Una web serie para adultos, que cuestiona a los medios de comunicación, se estrenará en mayo en el Sexto Festival de Animación Internacional “Chilemonos”, para comenzar la temporada a finales de ese mes.

“Nadaserio”, dirigido por Felipe Venegas y Cristian García, está compuesta por 6 capítulos de 8 minutos aproximadamente, que además tiene su formato de comic en el volumen Fisuramas (Vol. 1 y 2).

“Sentimos la necesidad de crear producciones que tengan cosas que contar, decir o criticar”, señala Venegas. “Las producciones de dibujos animados en Chile caen en el error de hacer todo con marco educativo”.

Venegas explica que la principal idea de la serie que se trabaja es la sátira y parodia a los hitos de la TV chilena, por una parte, y por otra los guiños a la cultura geek (películas, cómics y videojuegos), todo esto mezclado con conspiraciones desquiciadas y situaciones alocadas.

Todo esto ocurre en un lugar llamado “La quinta fisura”, ubicado en una grita abismal en el Pacífico Sur, donde se lleva a cabo una especie de reality show maligno dónde el presentador Leo de Capricornio (con voz de Leo Caprile) hace de las suyas animando y destapando lo que se llaman los distintos “chanchullos” que rodean el programa, ante una audiencia de lobos finos de dos pelos, que son el público televisivo del show.

Caprile en el show

La participación de Caprile, por otro lado, es clave. El animador explica que decidió participar al ver “el entusiasmo” de los creadores, aunque “la principal razón que me hizo participar en la serie tiene que ver con que soy el alter ego del personaje”.

“Es muy difícil negarse a darle una forma. Esto del mundo paralelo, de la ficción, esta cosa medio representativa de nuestra realidad, pero en el sentido inverso, en el sentido más perverso de la televisión, me parece muy entretenido, pero al mismo tiempo un gran aporte”, añade.

Asimismo, comprendió que su participación en el proyecto era bastante determinante en el resultado del trabajo, “porque podías hacer a Leo de Capricornio con otra voz, pero sonaba más parecido si era yo”.

Además “participar en una aventura como esta tiene mucho que ver con mi mundo particular. Soy diseñador gráfico de profesión y sé lo que cuesta hacer este tipo de animaciones, en particular en Chile”.

Por otro lado, “hacer un personaje basado en uno, y que éste sea un antihéroe, me parece mucho más entretenido todavía. Todos tenemos un lado perverso, y cuando ese lado es intuido por un tercero, tiene un valor mucho mayor”.

“Lo encontré fascinante, lo pasé muy bien haciendo las grabaciones, porque es una experiencia nueva para mí”, concluye. “No es lo habitual hacer un personaje animado, y que sea un alter ego. Lo encontré fascinante”.

Leo “no es el típico bonachón que busca hacer el bien. Este tipo malas pulgas sólo quiere llevar a cabo su objetivo a como dé lugar, además odia a su ayudante ‘Cochayuyin'”, comenta Venegas, por su parte.

Su misión es ser el mejor animador de todas las dimensiones, “a costa de cualquier precio, aunque sea saltarse la moral”. Su antagonista es “todo aquel que se cruce en su camino. En la primera temporada hay muchos, partiendo por los ejecutivos del canal”.

Los objetivos de la serie

¿Qué es lo que busca la serie?

“Sobre todo una crítica a los medios de comunicación, en cuanto a contenido”, responde Venegas. “El trasfondo es que los programas actuales empezaron a ser vacíos, carentes de contenido trascendente, y entre este contexto, nuestra serie pretende que la gente se dé cuenta de que de alguna forma nos podemos reír de la situación. Queremos brindar entretención a base de humor ácido sobre nuestra TV, un producto audiovisual entretenido y de producción nacional”.

Los creadores decidieron hacer sátira de la TV chilena “porque es muy fértil la farándula y TV del país, está llena de chascarros o situaciones especiales de las cuales es divertido formar una historia irreverente”.

“En el aspecto de la producción somos bien preocupados y las personas que integran el equipo les motiva mucho participar de está y ahí el factor humano es importante para darle un plus al trabajo. De todas formas, si algo nos diferencia, es que esta serie no está pensada como las típicas series que tratan de ser casi educativas, esto es animación para reír. Irreverencia pura”, concluye.

Publicado en La Tercera