Quino fue premiado en Chile con la Orden Pablo Neruda

1.194

Quino: “Espero que la locura humana sepa pararse a tiempo”

Al centro cultural GAM llegó Joaquín Lavado, más conocido por su seudónimo Quino, junto a su familia y al Ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, Hernán Lombardi. El caricaturista participó de una ceremonia que tenía como objetivo brindarle un homenaje por medio de la entrega de la Orden al Mérito Artístico y Cultural Pablo Neruda. El reconocimiento del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA) es concedido a figuras nacionales e internacionales que han destacado por aportes realizados en el ámbito del arte y la cultura.
Con la presencia de la Presidenta Bachelet, la Ministra de la Cultura Claudia Barattini y la presidenta de la Fundación Teatro a Mil, Carmen Romero, se dio inicio a una ceremonia que expresó el agradecimiento hacia el trabajo del dibujante y puso sobre la mesa la problemática de violencia y censura que hoy vive la comunidad internacional.
La Presidenta definió al artista como un actor fundamental en la historia universal. “Con la historieta como medio de expresión, con el relato dibujado y escrito como instrumento poderoso de crítica, temido por los totalitarismos de toda época, Quino asumió el riesgo de ser un cronista de su tiempo en años convulsionados para América Latina y el mundo”, enfatizó
Por su parte, la Ministra de Cultura recalcó la importancia de la narrativa gráfica en el aprendizaje y acercamiento a la lectura, principalmente de los niños y jóvenes. “Para nosotros como CNCA celebrar la obra de Quino es también celebrar la narrativa y el humor gráfico como género, sobre todo en vista de los tristes acontecimientos recientemente ocurridos en París”.
Lavado se mostró agradecido ante el reconocimiento y la ovación que los asistentes le brindaron. Además de expresar su cariño por Chile: “Habiendo nacido en el país de al lado estoy como en casa.”
Michelle Bachelet, que se autodefinió como una ávida lectora del trabajo del artista trasandino, destacó el trabajo y el rol social que Quino ha tenido desde los inicios de su carrera. “Muchas gracias Quino por su obra, por sus personajes, por sus historias, a muchos de nosotros nos acompañaron en buenos y malos tiempos, muchas gracias por su dedicación a la humanidad.”

LA SÁTIRA EN MANOS CHARLIE HEBDO
El evento estuvo marcado por la mención del atentado a la revista francesa Charlie Hebdo del pasado 7 de enero, que dejó a doce personas muertas, entre ellos ocho periodistas del medio. El hecho fue recordado para recalcar la importancia de la libertad de expresión y condenar la violencia que hoy pone en jaque los derechos humanos.
“Yo espero que esto no siga creciendo, que la locura humana sepa pararse a tiempo. A veces uno se pregunta si nos gusta como un deporte crear estas situaciones al límite, tan poco solidarias y tan insensatas”, expresó Quino, quien participó de un homenaje en Buenos Aires realizado por caricaturistas argentinos a las víctimas.
La Presidenta destacó el rol del humor gráfico como jueces de la realidad: “Hay algo profundamente subversivo en el chiste, en la historieta, que hace de cada viñeta una bandera de conciencia en permanente riesgo, que hace pocos días se encarnó en los terribles y condenables ataques en París. Ese riesgo nos hace reafirmar a todas las sociedades libres nuestro compromiso irrestricto con la libertad de prensa, de opinión y expresión.”
“Todos los dibujantes de humor tenemos esta vocación de transmitirle a la gente que la vida puede ser mucho más linda si la tomamos con humor, imposible no recurrir a los hechos de París estos días, para llamarnos a todos a una reflexión”, agregó Lavado. Además llamó a no dejarse intimidar por estos actos y seguir luchando por la libertad.
El dibujante es un referente en todo el mundo, y su carrera de 60 años ha tocado temas tan polémicos como el poder, la paz, la ecología, la política, la religión y la sexualidad. La figura de Mafalda constituye un ícono para adultos y niños, y se ha transformado en un personaje crítico que a través de la inocencia pone en evidencia la locura del mundo.
El homenaje se enmarca en la exposición “Quino, por Mafalda”, realizada por el Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires en honor al dibujante y a los 60 años de la primera publicación de “Humor de Quino”, como a los 50 años de la primera publicación de Mafalda. La muestra llega a Chile como parte de la cartelera de Santiago a Mil y se exhibirá en la Sala de Artes Visuales del Centro GAM hasta el domingo 1 de febrero con entrada liberada.

Publicado el 15/01/2015 en El Mostrador

«Dicen que soy un maestro, pero ni siquiera terminé la escuela»

Es un rockstar del cómic del siglo XX. Un elegante caballero que decidió darle voz a una niña llamada Mafalda, divertida, suspicaz y con sopofobia, siempre cerca de un globo terráqueo interrogando al mundo: “¿Y Dios habrá patentado esta idea del manicomio redondo?”.
Su creador, Quino, el dibujante argentino nacido hace 82 años como Joaquín Salvador Lavado, llegó ayer en la mañana al Centro Cultural Gabriela Mistral. Allí recibió la Orden al Mérito Cultural Pablo Neruda, que también han recibido el músico Ennio Morricone y la bailarina Pina Bausch, entre otros.
Quino no estaba solo: alrededor se fragmentaba el mundo de Mafalda en la muestra Quino por Mafalda, que se presenta en el marco del Festival Santiago a Mil. “Gracias por tan emotiva recepción”, dijo Quino al entrar en silla de ruedas a la Sala de Artes Visuales del GAM, junto a la Presidenta de la República, Michelle Bachelet; Claudia Barattini, Ministra de Cultura, y Carmen Romero, directora ejecutiva de la Fundación Teatro a Mil.
El año pasado Quino vivió meses de festejos y conmemoraciones: se cumplieron 60 años desde que empezó a publicar y 50 desde la aparición de Mafalda, en septiembre de 1964, en el semanario Primera Plana de Buenos Aires. También recibió dos reconocimientos importantes: la Legión de Honor en Francia y el Premio Príncipe de Asturias, en España.
Ayer, el dibujante y maestro de generaciones estaba acompañado de su familia y autoridades, como Hernán Lombardi, Ministro de Cultura de Bs. Aires. Además, lo rodeaban seguidores, grupos de niños y artistas e ilustradores chilenos como Jorge Montealegre, Catalina Bu, Alberto Montt, Paloma Valdivia y Francisco Javier Olea.
“Quino es la piedra fundamental de lo que hago. Comencé a dibujar porque comencé a leer a Quino. El fue mi primer acercamiento a la gráfica, la plástica, la literatura y el pensamiento crítico. Es la semilla”, dijo Alberto Montt, autor de En dosis diarias. “Quino es mi principal referencia. Muchas veces cuando voy a crear algo me pregunto ¿y cómo lo haría Quino?”, agregó Olea.
Al recibir la Orden al Mérito Pablo Neruda, tras la entrega de una medalla y un diploma, Quino recordó que siendo niño, “el entretenimiento más frecuente era subir, en la casa donde vivía, a mirar la cordillera, que como se dice siempre, nos separa y nos une”.
Luego fue el turno del discurso de la Presidenta Bachelet. “Con acidez o con dulzura Quino ha dibujado nuestra época. La guerra de Vietnam, la Guerra Fría, la amenaza nuclear, la carrera espacial… Gracias por su obra y por su dedicación a la humanidad”. Discurso que dio paso a una ovación para Quino. “La vida puede ser mucho más bella si la tomamos con humor”, dijo el artista y respondió ante las consultas sobre el atentado hace una semana al semanario francés Charlie Hebdo, que dejó 12 muertos, entre ellos varios dibujantes.
“Es terrible. Espero no vuelva a ocurrir, que esto se detenga en algún momento, que la locura humana sepa pararse a tiempo, aunque tengo mis dudas conociendo al ser humano. Lo que tenemos que hacer es no dejarnos intimidar y seguir luchando por la libertad”.
¿De qué estaría reclamando hoy Mafalda?
“De lo que ha reclamado todos estos años. Que seamos más sensatos, pero parece que la cosa empeora. Para quienes no somos creyentes siempre nos queda preguntarle a Dios por qué hay cosas tan mal. Pero nunca se sabe si somos hijos de Dios o Dios es hijo nuestro”, dijo riendo.
Sobre su condición de “maestro”, como ayer lo llamaban, Quino señaló: “Dicen que soy un maestro, pero ni siquiera terminé la escuela. Es una exageración. Yo leía los libros que tenían mis hermanos. Me formé muy mal. Todo mezclado, Shakespeare, tiras cómicas, Dostoievski, en fin…”.
¿Cómo se lleva con las nuevas tecnologías?
Las comunicaciones cambian las ideas. Las mías son de un analfabeto. Me siento bastante analfabeto en el mundo de hoy.

Publicado el 16/01/2015 en La Tercera

También podría gustarte