Cine y música electrónica

El evento organizado por Pulse se realizará el próximo jueves 23 de noviembre, a partir de las 19:00 horas en el Centro Cultural de España (Rincón y Bartolomé Mitre) y supone una instancia referencial de la música electrónica en nuestro país.

Un poco de historia

Hablar de Música Electrónica supone pasar revista a un proceso histórico que, en apretada síntesis, podría comenzar con la reseña de Robert Arthur Moog y Herbert Deutsch quienes crearon el primer sintetizador a principios de la década del sesenta. Posteriormente, la banda germana Kraftwerk experimentó con la nueva herramienta tecnológica dando comienzo a una nueva era que continuarían grupos como Depeche Mode hasta instalarse definitivamente en el panorama musical del cruce de siglos.

De todas maneras, intentar abarcar dicho proceso resulta una labor compleja que involucra múltiples artistas como la la compositora Wendy Carlos quien utilizó el sintetizador Moog en sus propuestas barrocas o la división genérica que se estableció en Estados Unidos entre el Techno y el House.

Esta acotada información solo roza un universo que no logra explicarse con la definición simplificada de “música que emplea tecnología electrónica mediante sintetizadores y otras herramientas como el ordenador”.

El mundo sonoro que se abrió la música electrónica es amplísimo y, en el mismo, convergen referentes como el pionero Larry Levan de Paradise Garage, la evolución técnica elaborada por personajes de la talla de Trent Reznor, Vince Clarke, James Holden entre muchos otros. Adentrarse en esta dimensión musical, que se fortaleció en el nuevo milenio, es un desafío donde siempre pueden quedar huecos informativos sobre esta tendencia creativa.

Por tal sentido, el Festival presentará algunos de los títulos más relevantes que la producción audiovisual ha registrado sobre la materia en una primera aproximación al cautivante territorio de la música electrónica, accediendo a una visión de su proceso como obra de arte en permanente desarrollo. Cabe subrayar que el Festival exhibirá, en carácter de primicia absoluta para toda la región, el título “TOF”, primer video documental sobre la Música Electrónica en el Uruguay, dirigido por Michel Franco.

Publicado en La República

Documental sobre la música electrónica en Uruguay

En el marco del Primer Festival Cinematográfico de Música Electrónica organizado por PULSE, a realizarse el jueves 23 de noviembre en el Centro Cultural de España, se estrenará -en carácter de primicia- el documental “TOF”. Un registro audiovisual del proceso que este universo sonoro ha tenido en nuestro país. LA REPÚBLICA entrevistó a Michel Franco, director de de dicho proyecto.

¿Cómo surge la idea de realizar este documental?

El tema nace a partir de una asignatura en la carrera Ingeniería Audiovisual de la Universidad Católica. La materia se llama “Proyecto documental” y el primer trabajo que nos mandaron hacer fue registrar un minuto de lo que quisiéramos, con la cámara fija. Yo elegí filmar a un amigo que estaba pasando música en una fiesta. Después, cuando entregamos el material nos propusieron que orientáramos la entrega de fin de año con algo de lo que habíamos registrado. En mi caso, entonces, decidí hacer un trabajo sobre la escena electrónica en Uruguay. La entrega final era un tráiler pero, con mi amigo Ignacio Lorenzelli, decidimos finalizar el proyecto en su totalidad.

Quizás deberías explicar para el neófito cuál es el significado de “TOF”, título del documental.

“Tof” es una expresión que se usa mucho en el ambiente de la música electrónica, particularmente en Uruguay. Quería elegir un título que no informara de primera el contenido. Poner algo como “Historia de la Música Electrónica en Uruguay” era muy largo. “Tof” es un enunciado breve y supone una expresión que transmite ideas positivas. Algo así como “enhorabuena” o “¡qué bien!”. Se usa de varias maneras y es algo que dicen los que están hace más tiempo en esta actividad. Además, le agregué la bajada “Cultura de pista electrónica en Uruguay” para ampliar la idea.

¿Qué fue lo que más te llamó la atención durante el proceso del rodaje sobre el tema que estabas trabajando?

En un principio, cuando empezamos a trabajar en el proyecto, teníamos una visión mucho más acotada de lo que era la música electrónica en nuestro medio y sus representantes. Pensábamos que determinado DJ era el fundamental y nos fuimos dando cuenta que -en realidad- había más gente importante atrás que había logrado posicionar a este DJ y que había influido en su carrera. Lo que más me llamó la atención y hasta me conmovió fue darme cuenta que la construcción de esta escena electrónica que existe hoy en día en nuestro país no fue nada fácil.

Se suscitaron muchos problemas y contratiempos. También hay que mencionar la crisis económica donde se fueron muchos y no había espacios para hacer música. Cabe aclarar que hay mucha gente que también podría estar en el documental pero se tuvo que hacer una selección. Pensé sobre todo en las personas que tuvieron un papel importante en el pasado y que hoy siguen en actividad y continúan aportando significativamente a esta cultura de música electrónica. Quizás podrán decirme que puede no estar tal persona influyente de los noventa pero que hay alguien que comenzó a mediados de la primera década del Siglo XXI.

En realidad, el documental pretende abarcar un pasaje histórico y yo aprecio el esfuerzo que hicieron muchas personas para poder sacar adelante el proceso evolutivo de la música electrónica en nuestro país. Lo que más rescato es la pasión y el amor a la música que pusieron todos estos representantes que entrevisté.

¿Cuáles fueron las mayores dificultades que tuviste a la hora de elaborar esta propuesta?

Las dificultades se presentaron para conseguir material de archivo. Mi metodología con el entrevistado era pedirles que me contaran su historia completa desde que empezaron hasta la actualidad. Una vez que tuve toda esa información pude construir el documental en mi cabeza y plasmarlo en un proyecto.

¿Quedó mucho material afuera luego del corte final?

Fueron veintiocho entrevistas. La más corta debe haber sido de veinte minutos pero la mayoría ronda los treinta minutos y, en algunos casos, llegué a entrevistar personas durante una hora. Fue una edición selectiva porque el documental dura, aproximadamente, cuarenta y cinco minutos. Yo filmaba mucho material para tener una información personalizada que me ayudó a entender el contexto porque, en el trabajo, traté de centrarme en la historia dejando de lado las individualidades.

¿Según tu opinión, cuál va a ser el aporte de “TOF” a la música electrónica?

Más allá de la información creo que el público que no esté demasiado compenetrado con el tema va a entender que la música electrónica es mucho más que una fiesta y gente bailando. Creo que se puede llegar a entender lo completa que es la tarea del DJ y lo que marca la diferencia. La búsqueda de transmitir algo con la música. A mí me importó subrayar el aspecto creativo, la búsqueda de inspiración con nuevos sonidos y estilos. Es aquí donde el público quizás pueda ver como el DJ intenta contar una historia pasando por distintos momentos y provocando emociones diversas.

¿Cómo ves el futuro de la escena electrónica en Uruguay?

Creo que este espacio se puede mantener e, incluso, mejorar siempre y cuando no se confunda el negocio con lo artístico. Hay que enfatizar el perfil del artista y dar margen a sus espacios de expresión. Hay que promover lo cultural y a los realizadores emergentes porque la tarea del DJ que le pone amor a las cosas suele ser muy sacrificada.

¿Cuáles son tus expectativas con respecto al estreno de este documental?

En realidad estoy muy ansioso. Espero que cause un buen impacto y no solamente dentro del mundo de la música electrónica. Ya, de por sí, es un registro único que existe en Uruguay sobre el tema. También espero que tenga una buena llegada en el exterior porque, en este momento, desde afuera se está mirando mucho a la música que se produce en Uruguay.

Cada vez hay más productores nacionales que están sacando sellos en Europa y Estados Unidos. Han llegado a venir periodistas extranjeros a tomar nota de lo que se hace acá. Uno de los mayores referentes de la música electrónica underground en Berlín, por ejemplo, es el uruguayo Nicolás Lutz. Espero que “TOF” contribuya a obtener mayor repercusión de la música que se está generando en nuestro país.

Publicado en La República
También podría gustarte