillar”.

“¿Crees que eso aplique a Puerto Rico ahora (en medio de su coyuntura económica y política)?”, se le preguntó.

“Nosotros vamos a salir de esto, pero le tenemos que echar muchas ganas. Estamos ya en el fondo, y creo que esto nos va a ayudar a subir y a creer como puertorriqueños que podemos, que podemos solos levantar este lugar”, fue su respuesta.

Publicado por El Nuevo Día
También podría gustarte