Tu Refugio no es sólo una cafetería para  la gente que gusta de la lectura. Este bibliocafé, ubicado en pleno centro  de la ciudad de La Paz,  es   también un espacio para debatir y hablar de libros, asegura  una de las creadoras de este sitio, Bethel Núñez.
El espacio abrió sus puertas hace dos semanas,   desde entonces destaca por su propuesta para los amantes de un “buen libro y un buen café”.   Pues además de tener un  mezanine  y un patio, también guarda  centenares de libros apilados en cajas de frutas que cuelgan de las paredes.
   El bibliocafé, ubicado en la calle Murillo esquina  Santa Cruz,  793,  se caracteriza por tener dos ambientes oscuros, con miles de estrellas, que simulan una vía láctea. Ahí los lectores encuentran el sitio perfecto para leer, algunos en grupo, acomodados al rededor de una mesa para iniciar un largo debate en torno a un texto.
En la parte de arriba (mezanine), cerca de los pies de una ventana,   se encuentra   un sofá  cama que incluye una manta y una almohada. Este espacio   ofrece a los lectores solitarios un lugar perfecto para “devorar” un libro.
  Un mes antes de la inauguración la idea sobre este sitio ya estaba  clara. “Nuestro objetivo es acercar libros, de todo género, pero  en especial de estudios sociológicos al público”, cuenta  Núñez, que aclara que  este espacio está  abierto para los lectores de todos los géneros y gustos.
El espacio es una iniciativa impulsada por tres  amigas: Beatriz Jurado, Fanny Nina, y Bethel Núñez.  “Somos madres compañeras y activistas, por eso  surge la necesidad de crear este espacio, donde los clientes se pueden sentir cómodos, leer, comer algo rico y debatir”, dice Núñez,
  Para la  apertura el local , las  dueñas recibieron  al público   con una decena de bebidas y piqueos, que varían de entre cuatro y 20 bolivianos. Además,  las  fundadoras de Tu Refugio  dieron la bienvenida  a los visitante con una biblioteca dotada de más de 150 libros. A partir de ese día,  los  clientes se encargaron de donar otro tanto de textos,  además de  películas.
Gracias a las donaciones, la colección de Tu Refugio guarda libros     “muy difíciles de encontrar, por la lejanía o  la antigüedad”.   “Además pueden fotocopiar los textos, porque tenemos colecciones argentinas que no son fáciles de conseguir. La gente necesita  tener el acceso a estos libros, porque siempre ha sido parte de la élite, ellos tiene acceso a estos textos, los demás no”, dice la encargada.
En la tarea de acceso a la información  este sitio busca nuevas formas de acercar los libros a los clientes.  “Estamos viendo la posibilidad de bajar libros de formato PDF  e imprimirlos,  para el acceso a la gente”, indica.
 Este sitio cuenta con diferentes secciones de libros, como literatura  latinoamericana, infantil y estudios sociológicos, entre otros. Según Núñez,  este es un espacio   para que las personas se encuentren de nuevo con el mundo de las letras y con autores como Isabel Allende y  Víctor Hugo Viscarra, François Houtart, entre otros.
No sólo existe debate histórico, político y social en  este bibliocafé, hace unos días empezó a reunirse también un grupo dedicado a la lectura de libros de ficción. “Este sitio está avanzando de a poco, se está haciendo  conocer. Se  han acercado  grupos como la  Feria del Libro de Autores Independientes y ya   se les ha  concedido un espacio, donde  su reunión se realiza los  fines de semana”, indica   Núñez.
Con un jugo, un café o un helado, los clientes se pueden pasar horas leyendo en Tu Refugio.   “No hay muchos espacios,   que ofrezcan eso”, agrega  la fundadora, que  asegura que la mejor forma de llegar a la gente es darle un espacio cómodo.
Los clientes también sugieren temas de debate en el bibliocafé. Por ejemplo, un grupo de visitantes inició una de las charlas con una discusión sobre El capital de Carlos Marx. Hoy se realizará un encuentro para hablar sobre    Las indomables,   mujeres libres, un  documental sobre las mujeres del ejército kurdo.
 Para el siguiente viernes, se alista una charla sobre las mujeres en la historia de Bolivia con el texto Las agitadoras del buen gusto. “Veremos  cómo estamos y qué nos falta hacer, por eso esto  más que ser un negocio es activismo político”, indica  Núñez, que   resalta que “la idea es encontrarse colectivamente sin imponer líneas de pensamiento”.
Los niños gozan de un lugar  especial en Tu Refugio.  Los pequeños pueden disfrutar de “helados con frutas y una colección de  literatura infantil”.   “Puedes venir con tu wawa  para leerle un cuento”, dice Núñez, quien donó cerca de 50  textos con el objetivo de compartir sus tesoros con potenciales lectores.

 

imagen
imagen
imagen
Publicado en PáginaSiete