Falleció en Buenos aires el reconocido actor y director argentino Sergio Renán, quien fuera un gran artista de su tiempo (Por NodalCultura)

1.208
Por NodalCultura
A los 82 años falleció Sergio Renán, popular actor, director de cine y teatro y regisseur argentino que fuera director del Teatro Colón de Buenos Aires, el más importante escenario de la ópera en la región y uno de los mejor considerados en el mundo. Su gestión, que se extendió entre 1989 y 1996, es reconocida como una de las mejores desde el retorno de la democracia en Argentina.

Su carrera como actor en cine fue lo que hizo popular su figura. Debutó antes de cumplir los 20 años con la película “Pasó en mi barrio” de Mario Soficci y su carrera estuvo luego vinculada a la corriente conocida como “el nuevo cine argentino” de los años sesenta, cuyos realizadores cambiarían el sesgo industrial comercial del cine de la década anterior, incorporando un estilo cercano al neorrealismo italiano, la nouvelle vague francesa y la literatura argentina del momento, con fuentes claves como Julio Cortázar, Beatriz Guido, Adolfo Bioy Casares y Jorge Luis Borges. En esos años filmó “El perseguidor” dirigido por Osías Wilensky y “La cifra impar” y “Circe” bajo la dirección de Manuel Antín, todas obras basadas en relatos de Cortázar. El modo en que construía sus personajes contenía ya la esencia estética de su excelente construcción de El rufián melancólico personaje que interpretó en “Los siete locos”, que basada en la novela de Roberto Arlt, dirigió en 1973 Leopoldo Torre Nilsson.

Un año después hará su gran debut como realizador, también basándose en la obra de un escritor. Adaptando la novela de Mario Benedetti dirigió “La Tregua”, que fuera finalista en la candidatura al premio Oscar como mejor película extranjera. La película es una de las más recordadas de un año en que el cine argentino tuvo una aceptación popular y de crítica inédita. Volvió a realizar una película basada en la obra del escritor uruguayo en 1983 con “Gracias por el fuego”, que no alcanzó la precisión narrativa y el encuentro entre el relato de las tensiones sociales y personales que hubo plasmado de un modo inolvidable en su primer película.

Su obra como realizador estuvo siempre ligada a la literatura y unida en gran parte de sus trabajos a quien fuera su co guionista en “La Tregua”, Aida Bortnik. Sobre Haroldo Conti realizó “Crecer de golpe” (1977). El brillante policial negro “Sentimental” (1980) se basó en una novela de Geno Díaz. La historia de amor desangelado entre una prostituta callejera y un joven artista contada en “Tacos altos” (1985) adaptó relatos de Bernardo Kordon. La injustamente olvidada “El sueño de los héroes” se basa en la novela homónima de Adolfo Bioy Casares. Filmada con producción española “La soledad era esto” (2001) adaptó la novela de Juan José Millás. Su última película “Tres de corazones” (2007) se basó el cuento «El taximetrista», de Juan José Saer. En esta vasta y rica obra se suele mencionar como un detalle criticable la realización del panegírico sobre el Mundial de futbol de 1978, llevado a cabo en su país durante la dictadura militar, “La fiesta de todos”. Renán ha dicho claramente que se arrepentía de haber realizado esa película. Es mezquino recordar a un artista integral como él por esa película, mucho más si se considera que meses antes fuera prohibido por “Crecer de golpe”, donde adaptó a un escritor desaparecido por la dictadura en plena dictadura y haber sido convocado un par de años después para participar como director de “Teatro Abierto” un movimiento teatral que impugnó claramente al poder dictatorial.

Como director teatral es recordada su puesta en escena de “Dracula” de Bram Stoker en el teatro Odeón, aunque su carrera en la puesta en escena había comenzado unos diez años antes con “Las criadas” de Jean Genet. Su larga trayectoria en esta labor abarca más de 40 años y tiene en su haber un recorrido muy interesante por autores clásicos del teatro moderno, muy consistente con su trabajo como actor y realizador de cine. Ha montado obras de e Henrik Ibsen, J. B. Priestley, George Bernard Shaw, Ibsen, Wajdi Mouawad y Harold Pinter, entre otros.

Llega a regisseur en 1984, tanto por su larga trayectoria como actor y director, como por su formación musical, que comenzó desde su infancia, ya que como violinista participó distintas de formaciones sinfónicas y de cámara. Ese debut fue en el Teatro Colón fue en 1984 con “Manon” de Massenet, sumiendo posteriormente las régies de Rigoletto (1986) y Otello (1987) de Verdi, Cossi fan tutte (1990), Las bodas de Figaro (1991), completando el ciclo Mozart – da Ponte en la temporada 1993 con Don Giovanni.

En una de sus últimas apariciones públicas, con un estado de salud ya deteriorado pero una visible emoción por el reconocimiento del público que colmaba el teatro Avenida, recibió el Premio Cóndor de Plata a la trayectoria con motivo de cumplirse 40 años del estreno de “La Tregua”, entregado la Asociación de Cronistas Cinematográficos.

También podría gustarte