Un sueño con poco apoyo pero mucha motivación

1.908

A pesar del poco apoyo, una comunidad se unió y creó un proyecto que hoy forma artistas en La Carpio

Lo que inició como un proyecto con poco apoyo, con muchas dudas e inseguridades, hoy se ha convertido casi en un estilo de vida para cerca de 350 niños y jóvenes de La Carpio.

El Sistema Integral de Formación Artística para la Inclusión Social (Sifais), es una iniciativa que busca incentivar las habilidades artísticas en este sector de la sociedad que muchas veces puede ver muy de lejos oportunidades de este tipo.

Alicia Avilés es la fundadora de dicho proyecto y hoy recuerda, como en sus inicios muchas personas le decían sobre lo “imposible” de esa idea que ella maduró en su mente, pero más allá de eso, la atesoró hasta poder hacerla una realidad.

Sebastián Rojas es el director de la Orquesta del Sifais y contó que desde hace un año trabaja con estos niños todos los sábados, “la idea surgió porque una señora de la comunidad de La Carpio tuvo contacto con una empresa que tenía que hacer trabajo comunal y le propusieron que donaran los instrumentos para una orquesta para los niños”, recordó Rojas.

Rojas comentó que son cerca de 25 estudiantes los que participan en la Orquesta que hace pocos días, tuvo su primera presentación en el Teatro Nacional.

“A muchas personas les preocupa tener contacto con alguien de ahí porque piensan que son asaltantes (…) a veces la gente no piensa que los primeros afectados de situaciones así son quienes viven ahí, porque a pesar de que hay problemas de delincuencia y demás, es una minoría, la mayoría es gente honesta y trabajadora”, dijo Rojas.

Un sueño con poco apoyo pero mucha motivación

Avilés ve con mucha felicidad la cosecha de los éxitos. “Nosotros empezamos a trabajar con el fútbol acá como comunidad,(…) luego surgieron tres chicos a quienes no les gustaba el fútbol, ellos querían tocar instrumentos”; dijo.

Fue entonces cuando surgió la idea de brindar la oportunidad de desarrollarse en otro espacio. “La verdad no teníamos apoyo, en esta comunidad el gobierno realmente no ayuda como debe ser, siempre pone excusas (…) nos dimos a la tarea de desarrollarnos como comunidad”, dijo Avilés.

Indicó que buscaba apoyo por todos los medios posibles, sin embargo, siempre recibía un ‘no’ por respuesta.

Un proyecto que se expande

En este momento -aunque está solo en ideas- el modelo del Sifais está siendo valorado para expandirlo a otras comunidades que al igual que La Carpio, necesiten de espacios como tal, según explicó Carolina Meza, vocera del proyecto.

“Sifais no sería capaz de ser lo que es sin la respuesta positiva que hemos recibido de parte de la comunidad de La Carpio, nosotros estamos tan agradecidos por la oportunidad que nos han dado como ellos con Sifais” dijo Meza.

El compromiso, apreciación y el valor que ellos aportan a nuestra fundación es indispensable para nosotros poder desempeñarnos y realizar los más de 105 talleres que tenemos actualmente en gestión”, dijo Meza.

“En el Sifais, somos conscientes de la urgente necesidad de un mayor involucramiento directo de las personas, de las familias –no solamente de la acción institucional o a nombre de organizaciones o empresas- en los asuntos sociales”. Busca ser un modelo, queremos ampliarlo y extenderlo en la mayor cantidad de zonas marginales posibles.

Cr Hoy

 

 

También podría gustarte