Figari en Buenos Aires

Por Redacción Nodal Cultura

El Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires presenta la exposición Figari: mito y creación, que cuenta con más de 30 óleos, acuarelas y dibujos del gran artista uruguayo Pedro Figari. Algunos de los trabajos son emblemáticos en la obra del plástico y otros nunca fueron exhibidos en la Argentina. Las obras  provienen del Museo Nacional de Artes Visuales y el Museo Figari, ambos de Uruguay.

La muestra, curada por el director de este último, Pablo Thiago Rocca, está organizada junto a la Secretaría de Gobierno de Cultura de la Argentina, los ministerios de Educación y Cultura, y de Relaciones Exteriores de Uruguay, y la Embajada de Uruguay en Argentina.

En la apertura, llevada a cabo el sábado 29 de junio, el director del Museo de Bellas Artes de Buenos Aires, Andrés Duprat, sostuvo que “en Figari estamos ante escenas amables que incluyen al espectador en la vida plena de los sectores populares, exenta de la mirada extrañada de quien contempla a figuras sociales que le resultan no asimilables. En ese sentido, su obra reviste un carácter político inmediato, en tanto postula la igualdad del género humano, más allá de razas y clases o identidades”.

La ministra de Educación y Cultura de Uruguay, María Julia Muñoz, resaltó que “para Uruguay, esta exposición representa un orgullo y un honor, y se configura como un hecho importantísimo, pues hace más de 30 años que no se hacía en la Argentina una muestra de esta envergadura dedicada enteramente a un artista uruguayo de renombre, a un maestro de la pintura, como es Figari”.

Curador de la muestra, Pablo Thiago Rocca afirmó que el artista “tenía un pensamiento profundamente humanista y americanista, y fue un hombre múltiple, de variados intereses vocacionales: fue el primer abogado defensor de oficio del Uruguay, fue diputado, filósofo, educador, y en la última página del libro frondoso de su vida fue pintor”. Para él, esta exposición ofrecerá la oportunidad de apreciar a un “artista inquieto, exuberante, imprevisto, que creó con sus pinceles una sucesión de temas que reflexionan sobre múltiples aspectos de la condición humana”.

Sobre los temas que Figari abordó en sus obras, Rocca sostuvo que “Figari no solo pintó candombe y danzas tradicionales, que es su faceta más conocida, sino que pintó una riquísima variedad de temas como es la serie del hombre de las cavernas; escenas religiosas y aquellas del bajo mundo: las de las corridas de toros, de los jugadores de bochas; y en cada proyecto que abordó encontró resistencias que lo querían frustrar, y los traspiés que tuvo su historia vital lo llevaron a emprender la aventura pictórica y explican por qué recién a los 60 años se dedica a eso de lleno.

Enrique Aguerre, director del Museo Nacional de Artes Visuales de Uruguay y coordinador de la muestra, destacó la cooperación y colaboración entre museos de Argentina y Uruguay. “Hemos retomado la relación histórica con el Bellas Artes y junto a su director, Andrés Duprat, se comenzaron a pensar proyectos en común que hoy cristalizan en esta exposición que ojalá sea la que abra las puertas a otras muestras futuras”, expresó.

Figari: mito y creación atraviesa todas las facetas del maestro uruguayo, incluso sus etapas formativas, para revelar un artista único, creador de una mitografía del Río de la Plata. La muestra dialoga con las tradiciones pictóricas de la región y propone un vínculo entre escuelas plásticas rioplatenses: uruguaya, brasileña y argentina.

La selección de las obras, que abarca desde una acuarela temprana realizada en 1890 hasta los dibujos para la última novela publicada por Figari en 1930, se estructura en ocho núcleos temáticos: “La leyenda rioplatina”, “Nocturnos y crepúsculos”, “Corridas de toros y juegos”, “Vida primaria (serie de los Trogloditas)”, “El otro mundo”, “El bajo mundo”, “Crímenes” e “Historia Kiria”.

“Esta exposición nos muestra las diferentes estrategias creativas que empleó Figari para reinventarse en la pintura y constituirse de ese modo en el gran mitógrafo de la leyenda del Río de la Plata”, agregó el curador.

Según comenta Rocca, “concibió entonces un programa artístico centrado en la ‘leyenda del Río de la Plata’: una pintura evocativa y fantástica a la vez, que recrea los patios coloniales, las danzas criollas, los candombes de los negros esclavos y libertos, cuyas peripecias fueron a menudo escamoteadas en los manuales de historia”.

Reseña biográfica de Pedro Figari (Montevideo 1861-1938)

Iniciado como artista en su madurez, Figari contaba con 60 años de edad cuando inauguró su primera exposición de pintura en Buenos Aires. Fue abogado, periodista, educador, político, filósofo, poeta y pintor de extensa e intensa trayectoria. En 1895, como abogado Defensor de Pobres en lo Civil y en lo Criminal, asumió la defensa del alférez Enrique Almeida y demostró su inocencia en el célebre caso del crimen de la calle Chaná.

Sus escritos periodísticos en contra de la pena de muerte fueron decisivos para la aprobación de la ley abolicionista que se promulgó en Uruguay en 1907. En 1912, publicó en Montevideo el tratado “Arte, estética, ideal”, en el que desarrolla sus concepciones filosóficas. Entre 1900 y 1910, redactó varios proyectos de ley para la creación de escuelas de arte y en 1915 asumió la dirección de la Escuela Nacional de Artes Oficios (ENAO), consagrándose enteramente a formar obreros artistas.

Desconforme con la desaprobación del plan de reformas, renunció a la dirección de la ENAO y a los demás cargos públicos en 1917 para dar inicio en Buenos Aires a una carrera de pintor profesional, junto con su hijo Juan Carlos (Montevideo, 1893-París, 1927).

El reconocimiento artístico llegó primero en el ámbito bonaerense en 1921, y luego en París, donde se radicó a partir de 1925. En esta época de gran esplendor creativo, realizó exposiciones por Europa y América, y recibió la visita de personalidades del mundo artístico e intelectual, como James Joyce, Pablo Picasso, José Ortega y Gasset y Paul Valéry.

A la par de su pintura, incursionó entonces en la narrativa de ficción con relatos breves y obras de teatro. Luego de la muerte de su hijo y colaborador, Juan Carlos, publicó en 1928 el poemario “El arquitecto” y dos años más tarde, la novela utópica “Historia kiria”.

Retornó a su ciudad natal en 1934 para ocupar el cargo de asesor artístico del Ministerio de Instrucción Pública de Uruguay. Continuó exponiendo hasta 1938, año en que falleció en Montevideo a la edad de 77 años.

La muestra Figari: mito y creación podrá visitarse hasta el 15 de septiembre el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires, Av. del Libertador 1473, Ciudad de Buenos Aires.

También podría gustarte