Sin medios comunitarios no hay democracia

Trabajadores de radios comunitarias exigieron frente al Enacom (Ente Nacional de Comunicaciones) la apertura de concursos para el otorgamiento de licencias a medios de comunicación sin fines de lucro y presentaron el escrito judicial el que demandaron al Estado que se cumpla la cuota del 33 por ciento del espectro radial para FM, prevista en la ley 26.522, de Servicios de Comunicación Audiovisual.

“Tenemos música, opiniones e informaciones que queremos que el Estado legalice”, puntualizó Mariano Randazzo, integrante de Radio Sur y uno de los organizadores de la convocatoria que llevó como lema “sin medios comunitarios no hay democracia”.

El eje del reclamo es el cumplimiento de la ley sancionada durante el gobierno de Cristina Kirchner (y modificada en parte por decretos de Mauricio Macri) que divide el espectro audiovisual en tres tercios, uno de los cuales está destinado a los medios sin fines del lucro. Sin embargo, la distribución de esas frecuencias fue a cuentagotas, sobre todo desde la asunción de la administración de Cambiemos.

Lo que pidieron quienes esta mañana se movilizaron hasta el edificio ubicado en Perú al 100, de la ciudad de Buenos Aires, es que se cumpla con esa cuota establecida por ley, que se abran concursos para las licencias de radios FM y que se cumpla con el Fomeca, el fondo concursable que otorga partidas a la comunicación comunitaria. El escrito judicial que entregaron en el Enacom incluyó esos tres puntos.

View image on TwitterView image on TwitterView image on Twitter

“Somos más de 400 emisoras que tenemos este tipo de comunicación y que queremos ser legales, pero el Estado no nos arbitra los mecanimos para que así sea”, sintetizó Randazzo durante una entrevista con AM 750. Junto a él hubo representantes de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias de Argentina (Amarc), que respaldó el reclamo.

La presentación del escrito antes presentado en la Justicia busca que el Enacom, a cargo de Miguel de Godoy, ponga en marcha el dispositivo que regularizaría, también, el trabajo de esos medios. Por ejemplo, Radio Sur es una cooperativa con diez puestos de trabajo, y la legalización de su frecuencia la pondría en mejores condiciones para garantizar esos trabajos y mejorar los ingresos del medio.

Hasta que esto ocurra, concluyó Randazzo, continuarán con sus demandas: “Entendemos que la comunicación no se construye solo detrás de un micrófono sino también desde la calle, reclamando nuestros derechos”, concluyó.

Publicado en Página12
También podría gustarte